Satisfecho por haber superado el total de las PASO 2015, el Gobierno pidió no confiarse

0
994

El Jefe de Gabinete Marcos Peña -
15/08 – 11:00 – Peña instó a “seguir trabajando hasta octubre”; Cambiemos consiguió 7 puntos más que hace dos años

Por: Jaime Rosemberg
“¿Sabés dónde es la fiesta?”, preguntaban, algo desorientadas, dos funcionarias porteñas, pasadas la una de la madrugada, en el búnker de Costa Salguero, donde todo era alegría. Las funcionarias querían celebrar, pero estaban desinformadas: no hubo fiesta en la trasnoche del domingo, ni siquiera cuando la diferencia entre Cambiemos y el frente Unidad Ciudadana era de más de seis puntos. “Marcos no quiso, no daba para festejar en un boliche con los números tan ajustados”, contó uno de los colaboradores del jefe de Gabinete, atento -como siempre- a todos los detalles, aún en medio de la extenuante jornada de conteo de votos bonaerenses, que se extendió hasta ayer.

Más allá de los contratiempos por el conteo en provincia, la sensación de satisfacción era palpable en la Casa Rosada. Pero nadie quiere caer en un triunfalismo.

“Hicimos una gran elección, un punto abajo o arriba en provincia no es diferencia. La campaña empieza ahora”, fue -según pudo reconstruir LA NACION- el mensaje de Peña a sus subordinados, en medio de la madrugada y cuando los votos bonaerenses aún no se habían terminado de contar.

Más allá de la austeridad en el festejo -el presidente Mauricio Macri ni siquiera improvisó su baile en el escenario-, el día después de la elección sobraba optimismo en la Casa Rosada. “Estamos muy contentos con los resultados: peleamos Buenos Aires, Santa Fe se puede revertir, y ni hablar dónde ganamos”, resumieron en Balcarce 50.

Rápidos para sacar cuentas, en el Gobierno aseguraban que el 37,91% promedio obtenido por Cambiemos en todo el país superaba por siete puntos los guarismos de las PASO de 2015. En referencia a la pelea voto a voto en la provincia, cerca de Peña aseguraron que “en La Matanza hay otro caudal de votos, pasó lo mismo en 2015 y ahí gobernaban ellos”, afirmó un funcionario. Reconocían que la diferencia de votos de las listas de candidatos al Senado con la de diputados (Cambiemos sacó un par de puntos más) se debía a “los errores de [Esteban] Bullrich” más que a aciertos de la lista kirchnerista encabezada por la economista Fernanda Vallejos. Y ya apuntan a “buena parte de los votos de [Sergio] Massa” para ganar de modo más holgado en octubre.

En el Gobierno pedían prestar atención a triunfos sorprendentes, como el del peronista Claudio Poggi contra los hermanos Rodríguez Saá en San Luis, y el inesperado empate en la capital de Formosa entre el radical Luis Naidenoff y el peronista José Mayans, el candidato del eterno gobernador Gildo Insfrán. Cada uno logró 61.189 votos (44,92%), aunque el PJ ganó por amplio margen la elección en la provincia. “No hay que confiarse, y seguir trabajando hasta octubre”, les escribió Peña en un mensaje a sus colaboradores.

El jefe de Gabinete y el ministro Rogelio Frigerio ampliaron el análisis de los resultados. “Hicimos una tremenda elección en Santa Cruz, La Pampa y Neuquén, en todos esos lugares se ve un deseo de alternancia. Y eso es muy bueno para mejorar la democracia”, afirmó el jefe de Gabinete, en relación a tres de los triunfos menos esperados.

Peña reaccionó con una sonrisa cuando le preguntaron por el “plan a 20 años” del que habló Macri en Costa Salguero. “Se trató de una forma de plantear el horizonte, no estamos pensando en «Mauricio eterno» ni nada por el estilo”, dijo Peña. “Y tampoco en reformar la Constitución”, agregó Frigerio. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí