lunes, enero 18, 2021
16 C
Río Gallegos

Yo a mi proyecto, no le cambio ni una coma

Rubén “la Burra” Contreras Diputado FVS – Foto: OPI Santa Cruz
31/03 – 09:30 – El Diputado Rubén Contreras de Caleta Olivia presentó un proyecto declarando a Cristina Fernández como abanderada de los derechos humanos. La oposición le sugirió, entonces, incluir a Raúl Alfonsín en el homenaje. El legislador se enojó y largó la frase que titula esta nota. Sin embargo, leyendo el proyecto que presentó, es lógico que no solo tenga que cambiarle una coma, tendría que hacerlo de nuevo.

El Diputado provincial Rubén “la burra” Contreras es de Caleta Olivia y debemos reconocer que es uno de los pocos legisladores que responde a la prensa saliendo inclusive en radios donde suele ser duramente criticado.

En la última sesión de la Legislatura el diputado presentó un proyecto declarando a Cristina Fernández de Kirchner como la abadernada de los Derechos Humanos, toda vez que pidió un reconocimiento hacia la presidenta por la política de Derechos Humanos que encaró desde su gobierno “y las acciones que lleva adelante el Poder Judicial de la Nación para el esclarecimiento, juzgamiento y dictado de penas a los genocidas que torturaron, persiguieron y asesinaron a nuestros compatriotas”, dice el escrito que fue acompañado por los diputados Ana María Urricelqui, Horacio Miguel, Jorge Mario Arabel y Eugenio Quiroga, todos ellos del FPVS.

Pero cuando la oposición le pidió al diputado Contreras que incluyera con ese mismo espíritu, al ex presidente Raúl Alfonsín, el legislador no quiso modificar su proyecto, obviamente porque intentaba darle todo el protagonismo a la presidenta Cristina; entonces fue allí donde tiró la frase que más tarde, al analizar detenidamente el texto del proyecto de declaración, iba a tomar una dimensión increíble.

El documento en general contiene 27 errores

“Yo a mi proyecto no le cambio ni un a coma”, dijo Contreras, pero en honor a la verdad el diputado no solo debiera tocarle una coma, tendría que pensar seriamente en rehacerlo.

¡Busque el error!

El texto del documento que ingresó a la Cámara el 25 de marzo de 2009 bajo el Nº 072 presentado por el Bloque Justicialista, está redactado en poco más de dos carillas y media y posee errores gramaticales por donde se lo mire, problemas con la concordancia, la coherencia y la sintaxis, omisión de signos de puntuación y otras curiosidades. Nosotros contabilizamos los siguientes errores ortográficos:

4 errores en la primera hoja donde se expresa la resolución.
18 errores en la segunda hoja con los fundamentos
5 errores en la tercera hoja de los fundamentos.

En total pudimos contar 27 errores en dos páginas y media

Al pie mostramos el proyecto cuyo original ya tenía marcado 10 errores en el texto que figuran subrayados, pero el lector deberá buscar pacientemente los otros 17, más todos aquellos que pueda descubrir por si mismo, en esta propuesta lúdica.

Si bien nadie está libre de cometer un error de escritura y de eso tenemos sobrada experiencia quienes lo hacemos a diario, el hecho de que un diputado escriba o haga escribir un proyecto de solo dos carillas y media, implica que al menos se tenga un mínimo de cuidado y de re-lectura para salvar esos errores u omisiones. No es posible que no pase por un corrector o alguien avezado que permita estructurar el texto de acuerdo a los más elementales lineamientos de la gramática, corrigiendo la sintaxis y las faltas de ortografía.

No se puede explicar cómo un instrumento que va a ser presentado ante 24 diputados para su análisis, no guarda las formas, aún cuando su contenido sea, como en este caso, un acto de genuflexia más que pasará al archivo sin mayor trascendencia.

27 errores en menos de tres carillas, presentado por un Bloque (el del PJ), donde hay 20 diputados firmado por (además de Contreras) cuatro diputados más, leído por la oposición, es decir, observado por 24 personas (entre oficialismo y oposición) a lo que hay que sumar los “asesores” de Contreras y de cada uno de los diputados que avalaron el instrumento; es más que obvia la conclusión a la que se puede arribar: nadie lee absolutamente nada o si leen no debiera ser solo a Contreras a quien le agreguen en el nombre un “alias” tan significativo.

Cada diputado ronda los 13/ 15.000 pesos de sueldo, los asesores ganan entre 3.000 y 5.000 y ninguno de ellos advirtió que el texto del proyecto de Contreras está plagado de errores ortográficos (entre otros errores) ¿O lo advirtieron y lo dejaron pasar?. Claro, tal vez a nadie le pagan para corregir los proyectos sino para aprobarlos o rechazarlos; aunque a decir verdad, no suena convincente.

Rubén Contreras durante el conflicto docente del año pasado, tratando de explicar que las justificaciones de los maestros de hoy en día, son un invento para mantener una carpeta médica, dijo “En mi época los docentes no se estresaban”. Viendo como está redactado el proyecto, entendemos lo que quiso decir el diputado.

Lea aquí el proyecto: HOJA 1 HOJA 2 HOJA 3
(Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos