jueves, enero 21, 2021
16 C
Río Gallegos

Pruebas contundentes en contra de Varizat


17/12 – 09:00 – Los testimonios de dos de los ocupantes de la camioneta de Daniel Varizat más las exposiciones de los peritos policiales y el de los dos psicólogos, fueron los puntos sobresalientes que comprometieron aún más al ex ministro de Gobierno y delegado del ex presidente Néstor Kirchner en la provincia. (Héctor Barabino para OPI Santa Cruz)

Quizás la fotografía mas conmocionante de este juicio – el primero de relevancia que involucra a un hombre del poder desde que se puso en vigencia el juzgamiento oral y publico hace más de 6 años- fue ver a un funcionario como Amando Trabba, de larga trayectoria kirchnerista, sentado en el banquillo dando un testimonio que en ningún momento sonó seguro ni convencido, mas bien durante la hora y quince minutos que duró el juicio su voz fue entre temblorosa y dubitativa.

El ing Trabba era presidente de FOMICRUZ (Fomento Minero de Santa Cruz) la noche que estuvo sentado en el lado del acompañante de Daniel Varizat, relató como ese día para no ir solo hasta el acto de los Kirchner decidió pasar a buscarlo a Varizat por su casa “tengo una amistad de 40 años con Varizat, hicimos el colegio Secundario juntos, me comentó que tenia que ir al Hotel Costa Río y sabiendo que varias horas antes hubo una manifestación de gremios y personas yo le dije que yo iba a buscarlo. El hizo un llamado telefónico y le dijeron que todo en la zona estaba absolutamente calmo”.

Trabba a lo largo de su discurso contradijo varios de los dichos de Varizat, entre las contradicciones figuran que él fue quien le sugirió a su amigo que fueran a la jefatura de Policía, que nadie habló en la camioneta, y que la gente de la camioneta no fue agredida físicamente.

“Cuando estacionó frente al Hotel, yo me quedé sentado dentro de la camioneta, la espera fue de varios minutos, yo ya estaba cansado de la espera, vi pasar dos o tres personas por el costado de la camioneta pero nunca pensé que eran manifestantes”, afirmó.

“Sale Varizat del Hotel con tres personas y aparece la columna de manifestantes y empiezan a insultarlo, estuvimos varios minutos en la camioneta, colocaron cartones, globo negros y pancartas en los vidrios que obstaculizaban la visión, cada vez era mas gente que se acercaba, escuchaba insultos, gritos en todo momento”, afirmó Trabba quien en algún tramo de la declaración aseguro que debió hacer terapia para superar el miedo.

“De mi lado abrieron la puerta en dos oportunidades, tomaron fotos y filmaron” aseguró Trabba, pero afirmó que a él no lo insultaron. Por la tarde, José Silva, fotógrafo de La Opinión Austral confirmaría este evento, que con la puerta abierta por los manifestantes, el se asomó a la camioneta y fotografió a los ocupantes.

¿Alguien lo agredió físicamente a usted o a algunos de los manifestantes?, preguntó el Fiscal Camutti “No, no, estaban del otro lado. Uno de los peores recuerdos fue cuando una persona, morocho, de contextura física, rompió el espejo, se agachó, puso el hombro y rompió el espejo. Me quedó registro con la zaña con que hizo esto”

Trabba, acepta que tiene “lagunas mentales de algunos momentos de esa noche”. Cuenta que vio una mujer en el piso “como gatenado subiéndose al cantero central”. “Nadie gritaba adentro, lo que le pedían era que ponga las trabas en la puerta y Varizat nos dice ‘no ven que saltan’.

Y Trabba, agregó, “tuve sensaciones muy raras, algo extraño, seguimos hasta la carpa docente, y ahí paró en la puerta del hotel Santa Cruz y nos dijo ‘bájense’. Yo le dije que me quedaba, que fuéramos a la Policía”. Y según relató, después de dar varias vueltas, fueron a la Jefatura de Policía.

Y ya sobre el final ante el pedido de Camutti lo definió como un tipo “tranquilo, honesto y en todo los años que tengo conocimiento de él lo he considerado un buen amigo, y nunca escuché que haya tenido problemas por ser agresivo”. Y agregó que estaba tranquilo después de lo ocurrido. Cuando la querella le consultó si le parecía que Varizat tenía conciencia de sus actos…. Trabba se sintió entrampado y masculló: “no se no se, en ese momento, no se”.

El testimonio del día

Hernández, – quien se ve en el video de OPI- fue el que habló con Varizat. Trabajador del hospital y miembro de la seguridad de la marcha, con una sorprendente hilaridad, franqueza y sentido común aseveró:

“Cuando veo que la gente se empieza a aproximar me acerco a Varizat, lo reconozco a través del vidrio a pesar de que era de noche, le empiezo a decir, quedáte tranquilo que no va a pasar nada”… y relata como desde adentro del auto Varizat le guiñó un ojo y le hacía señas con el pulgar alzado que estaba todo bien.

En otro momento de la exposición Hernández sostiene que por haber tenido una camioneta 4 x 4 y conocer ciertos mecanismos de funcionamiento del rodado escuchó el ruido típico de cuando se pone en funcionamiento la doble tracción, “hace ruido como un cambio que no entra, y es ahí cuando se activa la doble tracción”.

Hernández, con un discurso llano y simule – que después agradeció el fiscal Ricardo Camutti – continuó diciendo: “Varizat puso las manos sobre el volante, y allí pensé: este hijo de puta va a arrancar”, afirmó Hernández y recuerda como ve que la camioneta se desplaza unos metros y queda con la trompa levantada “como posada sobre los cuerpos” y acompañó su relató con un gesto con las manos.

El fiscal le preguntó a Hernández si uno de los espejos se había roto y el aclaró: “No, no el espejo no se rompió, sino que me golpeó el hombro, en ese momento no me di cuenta que había sido el espejo”, aclara y completa: “en la segunda embestida va golpeando gente, inclusive con el espejo.

Quizás lo mas sorprendente de esta declaración fue el cierre de este testimonio vivido y real: “Yo me sentí traicionado por Varizat, porque yo soy así, porque si yo le garanticé que mientras estuviera yo no le iba a pasar nada, y él me hizo seña que iba a estar todo bien, no entiendo porqué aceleró.

Huellas de frenadas

El perito que determinó el comportamiento de la 4X4 Cherokee fue inapelable: “eran muchas huellas de frenadas y no de aceleración” señaló.

¿A qué velocidad se detuvo el vehículo? Consultó el querellante Andrés Vivanco.
“En trece metros calculo que se desplazó a 50 kilómetros, fácil.

Las pruebas también demostraron que un vehículo de tracción automática de las características del que maniobró Varizat la noche del 17 de agosto de 2007, cuando arranca sin acelerar, esto es solamente soltando el freno, no puede alcanzar una velocidad superior a los 10 kilómetros por hora.

Otro dato significativo es que en el automóvil Twingo celeste situado frente a la camioneta de Varizat “no había restos de pinturas” lo que tiene coherencia con los dichos del perito de la justicia que mostró en el juicio las imágenes cuadro por cuadro de la filmación del atropello que señalaban que entre los vehículos quedaron atrapados “dos cuerpos, el de una mujer y el de un hombre”.

El mismo perito señaló que las pruebas realizadas a la camioneta demostraron entre otras cosas que el vehículo “se frenó cuando le pusimos por delante un obstáculo de 6 centímetros de alto” y que lo mismo ocurrió cuando dispusieron a cuatro personas delante de la camioneta para probar si podía vencer la resistencia de esos cuerpos: “Inmediatamente la 4X4 se detuvo” demostró con la proyección de un video de las pericias realizadas.

También exhibió cuando probaron si era cierto como argumentaba Varizat, que las trabas de las puertas se desprendían por el movimiento oscilante del vehículo por la fuerza ejercida por los manifestantes: en el video se aprecia claramente que a pesar de los intentos, los seguros de las puertas no se abrieron.

Pericias encontradas

Fuertes contradicciones surgieron en el resultado de las pericias psicológicas realizadas por los dos peritos a instancias de un nuevo dictamen pedido por la defensa.

Si bien ambos coinciden con la presencia de un estado emocional en el momento en que Varizat atropelló a mas de 20 personas con su camioneta el año pasado, no coinciden a la hora de hablar del nivel de conciencia y responsabilidad que tenía Varizat cuando arrancó la camioneta cherokee y pasó sobre el cuerpo de varias personas.

Para el perito psicólogo presentado por la defensa del ex ministro, Enio Linares, cuando Varizat decidió arrancar la camioneta y atropellar la multitud estaba bajo un T.M.T (trastorno mental transitorio) situación que le impidió dirigir sus acciones. “Varizat no pudo comprender la criminalidad de sus acciones”, afirmó Linares en una exposición que se extendió por más de una hora. Del mismo modo aseguró que el imputado de 25 lesiones entre leves, graves y gravísimas, “no tenía voluntad firme de sus acciones” y el TMT fue provocado por el “estimulo externo generado en la población que rodeó la camioneta que también padecía ese trastorno de conciencia y no pudo dirigir sus acciones”.
Linares definió el perfil de personalidad de Varizat como un hombre con “dotes intelectuales, tranquilo y de reflexión”, sin embargo aceptó que nunca vio los videos del hecho que circularon por la web y por la TV.

Por su parte, el perito oficial de la justicia local Lucas Mendicoa, coincide en el estado emocional caracterizado por el miedo pero mantuvo el primer diagnóstico realizado el año pasado y aseguro que “las facultades mentales de Varizat no estaban alteradas y tenía capacidad de comprensión sobre los hechos”. La diferencia radical entre la conciencia o no del hecho radica en la responsabilidad del acto.

Como último testimonio Rubén Lasagno de OPI Santa Cruz habló sobre los videos aportados a la causa y la imposibilidad de modificar las imágenes de los mismos, contradiciendo a la defensa de Varizat y al propio ex funcionario quien señaló en sus declaraciones que nunca dio marcha atrás con su camioneta y que en las imágenes donde aparece ese movimiento inverso es a causa de una edición con retroceso de la cinta, cuestión que fue descartada ya que es imposible modificar un componente del fotograma sin afectar a todos los demás, es decir, tecnológicamente no se puede “hacer retroceder la camioneta” sin invertir el desplazamiento de las personas y los demás elementos que integran los cuadros de ese mismo video. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos