martes, enero 19, 2021
16 C
Río Gallegos

Desde el ICEP usan la fuerza de los padres


13:30 En un contexto educativo frágil, conflictivo y caótico en Santa Cruz, el Consejo Provincial de Educación le cortó los subsidios al Instituto de Enseñanza Patagónica ICEP “Los Hijos del Altísimo”, un colegio privado de enseñanza religiosa, liderado por el pastor Hernán Cortés, que en el último año, debido al largo conflicto docente y la falta de clases en las escuelas públicas, acaparó una gran parte del alumnado en la ciudad de Río Gallegos y el cual se nutre económicamente con dineros que provienen de la matrícula que pagan los padres más el subsidio del Estado provincial.

Debido a irregularidades, incumplimientos y falta de acatamiento a las normas establecidas por el CPE en materia de escuelas privadas, entre ello la apertura de aulas de manera indiscriminada, sin autorización y en condiciones precarias, el gobierno provincial le cortó un subsidio de 3 millones de pesos y en virtud de esto, estalló el conflicto.

Tras un comunicado de repudio a la acción del gobierno, el pastor Cortés cargó fuertemente contra el gobierno de la provincia y lo acusó de discriminar a su colegio, en momentos en que Santa Cruz tiene una gran crisis educativa y “se da el lujo” de menospreciar una institución que reúne gran cantidad de matrícula de aquellos alumnos que no pueden ir a las escuelas públicas por los paros.

Inmediatamente como estrategia, el ICEP cerró sus puertas generando una protesta generalizada de padres y a renglón seguido, el propio Cortés los mandó a llevar sus reclamos a las puertas del Consejo Provincial de Educación, donde esta mañana ejercieron fuerte presión para que se restituyan los subsidios a fin de que vuelvan las clases al ICEP.

Cabe acotar que este colegio tiene un largo historial de conflicto con todos los sectores y especialmente con las instituciones gubernamentales. Ya en el 2008, ante los atraso en el pago de los subsidios, el pastor Cortés enviaba a padres y alumnos a la puerta de la casa de gobierno para exigirle al entonces gobernador Daniel Peralta, el pago en tiempo y forma del aporte estatal.

También en 2015 y 2016 mantuvo enfrentamientos con los docentes que trabajaban allí, con padres de alumnos y fueron denunciados en varias oportunidades por distintas causas, entre ella inseguridad en el edificio y autoritarismo. Asimismo ADOSAC en su momento planteó un fuerte reclamo al gobierno por cuanto en el ICEP no podían entrar las autoridades del CPE, organismo de contralor de las actividades educativas públicas y privadas en la provincia.

El conflicto continúa y continuará en la medida en que la provincia no abone el subsidio, dijo Cortés, quien reprochó a la presidenta del CPE, de pagarle a los demás colegios privados de la ciudad, aún cuando la matrícula de esos colegios es muy superior a la del ICEP. La respuesta de Cecilia Velázques fue que el corte del beneficio no responde a un caso puntual, sino a un reordenamiento interno y de organización del CPE, también en la parte presupuestaria y constituye una acción legítima que toma el Consejo ante el incumplimiento reiterado de las normas a pesar de las intimaciones que fueron desoídas por los propietarios del colegio. Asimismo, remarcó que cuando dichas anormalidades sean subsanadas, se volverá a reintegrar el pago tal como prevé la ley y los convenios existentes. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos