El Gobierno teme que lo perjudique una baja asistencia en las primarias

El Gobierno teme que lo perjudique una baja asistencia en las primarias

122
0
Compartir

Las urnas - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
09/08 – 09:30 – Piensa que una tenue participación favorecería al aparato peronista de la provincia de Buenos Aires; Cambiemos reforzará el llamado a votar; busca superar el 75% que se registró en 2015

Por: Mariano Obarrio
El gobierno de Mauricio Macri buscará que la concurrencia a las urnas en las PASO del domingo próximo supere el 75% para así aumentar las posibilidades de triunfo de Cambiemos, especialmente en la provincia de Buenos Aires, donde el candidato a senador Esteban Bullrich mantiene una disputa reñida con la ex presidenta Cristina Kirchner por el primer lugar.

“Si superamos el 75% de asistencia, tenemos grandes chances de ganar las PASO”, aseguró ayer a LA NACION un funcionario de la Casa Rosada. El cálculo del oficialismo es que cierta apatía electoral, por falta de clima previo, perjudicaría a los candidatos de Cambiemos y beneficiaría a los aparatos electorales bonaerenses del peronismo. En el macrismo señalan que los ciudadanos que argumentan que las PASO “no definen nada” -en parte alimentados por el discurso oficialista- son en su mayoría de Cambiemos, mientras que los kirchneristas tienen más motivaciones para ir a votar.

Sin embargo, cerca de los candidatos a senador Sergio Massa , de 1 País, y Florencio Randazzo , de PJ-Cumplir, consideran que si el ausentismo fuera por lluvia, eso restaría votos de los sectores más postergados o de las zonas rurales, y podría tener un impacto neutro. De todos modos, el pronóstico meteorológico no anticipa lluvias para el domingo próximo.

Para los dirigentes cercanos a Massa, no habrá tanta ausencia. “Hay más fantasmas que realidades”, dicen.

Los operadores de Florencio Randazzo creen también que finalmente los votantes se acercarán a los comicios, aunque el candidato a diputado randazzista Juan Manuel Abal Medina opinó que el ausentismo beneficiaría a los aparatos electorales del kirchnerismo y del gobierno nacional, que pueden movilizar votantes de manera voluntaria. Desde el kirchnerismo aseguraron a LA NACION que fue el Gobierno el más interesado en quitarles entidad a las PASO por haberles “bajado el precio” en sus últimas declaraciones.

Ahora, la Casa Rosada quiere arrastrar gente a las urnas. “Siempre la inasistencia juega a favor del aparato y del clientelismo. Claramente eso no nos representa. Si superamos el 75% de asistencia tenemos grandes chances de ganar las PASO”, dijo un alto funcionario. ¿Cómo convencerán a la gente de que vote? “Convocando a todos a votar. Tanto en los medios como en las recorridas: las PASO son obligatorias”, dijo.

En los últimos días, comenzó a emitirse un spot oficial de la Dirección Nacional Electoral (DINE) que explica el significado de las cuatro letras PASO: Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. En este último punto hacen hincapié en la Casa Rosada: son obligatorias, además de un derecho.

En las PASO de agosto de 2015, en las que se elegían candidatos a presidente, senadores, diputados y cargos provinciales, asistió el 74,9% a votar. En las elecciones generales de octubre, aumentó la participación: 81,23%.

En un reportaje publicado en LA NACION, la gobernadora María Eugenia Vidal dijo que “está bueno y es importante que la gente vaya a votar el domingo 13. Es una obligación, un derecho y una oportunidad de expresarse”. Y agregó: “Yo voy a ir con mi hija, que cumplió 16 y va a votar por primera vez”. Una clara expresión de la estrategia oficial de convocar a las PASO.

Según el senador provincial Sebastián Galmarini, mano derecha de Massa, “hay un bajo clima electoral y puede afectar. Pero en la tasa de participación histórica de las elecciones es muy pareja y alta, no ha habido una caída tan abrupta. Son más fantasmas que construyen que realidad”. Sin embargo, señaló que “podrían verse más perjudicados en día de lluvia y con frío aquellos a los que les cuesta más ir a votar, los barrios más pobres que se inundan o en el campo; el impacto electoral no tiene efecto”.

Un vocero de Randazzo señaló que “las primarias tuvieron siempre el mismo nivel de asistencia y adhesión que las elecciones posteriores y no creemos que vaya a haber demasiada variación en la asistencia”.

Por su parte, Abal Medina marcó una discrepancia: “No tengo dudas de que las elecciones de este domingo han perdido interés, pero no por el sistema en sí mismo, sino por la decisión tomada por CFK en la provincia y Macri en la ciudad de eludir las PASO forzando la ley”.

El jefe de gabinete de Vidal, Federico Salvai, señaló a LA NACION que “no hay un análisis respecto de a dónde irían los votantes indecisos. Siempre igual es mejor esperar una alta concurrencia”.

Un funcionario del entorno presidencial confió, en cambio, que el peronismo podría verse perjudicado porque “con menos aparato pareciera que los más humildes, a los que siempre llevaban, no van a ir tanto a votar”. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta