Donald Trump, sin pelos en la lengua: dijo que rechaza millones a diario y que no sabe si el cambio climático es real

0
852

Ganó Donald Trump: "Vamos a renovar el sueño americano"
12/12 – 10:30 – El futuro presidente de EE.UU. volvió a mostrarse polémico en una entrevista y defendió a Rusia ante la CIA

A días de su primera conferencia de prensa como presidente electo, el millonario Donald Trump fue entrevistado ayer por la cadena Fox News, que desde su victoria obtiene más y más audiencia, y no se calló nada.

Horas después de que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) confirmara que a su entender Rusia influyó en el triunfo del republicano frente a la demócrata Hillary Clinton en las presidenciales que tuvieron lugar el 8 de noviembre, Trump rechazó como “ridículos” esos reportes de inteligencia y dijo que no les creía.

“Creo que es ridículo. Creo que se trata de otra excusa. No lo creo”, dijo el magnate de la construcción en la entrevista grabada el sábado para el programa “Fox News Sunday”.

El mandatario electo responsabilizó a los demócratas por haber divulgado reportes de prensa y dijo que no creía que provinieran de la CIA.

Su postura respecto de China

Otro de los puntos polémicos que trató Trump en la entrevista que se emitió ayer fue la prolongada política de Estados Unidos de “una sola China “. El sucesor de Barack Obama aseguró que comprendía plenamente la política estadounidense de reconocer solo una China.

“Pero no sé por qué tenemos que estar obligados a una política de ‘una sola China’, a menos que hagamos un acuerdo con China que tenga que ver con otras cosas, incluyendo comercio”, comentó.

Asimismo, Trump dijo que no desea que China le “dicte” lo que debe hacer, en relación a la controversia surgida tras la comunicación telefónica con el gobierno de Taiwán. “¿Por qué alguna otra nación debería estar en condiciones de decirme que no puedo tomar una llamada? Creo que habría sido muy irrespetuoso, para ser honesto, no tomarla”, señaló.

Sin pelos en la lengua, el millonario volvió a quejarse de que China está afectando a Estados Unidos con la devaluación, gravando importaciones estadounidenses, “cuando nosotros no las gravamos”, y construyendo una “masiva fortaleza” en el Mar de la China Meridional.

Asimismo aseguró que no está “ayudando en absoluto” a resolver el conflicto con Corea del Norte , “y China podría solucionar ese problema”.

La predilección por los generales

El presidente electo también en la entrevista defendió su decisión de convocar a varios generales retirados para ocupar puestos en su gabinete. “Me gustan los generales. Creo que los generales son fantásticos (…) Ellos han pasado la prueba de la vida”, dijo.

El republicano eligió a tres generales retirados para desempeñar altos cargos en su futuro gobierno: James Mattis será secretario de Defensa; John Kelly, secretario de Seguridad Interior; y Michael Flynn, consejero de Seguridad Nacional.
“Me gustan mucho, mucho, los tres (generales) que tengo”, agregó.

El conflicto de intereses

Ya lo había dicho y lo repitió. Ante el periodista de la cadena estadounidense, Trump dijo que aunque tiene el “derecho” de seguir haciendo negocios como mandatario, decidió no hacerlo y está rechazando ofertas multimillonarias para evitar la impresión de que incurre en conflictos de interés.

El magnate inmobiliario aseguró que desde su elección el pasado 8 de noviembre cerró la puerta a acuerdos por valor de “miles de millones de dólares”, y que la semana pasada dijo que no a “siete acuerdos con alguien muy importante” porque pensó que “podía percibirse como un conflicto de intereses”.

“No voy a estar negociando acuerdos en absoluto (desde la Casa Blanca ). Tengo el derecho a hacerlo. Pero simplemente no quiero hacerlo”, afirmó el magnate.

Cambio climático

Sin dudas, que haya nombrado al frente de la Agencia de Protección Ambiental a Scott Pruitt, un fiscal de Oklahoma que no cree en el cambio climático y tiene fuertes vinculado con empresas petroleras no es casual. Por eso, ayer Trump contó que sigue “estudiando” si retirarse del Acuerdo de París contra el cambio climático, porque teme que seguir sus reglas suponga perder competitividad económica.

“Estoy estudiando lo de (el acuerdo de) París . No quiero que nos ponga en una desventaja competitiva con otros países, no quiero que le dé a China u otros países una desventaja sobre nosotros”.

El presidente electo reiteró que tiene la “mente abierta” respecto a la posibilidad de seguir en el Acuerdo de París, pero opinó que “nadie sabe realmente” lo que ocurre con el cambio climático, a pesar de los muchos estudios científicos que han demostrado sus efectos.

Antes de entrar en campaña, el magnate neoyorquino llegó a referirse al cambio climático como un “bulo” propagado por China para perjudicar a EE.UU. -una idea que sigue leyéndose en un mensaje que publicó en Twitter en 2012-, aunque luego, durante un debate presidencial, negó haberlo dicho. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí