Inicio Nacionales El PJ se unió en el Senado y sancionó la ley que...

El PJ se unió en el Senado y sancionó la ley que limita las tarifas

76
0
Compartir


11:00 En el debate del Senado, el oficialismo calificó de “demagógico” el proyecto opositor que retrotrae los aumentos; Pichetto advirtió que era un “mensaje político” dirigido a la Casa Rosada

Por: Gustavo Ybarra
La oposición peronista le asestó esta madrugada un duro golpe al Gobierno y sancionó en el Senado el proyecto que retrotrae a noviembre del año pasado y limita a la variación de los salarios las tarifas de los servicios públicos , ley que Mauricio Macri ya anunció que vetará.

La iniciativa fue aprobada en la Cámara alta por 37 votos a favor y 30 en contra al término de doce horas de un arduo y extenuante debate y gracias al voto del Bloque Justicialista que conduce Miguel Pichetto (Río Negro) y el kirchnerismo.

A ellos, se sumaron dos de los senadores que responden al gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora , el interbloque compuesto por Fernando Solanas (Proyecto Sur-Capital) y Magdalena Odarda (RIO-Río Negro), la peronista puntana María Eugenia Catalfamo y el sindicalista Guillermo Pereyra (MPN-Neuquén).

De manera sorpresiva, el líder del PJ de San Luis, Adolfo Rodríguez Saá , se ausentó al momento de la votación. Luego de participar del quórum que habilitó el debate del proyecto, el puntano abandonó el recinto para no volver más, lo cual aventó toda serie de versiones y sospechas sobre los motivos de su conducta.

Como consecuencia de la fuerte presión del Poder Ejecutivo sobre varios gobernadores, tampoco estuvieron presentes Blanca Porcel, tercer representante de Santiago del Estero que también responde a Zamora, y la peronista sanjuanina Cristina López Valverde, con terminal en el mandatario peronista Sergio Uñac.

El tenor del debate dejó al desnudo la creciente tensión entre el oficialismo y la oposición como consecuencia de la crisis económica y dejan abierto un serio interrogante sobre la relación del Poder Ejecutivo con el sector peronista que responde a los gobernadores, cuyo respaldo a la gobernabilidad en el Senado ha sido clave en los últimos dos años y medio.

Así, tras trazar un cuadro apocalíptico de las consecuencias del programa económico, Cristina Kirchner (FPV-Buenos Aires) le recomendó al Gobierno replantearse su política en materia de servicios públicos y rechazó las acusaciones del oficialismo sobre la supuesta irracionalidad de la propuesta opositora.

“Lo que se está proponiendo es que las tarifas se retrotraigan a diciembre y se aplique la variación salarial; no me parece tan irresponsable. Creo que en materia de armonía social sería aconsejable que lo tomaran en cuenta”, aconsejó la expresidenta.

El discurso de la expresidenta actuó como un revulsivo no sólo en el oficialismo. Pichetto se encargó de replicar con varios dardos envenenados el irónico mote de “oposición racional” que le lanzó Cristina Kirchner. “Es necesario discutir ideas y dejar de hacer referencias personales y asumir la historia con una cuota de responsabilidad”, le devolvió gentilezas el rionegrino.

Ya en dirección al oficialismo, el líder de la principal bancada opositora acusó al Poder Ejecutivo de haber perdido “alegremente 10.000 millones de dólares por mala praxis financiera” y se quejó porque “todas las variables que votamos en el presupuesto se modificaron sustancialmente: hubo una devaluación del 20%, el dólar se fue a 26, la paritaria ya no es sostenible y la pauta de inflación va a estar en un piso de 30%”.

Pichetto también le enrostró al oficialismo haber despreciado la posibilidad de encontrar una salida negociada a la crisis de las tarifas.

“Le planteamos una espera, a ver si podía llegar una propuesta razonable; pero esos días pasaron inútilmente, nunca llegó ninguna propuesta”, se quejó el rionegrino, quien metió baza en la interna oficialista al cuestionar el desplazamiento de la toma de decisiones políticas de los dirigentes con buen diálogo con la oposición, entre los que reivindicó al ministro del Interior, Rogelio Frigerio , y al presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó .

Tras advertir que la sociedad se encuentra “en el límite de la tolerancia social en términos del aumento de tarifas”, Pichetto le recomendó al Gobierno desdramatizar la puja por los servicios públicos. “Nosotros no estamos discutiendo el poder, lo vamos a discutir en un año, que se queden tranquilos”, sentenció.

Atacado desde dos flancos, el jefe de la bancada oficialista, Luis Naidenoff (UCR-Formosa), criticó la lógica de la propuesta opositora de “enviar una señal al Gobierno” impulsando una iniciativa destinada al veto presidencial.

“Hay un punto de inflexión donde se demuestra la responsabilidad: en las difíciles, no en las buenas”, afirmó Naidenoff, quien aseguró que la sociedad no mira al Gobierno sino que mira a la oposición. “De algunos no espero nada, porque tiene la lógica de los sectores ultras de cuanto mejor peor”, agregó, en alusión al krchnerismo, pero también le envió un mensaje al peronismo que conduce Pichetto al que llamó a reflexionar porque “los momentos son difíciles porque no nos dejaron una bomba, nos dejaron un campo minado”, alertó.

“Alguien tiene que hacerse cargo de hablar con sinceridad y hacerse cargo de los que pasa en la Argentina y no mirar todo en términos electorales”, concluyó el líder de la bancada oficialista. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here