Condenan al jardinero de los Kirchner por negocios con el Estado

0
919

Ricardo Barreiro atras del escenario mientras Cristina Kirchner realizaba su discurso - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
24/05 – 11:30 – Barreiro tuvo una pena de 18 meses por haber sido a la vez funcionario y proveedor

Por: Jorge Riani
El empresario santacruceño Ricardo Barreiro, conocido como el “jardinero de los Kirchner”, fue condenado ayer en Entre Ríos por haber negado su condición de funcionario del Ministerio de Cultura y Comunicación de la provincia mientras era contratista del Estado provincial.

El juez Pablo Vírgala le impuso una pena de un año y seis meses de prisión condicional e inhabilitación por el doble de tiempo para ejercer cargos públicos por el delito de falsificación de instrumento público. Además, por orden del juez, el millonario jardinero de la familia Kirchner deberá realizar tareas comunitarias en una institución de bien público.

El juicio permitió conocer que Barreiro, aprovechando su cercanía con el ex matrimonio presidencial, realizaba gestiones ante organismos nacionales en favor de la gestión del entonces gobernador kirchnerista Sergio Urribarri.

Además, Barreiro era titular de la firma RP Transportes, contratista del Estado entrerriano. Cuando se inscribió en el registro de proveedores presentó una declaración jurada en la que negó su condición funcionario de la provincia.

Fue en ese marco que el “jardinero K” mintió. El juez dio por probado que cuando Barreiro se inscribió como proveedor, el 15 de octubre de 2012, era funcionario público: había sido designado coordinador de Relaciones Institucionales del Centro Experimental de Industrias Culturales de Entre Ríos, por el decreto 2693, del 15 de agosto de 2012.

En el juicio también se supo que el contrato de Barreiro dependía del Ministerio de Cultura y Comunicación, un bastión que en las dos gestiones de Urribarri operó como usina mediática a favor del gobierno y de la frustrada candidatura presidencial del entrerriano.

El entonces ministro Pedro Báez, que firmó el decreto de designación de Barreiro, calificó al empresario condenado como “un abrepuertas en Buenos Aires” y aseguró que ejerció el cargo hasta el final de la gestión de Urribarri.

“Resulta inverosímil -consideró el juez- que en ese contexto de militancia y función pública Barreiro nunca se hubiera enterado de su designación y, sin embargo, si haya podido conocer el llamado a la licitación pública de la que finalmente resultó adjudicatario.”

Barreiro siguió todo el proceso desde el banquillo de los acusados, aunque no estuvo presente en la jornada de la sentencia.

Barreiro era el cuidador de la residencia de los Kirchner en El Calafate. Fue lobbista de los gobiernos entrerriano y formoseño y empresario polirrubro en Santa Cruz, Tucumán y Entre Ríos. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí