Enfrentamiento entre el Gobierno y Cristina por el recuento de votos

Enfrentamiento entre el Gobierno y Cristina por el recuento de votos

63
0
Compartir

Cristina Kirchner junto a Mauricio Macri, en el acto de la autopista Illia: "No hay pacto ni nada, simplemente sentido común" - Foto: La Nación
15/08 – 09:30 – Enojada por la lentitud en el conteo, la ex presidenta denunció “manipulación” de los datos y pidió “contar todos los votos”; desde el Gobierno la tildaron de “cínica” y aseguraron que no hubo anomalías; el recuento final, en dos semanas

Por: Jaime Rosemberg
Habían pasado las dos de la mañana y en el búnker de Unidad Ciudadana se respiraban bronca e impaciencia. “Han decidido lentificar el escrutinio”, se indignó el radical kirchnerista Leopoldo Moreau, y agregó: “Exhortamos al ministro del Interior para que se pueda saber la verdad, que libere los resultados”, exclamó el ex senador, siguiendo al pie de la letra las instrucciones de la ex presidenta y candidata a senadora Cristina Kirchner.

Las explosivas declaraciones del también candidato de la UC fueron el inicio de un duro cruce de acusaciones y respuestas entre el Gobierno y el kirchnerismo en torno a los resultados finales de las PASO en la provincia de Buenos Aires.

Un escenario de paridad casi absoluta e incertidumbre que continuó ayer y que sólo se resolverá en dos semanas, cuando la justicia electoral culmine el recuento definitivo. Escrutado el 95,68 por ciento de los votos -los últimos datos fueron contabilizados minutos antes de las siete de la mañana de ayer-, la lista de Cambiemos para el Senado encabezada por Esteban Bullrich alcanzaba el 34,19 por ciento de los votos, sólo 8 décimas y 6900 votos más que Unidad Ciudadana, de la ex Presidenta, que horas después denunciaría la “bochornosa manipulación” de los datos por parte del Poder Ejecutivo.

Con el correr de la madrugada, y mientras la lista kirchnerista acortaba distancias con las mesas de la tercera sección electoral (donde terminó ganando), el medido festejo conjunto del presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal se transformaba en un “relojeo” permanente de los últimos datos. “Ganamos, no hay dudas, todavía faltan los datos de la sexta y la octava sección electoral, donde ganamos, y en la tercera van más adelantados”, decía el jefe de gabinete bonaerense, Federico Salvai, a LA NACION, en plena madrugada.

La novedad -y la posibilidad de dar vuelta los comicios- motivó la salida airada de la ex presidenta cerca de las cuatro de la mañana. “Intentaron ocultar la verdad, pero no van a poder”, dijo Cristina Kirchner, y aseguró: “No vamos a parar hasta que se cuenten todos los votos, porque sabemos que hemos ganado”.

Durante la jornada, el Gobierno desmintió las acusaciones y contraatacó. “El resultado es un empate técnico. Cambiemos puede ganar, pero también puede perder, la diferencia es muy exigua”, afirmó el secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, Adrián Pérez.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, uno de los responsables de la campaña de Cambiemos, le contestó por la tarde sin eufemismos. “Todos los problemas que denuncia fueron generados por ella (…) Senadores cercanos a la ex presidenta cajonearon la reforma política, lo que hace es de un extremo de cinismo que no se cree nadie. Es parte de una estrategia electoral”, afirmó.

“Que la ex presidenta se quede tranquila, vivimos en una democracia, la Justicia no recibe órdenes y el Parlamento no es más una escribanía. Es la justicia electoral la que se va a ocupar para que nos quedemos todos tranquilos”, agregó Frigerio en la conferencia de prensa conjunta que dio con el jefe de Gabinete en el Salón de los Pueblos Originarios de la Casa Rosada.

Ambos funcionarios lucían cómodos confrontando con Cristina y se permitieron sonreír cuando la prensa les preguntó por las denuncias.

“¡Paciencia!”, dijo Peña con sonrisa y suspiros incluidos, cuando en la misma conferencia le preguntaron por el pedido opositor de volver a contar “voto por voto” para dilucidar el ganador de las PASO. “Está claro que la ex presidenta ganó las internas de su espacio, sacó el cien por ciento de los votos”, la chicaneó el jefe de Gabinete con una sonrisa.

Frigerio explicó también por qué no se cargaron todas las mesas (quedó más del cuatro por ciento de ellas sin escrutar).

“El conteo de los votos se hizo sin ningún tipo de especulación, las mesas se iban cargando a medida que iban llegando. Se terminó a las 5 de la mañana con los telegramas válidos, el resto lo definirá la justicia”, concluyó el titular de Interior. Moreau insistió: habló al caer la tarde del “secuestro” de 1500 urnas por parte del Gobierno.

Mientras la discusión promete continuar en los próximos días, la elección a la Cámara de Diputados no despertó controversias: la lista de Cambiemos, encabezada por Graciela Ocaña, alcanzó el 34,58 por ciento, contra el 32, 37 de la lista de la UC, encabezada por la economista Fernanda Vallejos. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta