martes, enero 19, 2021
10 C
Río Gallegos

Podrían haber comprado máquinas O km con lo que pagan por arrendamiento

Municipalidad de Rio Gallegos
19/05 – 18:30 – Oportunamente dijimos que el valor que paga la Municipalidad por “horas máquinas” con las empresas constructoras eran suficientes para adquirir esta herramienta y ponerlas a trabajar con empleados propios. Hoy un alto funcionario comunal nos dio la razón. La pregunta es: ¿Por qué nadie vio esto mucho antes? ¿Hacía falta que desde el periodismo se apuntara? ¿Es olvido, mala administración o corrupción? ¿Investigarán?[audio:http://www.opisantacruz.com.ar/home/wp-content/uploads/cruz-maquinas.mp3]

“Yo, inclusive, lo estuve hablando el año pasado con el Secretario de Hacienda y este año también con el Secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, la necesidad de tener equipamiento propio y no seguir alquilando porque en definitiva estábamos pagando a veces, en algunas oportunidades, más por alquiler que la cuota que se pudiera pagar para tener un equipamiento propio… esto a veces es así.”

Lo dijo Ernesto Cruz actual Secretario de Gobierno de la Municipalidad de Río Gallegos reconociendo lo que oportunamente informáramos en OPI sobre la facturación desmedida de maquinarias de empresas de la construcción de esta ciudad, las cuales “compensan” las deudas impositivas (especialmente patentes) con un intercambio de esos montos por “horas máquinas”.

Esta información salió a raíz del accidente que tuvo la esposa del Secretario de Obras Públicas hace unos días a partir de lo cual se conoció que la comuna realiza convenios con las empresas constructoras de las cuales toma “horas máquinas” para la realización de movimiento de suelos a cambio de los importes que se adeudan en concepto de patentes automotores. Inclusive se dijo también que una de las empresas que más usufructúa este beneficio es Austral Construcciones, dado que es precisamente el Sr Lázaro Báez quien posee la mayor flota de vehículos pesados y livianos de la provincia, radicadas en esta localidad.

De acuerdo a documentación en nuestro poder constan las horas máquinas intercambiadas con la Municipalidad, pero curiosamente nadie ha podido hasta el momento dar precisiones sobre cuánto, dónde y cuándo se han utilizado los equipos pesados en obras municipales.

El funcionario que sigue al Intendente Roquel en grado de responsabilidad, reconoció hoy por Fm News en el programa “Contracara” que efectivamente se han dado cuenta que a los valores en que se alquilan las maquinarias a las empresas de la construcción local, se pueden comprar máquinas nuevas que queden para la Municipalidad”, se les puede dar trabajo al personal municipal y se puede ahorrar en los escasos recursos del municipio que tiene que hacer frente a los sueldos de los trabajadores.

La pregunta que nos hacemos es si en realidad tenía que pasar tanto tiempo para que los administradores de la Municipalidad se dieran cuenta que esto era así. Si mal no recordamos esta metodología se viene usando desde los tiempos de los Intendentes Aburto-Villafañe y a pesar de que el actual Intendente Héctor Roquel va por su segundo mandato, en más de cinco años no se ha revertido esta forma extraña de hacer negocios entre el Estado y las empresas privadas.

Solo a partir de la difusión que hemos dado de las irregularidades en este sentido y la posible comisión de algún acto irregular por parte de funcionarios ligados a estos convenios que han pasado desapercibido para el gran público en todos estos años, la Municipalidad de Río Gallegos ha comprendido hoy que el alquiler de las máquinas a Gotti y Austral son muy onerosos y que por la misma plata se puede comprar equipo propio. Es una lástima, porque ya pasaron tantos años y es mucha la plata que se perdió o al menos que dejó de ganar la comuna. Además queremos decir que la salida arreglada del Secretario de obras Públicas Fernando Millapel para junio de este año, como se difunde en nada calmarán las investigaciones sobre este tema.

En un ejemplo grotesco es como si hipotéticamente necesitamos trasladarnos a nuestro lugar de trabajo todos los días y para ello contratamos un remise al cual le pagamos por mes 40 mil pesos. Al cabo de cinco años nos damos cuenta que podríamos habernos comprado un auto por mes, pero para entonces ya pagamos por el valor de 60 automóviles para que nos lleven y nos traigan de un punto a otro.

En el caso puntual de un particular podríamos decir que la persona no tuvo perspicacia, le faltó criterio, no tuvo asesoramiento, le sobra la plata, es cómodo o que es un idiota; pero cuando se trata de un organismo de gobierno con tanto funcionario suelto por allí, no creemos en las casualidades y consideramos que: o hay corrupción o bien alguien debiera ser investigado por mal desempeño. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos