jueves, enero 21, 2021
16 C
Río Gallegos

Gobierno y sindicato, una mano lava la otra


14:00 – Se aproximan las elecciones en el Sindicato Petroleros Privados de Santa Cruz y el actual Secretario General, Claudio Vidal, pretende retener el poder gremial porque perderlo tendría, no solo importante impacto político/interno para él, sino personal, pues la pérdida de ese poder lo pondría ante serios problemas judiciales y en clara desventaja hacia sectores internos con los cuales tiene facturas pendientes.

Por lo tanto, hablando en criollo, el actual conductor del sindicato de petroleros está poniendo “toda la carne a la parrilla” y batiendo los parches para que en la comarca norteña resuenen fuerte las “últimas conquistas” de su administración y para ello necesita de dos brazos imprescindibles: el gobierno provincial y los medios de comunicación.

En los últimos dos meses viene “preocupándose” puntualmente por la situación de despidos, se puso claramente en contra de la flexibilización del Convenio Colectivo y marcó posición mediática con mucha pirotecnia verbal, pero con largas negociaciones con las operadoras que a diferencia del dirigente gremial, saben lo que quieren, adónde van y cuáles son los objetivos programados.

La carta más fuerte la juega Vidal con el gobierno de la provincia. El petrolero tiene en el Vicegobernador Pablo González, en el Ministro de la Producción Jaime Álvarez y el Secretario de Trabajo de la provincia Teodoro Camino, verdaderos amigos que por orden directa de la gobernadora, con quien también Vidal mantiene una estrecha amistad, no escatiman ayudas para que el Secretario consiga conservar el poder dentro del sindicato, dado que, eso le asegura al gobierno una gran tranquilidad operativa/política, por cuanto puede utilizar su fuerza para condicionar ciertos acuerdos con Nación, extorsionar a muchas empresas petroleras y fundamentalmente “negociar” en mejores condiciones con YPF, la principal operadora en esta provincia.

Pero el mayor problema, Vidal lo tiene hoy con la operadora china Sinopec, porque debido a la decisión de su CEO de retirar inversiones en la provincia, en orden de los 300/500 millones de pesos, la empresa San Antonio, que le presta servicios petroleros, irremediablemente decidió cursar 130 telegramas de despidos a trabajadores que no va a necesitar si los desarrollos previstos no se ejecutan en la provincia.

Lo que nadie dice, el gobierno deja pasar por alto y los medios no profundizan, es en la génesis del problema ¿Por qué Sinopec decidió irse de Santa Cruz?. La respuesta la dimos en una nota anterior, en la cual señalábamos que el Presidente de la operadora china decidió “levantar e irse de Santa Cruz”, por las actitudes hostiles, patoteriles y extorsionadoras del propio Claudio Vidal, quien cree sentirse al margen de la coyuntura por la que atraviesan otros sindicatos hermanos como el de Chubut y Neuquén, quienes debieron negociar seriamente con las empresas para resguardar los puestos de trabajo, en tanto el dirigente de Santa Cruz, sin el apoyo de la Federación de la cual se escindió al principio de su mandato, pretendió presionar mediante piquetes, paros y protestas, a un grupo empresario chino con una forma diferente de concebir la producción, las inversiones y de sorportar las extorsiones y las amenazas.

Ahora, Vidal debe sentarse claramente en desventaja en una mesa de negociación, pidiéndole a cualquier precio a los chinos, que no dejen de invertir. Para ello, se hace sumamente necesario el acompañamiento de las autoridades provinciales, a quienes también afecta directamente este retiro de inversiones de Sinopec, pero en esta oportunidad estas negociaciones se llevan a cabo en un marco de tremenda debilidad y donde, las condiciones que antes no había logrado imponer la operadora, seguramente lo logrará ahora con enormes beneficios para estos capitales chinos, solo a cambio de mantener algunos puestos de trabajo.Está claro que Vidal no puede perder puestos de trabajo “cueste lo que le cueste a la provincia”, en la puerta de una elección interna donde pretende perpetuar su mandato.

También los funcionarios provinciales acompañaron a Vidal en la mesa de Pan American Energy para negociar el despido de 27 trabajadores que se desempeñaban en tareas de pulling, retirados por PAE y que lograron ser readecuados en otras funciones.

Nadie puede negar que el poder de negociación de un gremio no es el mismo si se cuenta con altos funcionarios provinciales en la misma mesa con las empresas, lo cierto es que en ningún otro rubro se hace tan notorio el apoyo político, como en este caso al sindicato petrolero y particularmente a la gestión de Vidal.

La explicación, proveniente del círculo del poder provincial cercano a la Secretaría de Trabajo, da cuenta de una correspondencia de favores y de apoyos, que confluyen de un lado y de otro, ya sea como aquel que fuertemente brindó Vidal al kirchnerismo en la campaña de 2015 y en la actual del 2017, como la que actualmente es la concurrencia solidaria del gobierno al sindicato, entidad a la cual ha salvado en otros momentos cruciales, como, por ejemplo, la barbarie desplegada por Vidal y su círculo gremial en la balacera en Caleta Olivia, donde resultó muerto un obrero de la UOCRA.

La asociación del Secretario General de Petroleros Privados con el gobierno de Alicia Kirchner es innegable e indisimulable. Internamente, algunos sectores gremiales que se le oponen, aseguran que Vidal apoyaría con fondos a los candidatos del FPV y algunos no descartan que el propio dirigente pueda acceder como candidato político en algún momento de su carrera hacia el poder provincial. Sin embargo, lo que está probado hoy es la gran colaboración existente entre los dos sectores, al punto de llevar al sindicato a estar plenamente identificado con el sector oficialista del Frente para la Victoria, hecho absolutamente resistido por las dos listas internas que se le oponen para las elecciones de septiembre de este año, especialmente la Blanca y Negra de Marcelo Salguero cuyo Secretario Gremial, Fernando de Souza, en una entrevista reciente realizada por OPI reconoció que Vidal ha puesto al sindicato en una situación de vulnerabilidad al “pararse” en la vereda política y correr detrás de los problemas, en vez de ponerse al frente de los mismos y defender el salario de los trabajadores. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos