viernes, enero 15, 2021
14 C
Río Gallegos

La provincia pagaría los aguinaldos en cuotas

la obra publica
13/05 – 15:00 – “Existe una elevada probabilidad que los aguinaldos de los empleados provinciales deban abonarse en cuotas, debido al nivel de afectaciones de los recursos, prácticamente el cien por cien comprometido con salarios”. La frase no es antojadiza, lo publicó Prensa Libre un diario cuyo dueño usufructúa la obra pública en Santa Cruz.

Muy llamativo es el editorial del diario Prensa Libre, que si bien como tal no debiera ir firmado (porque “Editorial” es la opinión del medio, no la de un columnista o analista) posee la autoría del Lic Martínez Llaneza, pero aún así su lectura no despertaría tantas suspicacias si estuviera publicado en otros medios de la ciudad (excepto El Periódico, claro) y no en un medio que pertenece a un sector interesado en la obra pública específicamente.

El economista aborda la situación presupuestaria de la provincia y sus planteos nos recuerdan las palabras de la ex diputada Judith Fortsman quien ante el pedido de aumento salarial de los gremios en el 2007 expresó sin remordimientos “…las obras que son tan criticadas por ahí y algunos dirán que son sospechadas porque les gusta decirlo, representan el futuro que queremos para Santa Cruz, es decir, en la medida que no tengamos más trabajo privado en Santa Cruz y que la idea de salvarse sea a través del Estado ésta va a seguir siendo una provincia con 200 mil persona con más de 40 mil sueldos estatales …” en otro tramo de la entrevista que le hicieron a Judith Fortsman en Radio 21 de Caleta Olivia y luego de revalorizar la gran importancia de contar con un gobierno nacional que mira por este rincón olvidado de la patria, la entonces legisladora en tren de justificar dijo “.. yo no puedo desviar montos que vienen a obras para sueldos … o hacemos las obras o rifamos la plata en sueldos” [Audio:http://www.opisantacruz.com.ar/home/wp-content/uploads/fortsman-tirar-la-plata.mp3]

Hoy Llaneza dice algo parecido pero mejor explicado técnicamente y va más allá cuando presupone que con la afectación actual del presupuesto el gobernador no va a tener otra posibilidad que pagar el aguinaldo en cuotas.

Resume el destino de la provincia en la obra pública nacional que la pone al mismo nivel que el Maná bíblico y termina diciendo que si los buenos de nación mezquinan los fondos, la provincia entrará definitivamente en picada porque no tiene suficientes plata para sostenerse, dado que más del 90% se asigna a sueldos.

“…el desarrollo concreto de la economía provincial actualmente se encuentra fuertemente ‘anclada’ en la obra pública nacional, por lo tanto dependen estrictamente de un presupuesto extra provincial, como es el caso de la central térmica de Río Turbio, la obra del interconectado nacional hasta las ciudades de Rio Gallegos y Rio Turbio; el Complejo hidroeléctrico de Barrancosa y Condor Cliff, la finalización de la pavimentación de las Rutas Nacionales 40 y 3, que permitiría la evolución hacia
circuitos turísticos ‘más envolventes’ y una mayor puesta en valor de atractivos turísticos provinciales que hasta hace algo más que un quinquenio casi no eran considerados” dice en una parte de su “editorial” el autor de la nota.

La nota dice parte de la verdad por lo tanto se puede interpretar como una media mentira. El técnico debiera explicarles a los lectores cuándo la provincia de Santa Cruz no ha estado “anclada” en la obra pública nacional?, situación ésta que ha servido para que todos los gobernadores, incluyendo el actual, la pusieran como marco superador de dificultades ocupacionales en esta provincia, cuando todos sabemos que han sido (y son) estas empresas las que amenazan con despedir a los trabajadores que ellas mismas trajeron del norte, en el momento en que las papas queman y los pagos se atrasan.

Hay evidentemente un error, un olvido o una mala intención manifiesta cuando en el texto se advierte que “el desarrollo concreto de la economía provincial actualmente se encuentra fuertemente ‘anclada’ en la obra pública nacional”. Está claro que no puede existir un error si no es intencional de parte de un especialista, sostener que “actualmente” la provincia depende de la nación, omitiendo reconocer que Santa Cruz jamás actuó por fuera de las banderillas que colocó Kirchner, como límite para el manejo presupuestario que ha estado (y está) dedicado en su mayor parte a la obra pública.

Entonces inferir que “ahora si y antes no” no es un error, es intencional. Es una forma de marcar una divisoria para dejar claramente establecidas las dudas de cómo va hacer Santa Cruz para andar en piloto automático como hasta ahora, si se dedica a pagar sueldos y no pone en la gorra de los de siempre, el diezmo de rigor; o lo que es igual se dedica a trabar el flujo de dinero por el canal normal que han abierto las constructoras con la nación vía IDUV o Vialidad provincial.

Más adelante marca el nivel de compromiso presupuestario que tiene Santa Cruz al señalar “Los niveles de ahorro del sector público descendieron ostensiblemente mientras ocurre lo mismo con en el sector privado. Este hecho asociado a un tan comprometido presupuesto provincial que rondando los 4.400 millones de pesos corrientes, prácticamente en su totalidad está comprometido para el pago de remuneraciones a los dependientes del Estado Provincial”.

En un derroche de pragmatismo puro, sin tener en cuenta algunos aspectos que un especialista no puede dejar pasar por alto indica “…la solidez y la holgura presupuestaria de Santa Cruz ha desaparecido. De un año a esta parte paradójicamente, la propensión ‘al diálogo político’ y la convocatoria a paritarias a vastos sectores dependientes del Estado provincial como docentes, empleados judiciales y los jueces provinciales, empleados de la administración pública provincial, empleados de Vialidad Provincial y de Servicios Públicos Sociedad del Estado entre otros sectores implicados, ha tendido a ‘espiralizar’ el gasto público en sueldos y salarios directos e indirectos (en este agregado se estaría incluyendo las transferencias a municipios y los aportes para déficit que se efectúan como complementarios a la distribución secundaria de impuestos) y una pequeña porción en gastos de funcionamiento del Estado”.

Y rematamos con otra idea del “editorialista” que concluye “Como se dijo más arriba, se deterioró el ahorro provincial por comprometer más fondos para salarios públicos, algunos de ellos habiendo registrado un incremento muy significativo de un año a esta parte, pero perdiendo otra característica que debe tener todo presupuesto que es la de ‘constituir’ el planeamiento del desarrollo que sobre una jurisdicción, en este caso una provincia, efectúa una administración”.

Sobre lo escrito en “Prensa Libre” hay mucho para analizar, pero básicamente lo que se percibe es que existe un sector que intenta cuidar el nicho de la obra pública y le pasa un aviso al gobernador Peralta. Lo importante y lo delicado en este aspecto es que tal apreciación no proviene de un periodista, sino que está impreso por la pluma de un profesional en economía que sostiene casi como un vaticinio que de continuar en esta línea la provincia va a pagar los aguinaldos en cuotas, con todo lo que ello implica para la población de Santa Cruz que en su mayoría depende del Estado.

Y finalmente cuando decimos que Llaneza no puede omitir una parte de la historia, es precisamente reconocer como profesional de la economía que Santa Cruz siempre estuvo subsumida a las directrices de Kirchner en materia económica-presupuestaria-salarial y que de ninguna manera es una dependencia que se haya revelado a partir de estos últimos meses. Decir lo contrario es capcioso. Es fácilmente advertible que se trata de instalar alertas alrededor de la gestión e indicarle claramente al mandatario provincial que no saque los pies del plato.

Tal vez desde las páginas de ese diario Báez esté tratando de indicarle a la provincia que si no reinstala el ilegal subsidio de 500 pesos para cada trabajador por empresa y no facilita la ejecución de la obra pública como ha venido sucediendo hasta hoy, se va a encontrar con problemas irremediables que le harán muy difícil gobernar.

¿Operación o insurgencia? (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos