miércoles, octubre 28, 2020
10.6 C
Río Gallegos

El segundo gran motivo por el cual las Represas sobre le río Santa Cruz no pueden comenzar


18:30 – Contra el mensaje “esperanzador” que desde el kirchnerismo primero y desde el macrismo ahora, vienen enviando a la opinión pública para edulcorar los oídos de las votantes en cada campaña política, sobre el “inminente arranque” de la construcción de las represas sobre el río Santa Cruz, obra que se encuentra trabada por decisión judicial y como le remarcara el Dr Daniel Sabsay a OPI hay un pedido de per saltum a la Corte Suprema de Justicia cuya aceptación se considera prácticamente un hecho por parte del máximo Tribunal; al controvertido Estudio de Impacto Ambiental mal hecho, incompleto o con errores insalvables, sobre los desastres que van a ocasionar los diques, la cota del lago, en los glaciares y en las tierras inundables, se suma un problema más: el tendido para el transporte de la energía.

De acuerdo a la información que esta Agencia ha podido recabar, remitiéndonos para su confirmación a fuentes especializadas en materia de transporte de energía, cuestiones técnicas, logísticas y de impactos ambientales, las obras de Cóndor Cliff-La Barrancosa, no tiene previsto el Estudio de Impacto Ambiental que corresponde al transporte de esta energía, las capacidades físicas de esos medios de conducción para acarrear el flujo eléctrico a su destino final y las consecuencias que puede acarrear a los propietarios de los campos por donde pase el trazado de la línea eléctrica, el cual hasta el momento es desconocido.

Es necesario que podamos resumir la idea en los siguientes conceptos: como primera medida Electroingeniería y la UTE que conforman con los chinos, no han realizado el Estudio de Impacto Ambiental del tendido para el transporte de la energía.

Este indispensable estudio no existe, por lo tanto, independientemente de lo que pueda pasar con los Amparos actuales, la obra no podría empezar porque está incompleta. De hecho, una planta generadora de electricidad de esta magnitud sin los medios físicos de transporte de la energía que produce, no tiene sentido. Esto equivale a pensar entonces, en la posibilidad de que esta infraestructura esté pensada como “segundo tramo” del proyecto y probablemente (todo es hipotético porque la hermeticidad alrededor del tema es total) pretendan que destrabando el EIA que sufre el Amparo, se consideren con las manos libres para el resto de la obra que todavía no está planificada, al menos públicamente.

Una cuestión eléctrica

Para ilustrarnos sobre la parte técnica, recurrimos al Ingeniero Eduardo Delía, un conservacionista, impulsor de las energía limpias y luchador fundamental del medio ambiente, especialmente en obras que han transgredido todo tipo de control y adecuación ambiental como la usina de Río Turbio y también las represas sobre el río Santa Cruz, quien fue claro al expresar “para que se entienda, desde las represas se va a producir muchísima cantidad de energía que por una razón eléctrica, de logística, económica y de transporte, se transformará esa corriente alterna que producirá el complejo (unos 1.300 MW) en corriente continua, lo cual permite (técnica y eléctricamente) transportar mayor cantidad de potencia a mayores distancias y acá tiene que recorrer unos 2.000 kms hasta Buenos Aires”, señaló el profesional que agregó “Esta modalidad es relativamente nueva, en América solo Brasil y EEUU utilizan corriente continua para enviar energía en grandes cantidades a grandes distancias y en europa es más difundido, siendo Rusia uno de los principales impulsores de esta tecnología que es muy cara y ambientalmente muy nociva, por eso la importancia de la realización de un EIA adecuado, muy prolijo y apoyado en investigaciones científicas y probadas en el mundo”.

No se hagan los rulos

Ahora bien – continuó explicando Delía – esto la población no lo sabe pero debemos decírselo: al transportarse por corriente continua, se hace “punto a punto”, es decir, se genera alterna, sale de las represas transformada en continua, va en esa calidad por todo el trayecto y en el destino final (Buenos Aires en este caso) baja a una planta transformadora que la vuelve a transformar en alterna y la distribuye en las redes del país, pero hay un problema: en todo el trayecto, ningún usuario puede bajar la corriente continua, es decir, ni Santa Cruz ni Chubut podrán obtener energía del tendido que salga de las represas”.

Aquí aparece la primera novedad que nadie le ha contado a la opinión pública, incluyendo ( y especialmente) el kirchnerismo y Cambiemos.

Ni Santa Cruz ni Chubut, provincias que atravesará el tendido eléctrico, podrán abastecerse de energía de manera autónoma para afectar a procesos productivos o industriales como se insiste desde el discurso y esto es así porque la infraestructura para bajar corriente continua de un tendido de este tipo, demanda la construcción de una planta transformadora a costos increíbles, lo cual lo hace económicamente inviable para cualquiera de las provincias. Por lo tanto, las represas funcionarán como aportantes a la demanda de energía nacional, pero no implicará un desarrollo regional directo, como se anuncia tanto desde el gobierno provincial y nacional, porque de ninguna manera se puede “bajar” energía del caudal que transportará el tendido eléctrico a los largo de esos 2.000 kms que se extenderá. Esa energía va directamente a Buenos Aires.

Parafraseando a la ex presidenta Cristian Fernández, en su tiempo gran vendedora del proyecto de las represas (luego continuado por Macri) como la panacea del desarrollo regional: “no se hagan los rulos”, las represas serán pura y exclusivamente aportantes de energía para el conglomerado de CABA y provincia de Buenos Aires y eventualmente inyectará un sobrante de energía en el interconectado nacional. Como si esto fuera poco, otra bomba de humo se genera alrededor de la supuesta “mano de obra” que darán Cóndor Cliff-La Barrancosa. En realidad, como lo venimos diciendo desde hace años, la “mano de obra” es la referida a la aplicada durante los 4 o 5 años que dure la construcción civil, luego, ya no habrá lugar ni ocupación para el trabajador común, será todo especializado, técnicos calificados, ingenieros y profesionales con especialidad, que en un número no mayor a una decena serán de planta estable, más el personal de servicio y mantenimiento, pero en números muy reducidos. El sistema es totalmente automatizado, tiene controles satelitales y no necesita ni concentrará la “mano de obra” que se intenta dibujar en los discursos previos.

Impacto y riesgos

Los especialistas en materia medioambiental que consultamos, dan cuenta que todo tipo de tendido eléctrico impone serias restricciones para la ganadería, la agricultura y por sobre todo para las poblaciones que están cerca de los cables; los perjuicios stán absolutamente comprobados y las prevenciones que se deben tomar deben ser muy estrictas.

En este caso hay dos puntos fundamentales a resaltar: se desconoce cuál será el trayecto previsto, por dónde irá el trazado y por supuesto no se han pedido las autorizaciones correspondientes a los superficiarios, ni se les ha comunicado los perjuicios que ocasionaría el tendido, como así tampoco las obligaciones a las que deben atarse cada dueños de las tierras, cuando las torres y el tendido atraviesen sus campos. En estos casos hay condiciones para preservar amplias áreas alrededor del tendido donde no se puede sembrar, tener vegetación alta, debe estar dotado de contraincendios, en general porciones de tierras sin vegetación y en algunos casos arados, cualquier arbusto o planta debe estar lo suficientemente lejos para en caso de un siniestro (caída de una torre por acción del viento o sabotaje), la misma no produzca el incendio del entorno forestal y claro está, la prohibición de asentamientos humanos en proximidad de la línea, por las graves consecuencias que acarrea para la salud.

Por lo expresado en este informe, digamos que la construcción de las represas Cóndor Cliff-La Barrancosa, no tiene un futuro muy alentador, a menos, claro, que promuevan todo tipo de ilicitudes, nieguen las formas, adulteren los estudios ambientales y deban forzar las situaciones que derivan en impedimentos muy grandes, especialmente porque no se toma con seriedad la cuestión ambiental ni tampoco con responsabilidad el derecho de opinar de los propietarios de los campos.

Hasta el momento, el complejo hidroeléctrico Cóndor Cliff-La Barrancosa, carece de un proyecto de transporte de energía, homologado, autorizado e informado oficialmente, con el Estudio de Impacto Ambiental perfectamente conformado de acuerdo a la ley. De esta manera, aseguraron todas las fuentes consultadas, no hay posibilidad de darle vía libre al proyecto. De no ser así, seguramente otros Amparos y denuncias caerán sobre las obras, ya sea de organizaciones medio ambientales o de particulares afectados. (Agencia OPI Santa Cruz)

Más Artículos

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -