martes, enero 19, 2021
10 C
Río Gallegos

Durmiendo bajo la lluvia

Postal recurrente de Río Gallegos tras cada lluvia
06/04 – 14:30 – Otra vez llovió y otra vez Río Gallegos e inundó. La Municipalidad sacó todo el personal a la calle y no alcanzó. Defensa Civil y Bomberos colaboraron en la emergencia pero una vez más la ciudad colapsó. Cortes de luz de más de cinco horas más de 100 cuadras inundadas y los problemas solo se despidieron hasta la próxima lluvia.

El caos volvió a imperar en Río Gallegos luego de que el día sábado por la noche (madrugada del domingo) y todo el día domingo lloviera sobre la ciudad. Una vez más las calles se inundaron, los barrios se transformaron el virtuales lagunas, el centro era un mar, los operarios de la Municipalidad no dieron abasto para satisfacer la demanda de emergencias, el agua brotaba por las pesadas tapas de las cloacas, las rejillas de las bocas de tormentas se volvieron a tapar con bolsas de residuos, ramas y tierra, el tránsito complicaba aún más la situación y los autos circulaban en contramano para eludir los sectores inundados que en cada lluvia rompen motores, como un dato prácticamente desconocido; en fin, Río Gallegos fue una postal más de la falta de previsión, inversión y planificación.

Los bomberos y Defensa Civil salieron a la calle, pero ningún esfuerzo fue suficiente para torcer el destino de los habitantes del Barrio Evita, por ejemplo, donde el agua se mete dentro de los hogares, en el Barrio Belgrano donde las calles se tornan intransitables, se inundan y el paso de los vehículos crea un oleaje que inunda las casas aledañas y los patios.

Como si ello fuera poco Servicios Públicos Sociedad del Estado, fiel a su costumbre, mantuvo corada la luz por más de cinco horas en algunos sectores y por supuesto el teléfono de reclamos daba tono de ocupado y transformaba en una utopía, siquiera, comunicarse con la empresa que solo posee dos equipos de asistencia técnica en la calle.

Son muchas las notas que hemos hecho con respecto al deplorable estado que muestra la ciudad de Río Gallegos cada vez que llueve por algunas horas. El problema es tan viejo como las promesas de solucionarlo. Ninguna administración municipal ha encarado el inconveniente de raíz y solo promueve remiendos. Mientras tanto, barrios como San Benito, Evita, Belgrano y 2 de Abril sufren permanentemente los embates de las lluvias.

La falta de planificación, orden y control por parte del Estado genera todo tipo de problemas en días de temporal como por ejemplo, la falta de taxis. Si bien los taxistas sostienen que no hay unidades debido a la demanda, sabemos que existen propietarios de taxis que cuando llueve mucho o hay fuertes vientos, no sacan los autos a la calle para evitar roturas o daños.

En las zonas donde no hay cloacas (zona de chacras) las fuertes lluvias suelen ocasionar el llenado de los pozos negros y la Municipalidad no alcanza a dar rápida respuesta al vaciado de estas cámaras con el consiguiente problema que acarrea para las familias que viven en ese sector.

Públicamente los funcionarios siguen dando explicaciones, echando hacia atrás las culpas de las desinversiones, los de la provincia miran a los de la Municipalidad y éstos a los de la provincia y mientras todo ello se debate en los micrófonos de las radios y el papel de los diarios, nadie hace nada y la situación no ha variado entre la última gran lluvia de 2005 y la del último domingo. Galería de fotos al pie -(Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos