Cristina y un reñido final que abre interrogantes

Cristina y un reñido final que abre interrogantes

119
0
Compartir

Cristina y un reñido final que abre interrogantes
14/08 – 09:30 – Tuvo menos adhesión que en 2015 y cayó en Ituzaingó y las grandes ciudades del interior; se mantuvo en el conurbano

Por: Gabriel Sued
El resultado superparejo de Cristina Kirchner y Esteban Bullrich estuvo acompañado por un desempeño muy reñido de Unidad Ciudadana (UC) y de Cambiemos en los principales municipios de la provincia de Buenos Aires.

Si bien el peronismo sólo perdió en uno de los bastiones propios importantes, Ituzaingó, disminuyó su nivel de adhesión en todos los municipios que gobierna respecto de los resultados obtenidos en 2015. La caída se notó especialmente en la tercera sección electoral, donde no logró una diferencia tan amplia como en los últimos comicios presidenciales. Esa distancia le bastó, sin embargo, para revertir las derrotas que sufrió en el resto de la provincia.

Un caso simbólico es La Matanza, el distrito más poblado. Al cierre de esta edición ganaba por 22 puntos, mientras que en los últimos comicios presidenciales se había impuesto por 25 puntos.

En Lomas de Zamora, el segundo distrito en importancia, ganaba sólo por 6 de diferencia, menos de la mitad de la ventaja que Daniel Scioli le había sacado a Mauricio Macri en 2015. En toda la tercera sección, Cristina sacaba 8 puntos de diferencia, mientras que en 2015 había ganado por el doble. Una de las sorpresas estuvo en Quilmes, un municipio gobernado por Cambiemos, donde ganó UC, tanto en las categorías nacionales como municipales.

Otras dos buenas noticias para Cristina llegaron desde Malvinas Argentinas y Merlo, dos municipios de la primera sección electoral. En la región UC achicaba la diferencia y estaba a punto de pasar al frente. En Malvinas, la diferencia a favor de UC fue de 17 puntos, mientras que en 2015 se había impuesto por 9. Con más de 45 por ciento y más de 25 puntos de distancia, Merlo fue uno de los municipios donde mejor le fue al kirchnerismo.

En cambio, fueron muy malos los resultados de ciudades grandes del interior donde UC esperaba mejorar los números de 2015. En Mar del Plata, Cambiemos sacó alrededor de 20 puntos de diferencia, pese a que Macri había ganado por una diferencia de 7 por ciento en las presidenciales. En Bahía Blanca, la distancia de los candidatos de Cambiemos fue de casi 25 puntos, mientras que en 2015 había rondado los 10 puntos. En La Plata la boleta encabezada por Bullrich sacó más de 15 puntos de diferencia, más amplia de lo que había sido en las presidenciales

La ola amarilla llegó también a Ituzaingó, donde gobierna Alberto Descalzo desde 1995. Fue el único intendente importante del PJ que cosechó una derrota pura y dura. UC también tuvo un golpe difícil de digerir en San Martín, donde se había impuesto en 2015. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta