viernes, enero 15, 2021
14 C
Río Gallegos

Servicios Públicos tuvo que recurrir a un viejo amor


01/09 – 14:00 – A pesar de las inversiones que el gobierno provincial viene realizando desde hace años en materia de generación de energía eléctrica para la ciudad, ayer la luz estuvo cortada por más de 3 horas y la empresa debió poner en marcha las viejas máquinas que se encuentran como “reserva fría”.

Río Gallegos tiene varios problemas de infraestructura y de servicios. Cuando llueve se inundan las calles e invariablemente se corta la luz. Cuando hay viento (la mayor parte del año) se corta la luz. Cuando está muy calmo también se corta la luz y en general bajo cualquier condición atmosférica, se corta la luz.

En el 2004 cuando iniciamos nuestra actividad periodística uno de los primeros artículos que escribimos y fue publicado en la revista Edición i, se refirió, precisamente a la falta de luz en Río Gallegos, en medio de un crudo invierno mientras en ese momento Anderson el presidente de SPSE y el gobernador Sergio Acevedo hablaban de que la compra de los turbogeneradores General Electric resolverían el problema de abastecimiento energético y además, les sobraba potencia para la proyección de crecimiento poblacional que supuestamente habían hecho los técnicos.

Las turbinas “costaron” más o menos 60 millones y la luz se siguió cortando. Cayó Acevedo, volvió Luis Barletta a la presidencia de SPSE, compró turbinas Alstom, prometió que la cuestión se iba a resolver en poco tiempo y aún así la luz se siguió cortando, los electrodomésticos quemando, la empresa burocratizando los reclamos y una y otra vez la viejas y gastadas máquinas rusas que costosamente (para el erario provincial) importó el entonces Gobernador Néstor Kirchner, deben se encendidas para salir del paso.

Con la nueva administración del elegido gobernador Peralta llegó Juan Osorio a la presidencia de la empresa, se siguió con las “inversiones”, pero la luz se sigue cortando en Río Gallegos y la vieja máquina en desuso sacando del paso a los funcionarios de un proceso empresarial que no da en la tecla con la eficiencia de los servicios.

Ayer domingo se cortó la luz otra vez, de las tantas veces que imprevistamente esto sucede cada mes. La falta de luz abarcó desde las 15:00hs a las 18:15, aunque en algunos sectores se prolongó algo más e inclusive en otras partes de la ciudad ya se habían producido cortes al mediodía.

Como siempre no hay una respuesta cierta y valedera de la empresa y la culpa la tiene alguien, que no son precisamente ellos. En este caso y tal lo explicó uno de los directivos de SPSE a un medio local (porque no hablan con todos los medios) la falla se ubicó en el sistema de combustión de una de las turbinas cuyo funcionamiento, se encargó de aclarar el responsable de SPSE, está a cargo de una firma contratada por la empresa de energía.

La Gerencia señaló que la salida de servicio de la turbina Alstom hizo que se debiera “unificar” el servicio con la turbinas G.E (aquellas de Acevedo) y la vieja usina (aquella de Kirchner), que a pesar de ser tecnológicamente obsoleta, parece – hasta hoy – no haber sido reemplazada totalmente por las modernas máquinas en las cuales la provincia ha invertido ciento de millones y no ha logrado que las lamparitas permanezcan encendidas treinta días seguidos en Río Gallegos.

Casi como una contradicción, después de soportar varias horas sin energía y con la amenaza de que en cualquier momento se vuelva a interrumpir el servicio por sobrecarga de los equipos generadores, la autovía de acceso a la ciudad luce totalmente iluminada en pleno día, sin que aparentemente, nadie se haya percatado que los cientos de focos que derrochan su brillo es una energía que se le quita a la gente que debe pagar por un servicio a todas luces, deficiente. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos