viernes, enero 22, 2021
17 C
Río Gallegos

Desesperados II: el imperio contraataca

A Pablo González no le han enseñado el breve axiona “el pez por la boca muere”
10/06 – 11:00 – Ayer los diputados de la oposición y una fuerte presión gremial, impidió el tratamiento del endeudamiento que desespera al gobierno. Una vez más el Ejecutivo y sus operadores políticos perdieron la batalla, en el marco de la búsqueda contrarreloj de fondos para que la gobernadora “tenga aire” suficiente para llevar adelante con comodidad su mandato. Ahora Alicia Kirchner prevé reunirse con los intendentes, a quienes pondrá en una encrucijada ciertamente extorsiva: o ayudan al endeudamiento a través del apoyo político y los diputados por municipios o cada uno se deberá arreglar como Dios lo ayude (¿Y ahora qué está pasando?). (Por Rubén Lasagno).

Ayer jueves, los diputados de la oposición impidieron desde sus bancas el tratamiento del proyecto de endeudamiento que pretende el gobierno llevar a cabo prácticamente “a libro cerrado” y una vez más, dentro del Ejecutivo, se vivió la última jornada legislativa como una derrota la cual tiene hoy, sus consecuencias políticas hacia adentro del FPV.

Pero el gobierno además que no pudo tratar el endeudamiento de 10 mil millones al que pretende someter a la provincia por 20 años, sino que Cambiemos trabó el tratamiento sobre tablas de la devolución del 15% de Nación, entendiendo que el mismo se debe analizar en Comisión, por cuanto hay al menos 4 puntos para determinar el destino de esos fondos y la obtención de un crédito al 6% de tasa, que sobre el total de la deuda de nación con la provincia, le permitiría al gobierno tomar en tales circunstancias.

Al respecto, la diputada Gabriela Mestelán de Encuentro Ciudadano recordó que en dos oportunidades desde el 2008, ella presentó un proyecto para que entonces CFK devolviera los fondos y los mismos diputados que hoy acusan a la oposición de trabar el proyecto, lo ningunearon mandándolo al archivo sin siquiera tratarlo.

La desesperación del gobierno por obtener dinero es tan evidente que en las últimas horas la gobernadora decidió mantener una reunión con los intendentes para plantear simple y llanamente una situación de apriete a los jefes comunales, con el fin de que ellos, a través de sus diputados, logren destrabar los condicionamientos para aprobar el endeudamiento de 10 mil millones que exige el Ejecutivo y los legisladores aprueben “in limine”, a lo cual se niegan sistemáticamente los que integran Cambiemos y la representante del PJ, Gabriela Peralta.

El mecanismo es simple y no tiene ningún misterio. Se basa en una suerte de propuesta extorsiva que va a realizar Alicia Kirchner a los intendentes a quienes, luego de plantearles un panorama oscuro en el horizonte financiero de Santa Cruz, les va a pedir las manos en la Cámara de Diputados para aprobar la toma del empréstito, señalándoles puntualmente que si la plata no entra en la provincia, su gobierno estará impedido de darle cualquier tipo de ayuda y en lo sucesivo deberá arreglarse cada uno como pueda.

Como forma de gestionar la política, está claro que Alicia no tiene la menor idea de cómo hacerlo en el marco institucional y constitucional, pero el cuello de botella en el que se encuentra el gobierno, debido a los reiterados fracasos por aprobar una ley que necesita los 2/3 de las manos en la legislatura y no lo logra, como en otros tiempos, ha puesto al Ejecutivo al borde de la desesperación y no repara en acciones de amedrentamiento y amenaza, hacia quienes son los más necesitados de fondos y reciben los peores coletazos de la crisis: los municipios.

A pesar de que Alicia cuenta con la alianza inestimable del Intendente de Río Gallegos, Roberto Giubetich (UCR), quien no tuvo problemas en decirle al SOEM que si no se aprueba el endeudamiento él no podrá hablar de aumento salarial, hay muchos intendentes que dudan de apoyar de manera irrestricta al gobierno, no porque la plata no haga falta, sino porque la gobernadora quiere que el endeudamiento se apruebe sin mostrar los números provinciales, donde fluyen los fondos y mientras sostiene que santa Cruz está quebrada, se da el lujo de tener cerca de 1000 millones en plazo fijo y jugar mensualmente con los Lebac, como lo demostró OPI a través de pruebas documentales.

Por otro lado, aún poniendo a los Intendentes contra la pared y obligándolos a entregar la confianza pública de la que gozan, en beneficio de la voracidad de fondos que tiene el gobierno provincial, deben convencer a sus diputados por pueblo, que acepten inmolarse públicamente en el recinto, levantándole la mano a un endeudamiento a 20 años, sobre una masa de fondos que el FPV quiere usar discrecionalmente, sin dar ni rendir cuentas, sin especificar claramente a dónde irán a parar, qué porcentaje se afectará a la obra pública, qué obras estarán comprendidas, cuánto de esa masa de dinero y en qué medida y periodicidad y montos serán derivadas a la ayuda al déficit municipal, cuánto y en que porcentajes irá a sueldos y gastos generales, cuáles serán los incrementos que pactarán, en qué y cuántos tramos será tomado el endeudamiento y cómo se irán incorporando esos fondos a las cuentas públicas y cómo y quiénes ejercerán el control de los mismos. Nada de esto está dispuesto a revelar el kirchnerismo. Los diputados por municipio, entonces, reflexionan y les dicen a los intendentes que ellos quieren seguir caminando por las calles de sus pueblos. Allí no reciben ninguna respuesta y con cierta lógica, preservan su futuro personal, familiar y político a convalidar este verdadero suicidio social, acompañando una medida que implica hipotecar a Santa Cruz, sabiendo que el kirchnerismo si algo tiene de Koperfield, es la habilidad de hacer desaparecer fondos (recordar: fondos de Santa Cruz, fondos de obra pública, Anses, etc).

Alicia Kirchner y el Vicegobernador, pretenden que el endeudamiento se apruebe sin modificaciones y cuando la oposición pide transparencia y que se abran los números, el Ejecutivo hace silencio y contraataca con sus diputados de barricada como Matías Mazú, Bessi o el propio Vicegobernador, buscando desacreditar la actitud de la oposición.

“Este respeto hace necesario que el Ejecutivo transparente las cuentas públicas, brindando toda la información financiera de la provincia”, dicen razonablemente desde la UCR mientras diputados como Mazú, Arabel o Pablo González remarcan que la oposición con esta actitud impide que lleguen los fondos para pagar sueldos y aguinaldos. La parte que omiten decir los voceros del oficialismo, es aquella en la cual el Ejecutivo debe abrir los números y explicar cuánto necesita y en qué y cómo los va a gastar. En ese punto, Alicia y sus aláteres hacen silencio sepulcral y lo obvio resulta obsceno: ellos quieren que la plata llegue, poder disponer de la misma como se les antoje, sin rendir cuenta como es costumbre por parte del krichnerismo y asegurarse la campaña 2017 y 2019. Pero los tiempos políticos han cambiado, solo que el FPV aún parece no haberse dado cuenta.

La diputada Gabriela Peralta del PJ, presentó un proyecto alternativo que modifica al original, donde reduce la masa de endeudamiento a solo 3 mil millones de pesos y apunta fundamentalmente a sustentar la recomposición salarial, la ayuda a sostener el déficit financiero de los municipios y asegurar el pago de sueldos y aguinaldos. Pero esto no es lo que quiere el gobierno, está más que claro.

Ahora el imperio K contraataca con toda la fuerza que tiene y despojado de cualquier signo ético o pasando inclusive, por fuera la institucionalidad y autonomía de los municipios y el libre pensamiento político, atacará a los Intendentes quienes deberán elegir entre someterse a la política K, quedando expuestos a la opinión pública, o recibir el castigo de Alicia y Pablo. Solo ellos saben a lo que se enfrentan y cómo prefieren resolverlo. Todos los demás, incluyendo los gremios que permanecen en las calles, solo pueden observar y tienen la última palabra sobre si aceptan o no, ser llevados alegremente y solo por un capricho político, a que la deuda que se aproxima la terminen pagando sus hijos o los hijos de sus hijos. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos