Hallaron ahorcado a un cura en Tucumán

0
859

Hallaron ahorcado a un cura en Tucumán
06/10 – 10:10 – Según el fiscal del caso, fue un suicidio; había denunciado a narcos

Por: Fabián López
El cura Juan Viroche, que desde hace tiempo denunciaba en sus misas el flagelo de la actividad de los narcos fue hallado ahorcado en la iglesia Nuestra Señora del Valle, de La Florida, localidad situada a 16 km. de esta ciudad.

Ayer por la tarde vecinos de esa comunidad marcharon en silencio para pedir el esclarecimiento del hecho; muchos sostenían, desde temprano, que el deceso estaba ligado a las denuncias contra los narcos y a las amenazas recibidas por Viroche. El Arzobispado y el Poder Ejecutivo tucumanos también pidieron la pronta resolución del caso. No obstante, hasta anoche, todos los elementos con los que contaba el fiscal Diego López Ávila indicaban que el religioso se habría suicidado.

La autopsia realizada al párroco, que tenía 46 años, reveló que el cadáver no presentaba signos de violencia aplicada por un tercero, por ejemplo, los típicos movimientos de una persona que se resiste a ser izada y ahorcada. Fuentes judiciales explicaron que la habitación de la parroquia donde ocurrió el hecho estaba cerrada por dentro -y trabada con un mueble- y no tenía sus aberturas forzadas. En el lugar había una bolsa con dinero y alhajas; ese hecho permitía descartar la hipótesis de un robo en concurso real con un asesinato.

Ayer, poco antes del anochecer, se presentó a declarar una mujer, vecina de zona, El fiscal López Ávila busca establecer si la mujer, cuyos datos se mantienen bajo reserva, tenía algún tipo de vínculo con el religioso y, tangencialmente, con el mortal desenlace.

Fuentes del caso confirmaron a LA NACION que Viroche fue encontrado por la mujer encargada de la limpieza del templo en una sala donde suele instalarse el coro parroquial. El fiscal López Ávila, sobre la base de los peritajes, fue categórico: “Todo indica que se trata de un suicidio. En el lugar donde esta persona falleció no había signos de violencia; la puerta estaba cerrada y había sido trabada por él desde adentro con un mueble; mientras que las otras aberturas del dormitorio por donde alguien podría entrar o salir estaban todas cerradas desde el interior. No hay indicios de violencia o marcas en el cuerpo que hagan suponer que podría haber tenido algún tipo de altercado con alguien”.

Desde la Fiscalía aclararon que la investigación se orientará a determinar si Viroche no fue inducido a suicidarse. El religioso denunciaba desde hace tiempo la actuación de bandas de narcomenudeo en esa zona este de la provincia y había sido amenazado. Sobre este punto, se supo que había pedido al Arzobispado su traslado a otra parroquia, pues tenía miedo.

En noviembre de 2015, el cura ofició una misa al aire libre en la localidad de Delfín Gallo, donde pidió junto a los vecinos “por un pueblo sin drogas” y con menos inseguridad. Debido a los robos constantes, a fines del año pasado había decidido enrejar la parroquia.

En un comunicado, el Arzobispado de Tucumán manifestó: “Sentimos profundo dolor por la muerte del presbítero Juan Viroche”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí