viernes, enero 22, 2021
12 C
Río Gallegos

Nación le otorgó los fondos a Santa Cruz sin ninguna exigencia, bajo extorsión y por necesidad financiera-política de Macri

El presidente Mauricio Macri recibió a Alicia Kirchner en la Casa Rosada – Foto: Presidencia
19/06 – 10:35 – No hay una explicación lógica para entender el cambio de postura del gobierno nacional ante la gobernadora de la provincia, que se negó sistemáticamente a cumplir todos y cada uno de los requisitos exigidos para liberar los fondos nacionales y el acceso al crédito. ¿Qué pasó entonces? ¿Cómo de repente todo se clarificó, salió el sol y llegaron los fondos? ¿Alicia cambió y entregó la “hoja de ruta” que pedía Frigerio o Mauricio Macri tuvo un ataque de filantropía o un exceso de preocupación por los pobres santacruceños que sufren las desventuras de un treinteño kirchnerista?. Nada de eso. Macri está encerrado en un dilema abonado por la gobernadora que le dijo (palabras más o menos): “si no me ayudás yo voy a perder, pero vos no salís ileso”. Y la ayudó. (Por Rubén Lasagno)

Me da la sensación que después de la inyección de fondos que alegremente le tiró Macri a Alicia Kirchner, algo más se ha negociado detrás de los cortinados y la semana pasada lo expresé en una nota de análisis donde me llamó la atención este cambio brusco de posicionamiento.

No está claro cómo, siendo que Nación sostuvo hasta hace pocos días que la provincia incumplía todo lo solicitado como exigencia para destrabar las ayudas, de golpe autoricen a tomar deuda por 1.200 millones de pesos, esté en boca un crédito del BNA por 750 millones más y la gobernadora se relame con la aplicación de un bono interno por alrededor de 350 millones de dólares que saldría a colocar el año próximo. ¿En qué parte de esta discusión me perdí, que de pronto, los incumplidores, irresponsables y sin voluntad para responder a las exigencias del presidente Macri, pasaron a ser merecedores de tantos millones de pesos sin otro trámite que estirar la mano?.

Debido al secretismo alrededor de este sospechoso “acuerdo”, se me hacía cada vez más claro un arreglo político propio de nuestra clase dirigente (sin distinción de raza, color o pelaje) donde las convicciones y la moral van siendo ablandadas, maleables y moldeadas de acuerdo a las circunstancia de la coyuntura. Si conviene o no meter preso a un corrupto, dependerá de cuánto se lo necesita para enfrentar el desgaste del peronismo y en ese caso, tal vez mejor es no denunciarlo y dejarlo libre; si hace falta negociar con la provincia más incumplidora, despilfarradora, deficitaria y corrupta, pero la necesidad pasa por un bienestar para Macri, su gabinete, el PRO y Cambiemos, bien, démosle plata aunque sigan incumpliendo.

Mientras tanto unos nos venden que las ayudas son “por la gente” de Santa Cruz y los otros (los victimarios) salen victoriosos y encima, enrostrándonos a través de voceros como Matías Mazú con un incalificable “¿Vieron, los que decían que Santa Cruz tenía plata, al final no era así. Nación ratifica que no es así?.

Toda una gran mentira. El mismo Regio Frigerio el año pasado, luego que diéramos a conocer los números de Santa Cruz, los depósitos en las cuentas, los saldos millonarios y la timba financiera en el Banco Santa Cruz a través de plazos fijos y Lebacs, dijo públicamente que Santa Cruz tenía 1.300 millones que se habían autoasignado luego de la salida del poder en el 2015. Pero a menos de un año de aquella confesión oficial del Ministro nacional, ahora aparece insuflando millones de pesos a un estado provincial cuyos administradores son un desastre, montos con los cuales no van a solucionar ningún problema de fondo, pero sí van a aportar a la campaña del FPV a nivel nacional, que tanto necesita la ex presidenta. ¿Nación desconoce esto?. Claro que no y por eso, entonces, es tanto o más grave esta asignación incondicional de recursos a un gobierno que practica la autofagia financiera, dejando a su pueblo en la miseria.

La madre del borrego

Una de las pistas de porqué Nación ayuda tan “desinteresadamente” a Santa Cruz sin pedirle absolutamente ningún tipo de transparencia o en todo caso pidiéndoselo en las declaraciones de prensa, pero sin ningún tipo exigencia en la práctica, la dio anoche el economista Sergio Berensztein en el programa La Cornisa.

Allí, este analista dijo expresamente que Macri envía la ayuda financiera a Santa Cruz porque el país no puede tener una provincia “defolteada”, por cuanto si ello ocurre la calificación del país cae estrepitosamente y no califica internacionalmente para la toma de deuda, pero tampoco para las inversiones más serias e importantes.

En este contexto, entonces, estamos en condiciones de asegurar que Mauricio Macri aceptó plenamente la extorsión de Alicia Kirchner, quien sabiendo de antemano que el gobierno nacional no puede abandonar a la provincia, aún cuando ellos no cumplan nada de lo exigido el año pasado por Frigerio, ha redoblado la apuesta porque en el fondo sabe que el dinero llegará a Santa Cruz. Cómo y de qué manera lo va a utilizar y repartir, no es un problema de Macri; y tampoco Kirchner pretende rendirle cuenta.

Esta información suministrada por Berensztein nos permite inferir básicamente tres cosas: que si bien en principio las exigencias de Nación fueron reales, las mismas fueron “flexibilizándose” a medida que avanzó el tiempo y Santa Cruz se negó sistemáticamente cumplirlas; que hoy la provincia tiene una canilla de fondos abierta, por las mismas razones explicadas anteriormente y que si bien ambos (Nación y provincia) venden públicamente una versión remozada de esta novela, la verdad es que Macri pasó a ser rehén de los que fundieron a Santa Cruz y la llevaron a este estado de cosas. Si acaso el gobierno nacional tuviera margen de maniobra, se notaría un endurecimiento en las condiciones en que accede a ayudar a Santa Cruz, sin embargo, todo eso desapareció.

Está claro, entonces, que la frase “Santa Cruz está quebrada” dicha hasta el hartazgo por Alicia Kirchner, sin lograr que alguien le crea, era un metamensaje para el presidente. Si Santa Cruz cae, la Argentina se va con la provincia; es más o menos la idea que se puede sintetizar en la segunda frase: si Uds (Nación) no nos ayudan a salir del pozo, defolteamos y les complicamos el frente internacional-financiero y de inversiones, de aquí hasta el 2019.

Ahora entendemos cómo llegarán los fondos a Santa Cruz, sin que nada hayan cumplido desde el FPV. Alicia 1 Macri 0.

Una vergüenza más de “Cambiemos”, que al menos deberían tener la honestidad intelectual y política de explicarnos todo a los ciudadanos de Santa Cruz; pero eso es imposible, claro, para eso, debieran ser distintos. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos