EE.UU. y Europa acuerdan intercambiar información de inteligencia en la lucha contra el ISIS

0
879

EE.UU. y Europa acuerdan intercambiar información de inteligencia en la lucha contra el ISIS
26/05 – 07:30 – Así lo resolvieron en la cumbre de la OTAN en Bruselas. Responde así a un pedido de Trump. Compartirán inteligencia militar y logística. Pero no enviarán tropas al terreno.

Por: Idafe Martín
En una cumbre de la OTAN en Bruselas, Estados Unidos y Europa acordaron ayer aumentar su papel en la lucha contra el terrorismo, en concreto contra el grupo yihadista ISIS, así como ratificar su compromiso con elevar su gasto en defensa, dos exigencias del presidente Donald Trump, que hoy participó por primera vez de una reunión de la alianza militar occidental. Asimismo, la organización decidió crear una nueva célula de inteligencia antiterrorista.

El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, añadió que la mayor participación de ese grupo en la lucha antiterrorista no implicaba el envío de tropas sobre el terreno. Aunque destacó que la decisión tiene un fuerte contenido simbólico de lucha conjunta de europeos y estadounidenses contra un enemigo común.

La participación de la OTAN en la coalición contra el ISIS era una exigencia de Donald Trump, que hasta hace pocos meses consideraba que la alianza militar que blindó la seguridad del Atlántico norte en las últimas seis décadas era “una organización obsoleta” y debía centrarse principalmente en la lucha contra el terrorismo. El atentado en Manchester habría hecho que el gobierno británico se pusiera de parte de Washington en esa petición.

La contribución de la OTAN podría sustanciarse en aumentar los efectivos que entrenan al Ejército iraquí, a aumentar las horas de vuelo del avión de vigilancia Awacs de la Alianza Atlántica y a reforzar la capacidad de reabastecimiento en vuelo.

Trump dijo ayer: “Cuando ves eso –el ataque en Manchester- te das cuenta de hasta qué punto es importante que ganemos esta batalla y la vamos a ganar”. La cumbre estuvo en parte marcada por la filtración por parte de la inteligencia estadounidense a varios medios de su país de información secreta sobre el atentado de Manchester que Washington había recibido del gobierno británico. Pero la controversia fue luego aplacada con la nueva decisión de reforzar la colaboración.

Stoltenberg dijo ayer que la implicación de su organización en la guerra contra el ISIS “enviará un fuerte mensaje político de unidad en la lucha contra el terrorismo”. El secretario general recordó que la OTAN está en la guerra de Afganistán desde que George W. Bush la desató en 2001 y todavía participan en esa misión 18.000 hombres (13.000 de los cuales son estadounidenses). Esa misión incluye entrenamiento para el Ejército afgano. A finales de 2014 se disolvió la ISAF, la misión de la OTAN que sí tenía como eje las operaciones de combate contra los talibanes.

Varios gobiernos, entre ellos el francés y el alemán, creen que esa implicación de la OTAN envía una mala señal desde Europa a algunos estados árabes. Pero se decidió apoyar los reclamos de la Casa Blanca por una mayor participación.

Con esa intención, la OTAN también aprobó ayer la creación de una célula de inteligencia antiterrorista. Será una nueva unidad integrada en la estructura de la organización militar, con sede en la sede de la Alianza Atlántica en Bruselas y que se dedicará a recopilar y compartir información de inteligencia sobre terrorismo.

Se centrará especialmente en el seguimiento de los combatientes extranjeros para ayudar a los gobiernos a detectar el retorno de quienes fueron a Siria e Iraq a luchar en las filas del ISIS o de Al-Qaeda. Esa nueva célula tendrá a su mando a un coordinador antiterrorista, que “supervisará” la lucha de la OTAN contra el terrorismo.

Trump hizo también ayer una amalgama entre terrorismo e inmigración, a pesar de que la inmensa mayoría de los terroristas que han atacado en Europa en los últimos años nacieron en ese continente. El presidente estadounidense dijo: “Tenemos que ser duros y vigilantes sobre el terrorismo y la migración”. A los terroristas (los llamó “perdedores”) hay que “expulsarlos y no dejarlos entrar nunca más”. Una solución que parece algo difícil de cumplir contra los yihadistas suicidas.

Stoltenberg también confirmó que en la reunión se habló de la relación con Rusia, “que siempre está en nuestra agenda”. El secretario general dijo que el refuerzo de unidades militares en países como las repúblicas bálticas, Polonia o Rumanía “responde a la agresión rusa en Ucrania”.

La primera reunión de Trump con la OTAN sirvió para inaugurar la nueva sede de la organización, un gigantesco edificio construido cerca del aeropuerto de Bruselas que se presupuestó en 460 millones de euros y ha costado unos 1.120 millones.

Trump dejó varias anécdotas. Abandonó la reunión antes de lo previsto y ante las cámaras de TV empujó al premier montenegrino Dusko Markovic (su país ingresará en la OTAN el 5 de junio) para ponerse en la primera fila de los dirigentes. Al llegar a la nueva sede del organismo, comentó: “No he preguntado ni una vez cuánto cuesta el nuevo cuartel general. Pero es precioso”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí