domingo, enero 17, 2021
9 C
Río Gallegos

¿Son o se hacen?

Daniel Peralta, Héctor Roquel
08/05 – 11:00 – ¿Qué hay tras el abandono de la Carta Orgánica Municipal de Río Gallegos?. Hay ciudadanos que se empiezan a preguntar con cierta preocupación, ¿Qué onda con la Carta Orgánica de la Municipalidad de Río Gallegos? Preocupación que bien vale la pena, por cierto.

Lo curioso del caso es que la herramienta que acciona semejante mecanismo democrático, largamente debatido y holgadamente esperado desde la primera reforma constitucional, ya ha sido creado y su instrumentación depende exclusivamente del intendente municipal de Rio Gallegos, el buenazo de Héctor “Pirincho” Roquel…

¿Hay algo que produce semejante omisión o es una simple tardanza?

Resulta sorprendente, además, el sospechoso silencio que existe tras la única herramienta institucional a la vista que pudiera provocar una derrota electoral del Kirchnerismo en las próximas elecciones provinciales y con ella todos los hechos desencadenantes de semejante suceso electoral que, en efecto cascada, podría terminar con el poder acumulado de los Kirchner en todo el país.

Y no nos preocupa el silencio del Kirchnerismo, justamente por esto.

Nos intranquiliza el silencio incomprensible de la oposición. Nadie habla del tema, ni el intendente Roquel, a pesar que la Carta Orgánica Municipal fuera parte importante de su propuesta electoral, ni los Concejales radicales, ni los Concejales de la oposición, ni Freddy Martinez, ni Eduardo Costa, ni los diputados, ni el Alberto Lozano y su Comité Provincia, ni los otros partidos políticos de la oposición (Frente Cívico, ARI, FUT, PO etc.,), todos guardan un inexplicable silencio como si operara un código escondido que establece : “de esto no se habla”.

La Carta Orgánica, tal cual es concebida en los Municipios del País, más allá de los aspectos institucionales que son sustanciales, establecen simultáneamente y como decisión autónoma de los Municipios la fecha y los mecanismos electorales para elegir a las autoridades municipales.

Ninguna de las Cartas Orgánicas sancionadas en el país ha dispuesto la elección por medio de la Ley de Lemas; es más: algunas la han repudiado, prohibiéndola expresamente.

Todos sabemos, especialmente las expresiones políticas contestatarias, que la Ley de Lemas no resulta para el Frente para la Victoria una herramienta electoral meramente favorable a sus intenciones de ganar elecciones.

La Ley de Lemas es mucho más que eso: es un arma vital para la consolidación inmoral de sus intenciones hegemónicas.

Todos sabemos, y muy especialmente los Partidos Políticos de la oposición lo reafirman, que con el poder imperante en los poderes del Estado la Ley de Lemas jamás será derogada.

Todos sabemos, especialmente lo remarcan los opositores al modelo K, que sin la Ley de Lemas el gobierno hubiera sido derrotado en las urnas en las últimas elecciones.

Por ello si, a pesar de un repudio casi generalizado, la Ley de Lemas jamás será derogada desde arriba, pues entonces debe ser abolida desde abajo, desde las bases, desde la expresión democrática de la sociedad. Y la única manera es el dictado de las Cartas Orgánicas, a través de las cuales las comunidades se dan su constitución municipal y el sistema para elegir a las autoridades municipales.

No hay posibilidad de éxito electoral en ninguna expresión política que participe de las elecciones de Convencionales Estatuyentes proponiendo mantener el Sistema de Lemas para las elecciones municipales.

Río Gallegos contará para las próximas elecciones provinciales con cerca del 50% de la voluntad electoral de la provincia de Santa Cruz y el dictado de su Carta Orgánica desde ese punto de vista, por lo menos, tendrá dos connotaciones importantísimas en el intrincado juego del poder.

En primer lugar la mitad del electorado santacruceño quedará excluido del nefasto mecanismo electoral de la Ley de Lemas, cuestión que, por si mismo, pondría en jaque el poder del Frente para la Victoria. En segundo lugar la determinación autónoma de la fecha de las elecciones, emancipada de las elecciones nacionales y/o provinciales constituye un factor electoral que impide el “efecto arrastre” desde otra categorías de candidatos fortalecidos publicitariamente por el enorme aparato dispuesto por el Frente para la Victoria.

Si no hubieran concurrido cualquiera de estos dos factores en las últimas elecciones, sin dudas el Frente para la Victoria hubiera sido fácilmente derrotado por las fuerzas de la oposición.

Ahora bien: si todos sabemos esto; si somos conscientes que el dictado de la Carta Orgánica Municipal (que esta vez sí no depende de los caprichos del poder del Frente para la Victoria y su decisión se encuentra en la voluntad de la oposición) ubica en jaque la permanencia del oficialismo en el poder… entonces es necesario preguntarnos: los de la municipalidad de la capital, que no toman la decisión de convocar al pueblo a su dictado ¿”Son”? o ¿“Se hacen”?

Si no perciben esto, que es una verdad irrebatible, entonces “son”.

En cambio (como es lo más probable) están al tanto de las consecuencias inmediatas de la convocatoria a una elección de Estatuyentes municipales y no lo hacen, entonces “se hacen”.

¿Por qué “se hacen” todos los tontos ? Es medio como incomprensible ¿no?.

¿Será, como dicen algunos mal pensados, que el “hacerse los tontos” con el dictado de la Carta Orgánica Municipal ya fue negociado entre las autoridades municipales, provinciales y nacionales?
¿Será –como se murmura en radio pasillo- que se mandó a cajonear la Declaración de la Necesidad de la Carta Orgánica Municipal, a cambio de que el Gobierno Nacional y Provincial tornen financieramente sustentable la administración municipal de “Pirincho” Roquel?

¿Será posible que los radicales santacruceños –con la excusa de apremios económicos en su administración municipal- aborten la posibilidad de iniciar el derrotero que terminará definitivamente con el poder ilimitado de los Kirchner?

Pareciera un desvarío, pero ¡Claro que puede ser posible! si la historia nos indica que con la misma excusa (apremios económicos en su administración municipal) los radicales santacruceños inventaron a Kirchner en la época de Freddy Martinez intendente, cuando abrieron la puerta a una reforma constitucional para la reelección indefinida.

Se puede pensar que tal teoría puede ser un desatino, es cierto. Pero tiemblen ciudadanos de la provincia si las negociaciones con el gobierno provincial y nacional están manejadas por operadores del porte de Roberto Giubetich (Eduardo Costa) y Fernando Millapel (“Pirincho” Roquel).

Entonces puede pasar esto… y mucho más. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos