Inicio Columna El “Patriota de la Patria” que hizo desaparecer un Fondo Patriótico de...

El “Patriota de la Patria” que hizo desaparecer un Fondo Patriótico de 26 mil millones, por el que está preso

140
0
Compartir
El “Patriota de la Patria” que hizo desaparecer un Fondo Patriótico de 26 mil millones, por el que está preso

15:10 (Por Rubén Lasagno) – El kirchnerismo vive la salida del poder en el 2015 como su propio holocausto; es gente que “no estaba preparada” para morir (políticamente) tan joven. Tal vez, sea por eso, que su ánima deambula por ahí en busca de un refugio que reverdezca el mito, pero no encuentra ni los fundamentos, ni la gente suficientemente idiota, que se crea el cuento.

Pero todo mito hay que alimentarlo para sostenerlo y en algunos casos darle entidad de deidad a los personajes que surgen de ese relato, ya sea, para fortalecer la permanencia del mito como tal, o, como en el caso que nos importa, encubrir a personajes de decrépita moral, con un halo presuntuoso de una mística rara y rebuscada, que al final resulta siendo una patética máscara autoprotectiva utilizada por los personajes nefastos de la década perdida, para aparecer a los ojos del distraído, como presos políticos, cuando en realidad son políticos corruptos presos.

En ese tren de alimentar el mito y encubrir delitos, la Cámpora organizó una cena en el Hotel Bauen, al módico precio de $3.000 la tarjeta (los tiempos del glamour se terminaron), donde el mundo kirchnerista se autoinfligió una dosis de misticismo forzado para imaginar en un busto cobreado de bronce bruñido la esfigie del ausente con aviso, Julio De Vido, a quien declararon en la oportunidad “Patriota de la Patria”, una declinación gramatical que puede sonar redundante pero aplicado al personaje de quien se trata, resulta una verdadera y patética burla.

La honorable mención fue recibida por quien en vida del kirchnerismo fuera su esposa, Alessandra Minnicelli hermana del “mono” contrabandista y otras yerbas, mujer acodada a la esposa del energumenemérito ex Secretario de Comercio Guillermo Moreno, quienes asociadas eran dinamita en la televisión por cable, produciendo bodrios insalvables regados por los fondos millonarios que manejaba su marido y ella, como funcionaria, debía controlar.

Patriota de la Lealtad al Pueblo, a Perón y a Néstor y Cristina. Patriota de la infraestructura, los servicios, el ARSAT, la fibra óptica, el satélite, los nodos y polos audiovisuales, la TDA, etc“, alude como una burla la descripción por los supuestos méritos que rodean al prócer, efectuada para sostener la convicción de que el preso de Cambiemos, como lo llaman los buscadores de excusas, se merece más que un mustio monoambiente en Marcos Paz y si no es el bronce, al menos un lugar en la memoria K, padeciente de Alzheimer desde el 2015, donde su gran esperanza de perpetuarse y la brusca caída del imperio, le creó una colisión de emociones que hoy deben canalizarla por cualquier método; ya sea mediante la catarsis discursiva ante los venerables micrófonos desfinanciados de C5N, pidiendo en Plaza de Mayo por la partida del helicóptero o venerando a los “Patriotas” como Don Julio y otros más que seguramente aparecerán.

Sin embargo, La Cámpora, no sabemos si fue por ahorrar palabras o acortar la métrica del título, obvió asignarle a Julio de Vido la lealtad que ha tenido con YCRT, los trenes de Once, la UTN, la usina termoeléctrica, la energía heredada, los buques gasíferos pagados y desaparecidos, los planes y subsidios, las casas de Bonafini, Salas y Shocklender, las represas sobre el río Santa Cruz, Odebrecht, toda la obra pública del país y podríamos hacer una lista interminable de temas a los cuales se les podría dedicar la memoria de esta especie de “Bob el Constructor”, que todo lo podía, todo lo manejaba y todo lo pagaba, especialmente si de esas “inversiones” volvía el canuto o se abultaba convenientemente la billetera de la dama y el señor.

Estamos peleando por la libertad de Julio, porque no está viviendo una condena. Está ilegítima e irregularmente detenido. Nadie puede estar detenido en este país sin siquiera haber sido indagado“, expresó Minnicelli al subir al escenario, mientras abajo, sus hijos también investigados por la herencia en vida distribuida por su padre, no entienden cómo el país, en vez de estar levantando un monumento a su progenitor está empeñado en dejarlo a la sombra y sin chances de volver con el mito intacto y hasta “potenciado”, como lo hizo Carlos Zanini.

El “Patriota de la Patria”, hizo desaparecer 26 mil millones de dólares en lo que ello quizás entiendan fue “un Fondo Patriótico”, casi el mismo monto que hoy Mauricio Macri le pide al FMI para achicar el déficit. Tal vez, el verdadero monumento, se debería hacer a los billetes verdes que se robaron en bolsos y valijas, que fueron parte de nuestro dinero y si quieren contribuir a la memoria, para que en Argentina no vuelva a suceder lo mismo, construyamos cárceles en las cuales poner sus caras y recordar a estos “patriotas” que esperamos desaparezcan con la historia y no vuelvan a reinventarse, ya que “La Patria”, no los necesita. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here