Los bancos compraron otros $45.000 millones del bono que usan para el encaje, que el miércoles les sube otros 2 puntos

0
1202


09:00 El Gobierno dio el primer paso del tramo final de la estrategia con la que apunta a dar por cerrada la corrida: vendió, básicamente a los bancos, otros $44.955 millones del BOTE 2020, un bono en pesos a vencer en dos años y del que ya había colocado otros $55.753 millones a mediados de junio.

Por: Javier Blanco
Esta vez lo hizo a un precio de $1019,50 por cada $1000 nominales, lo que supone rendimiento del 26% anual y tras recibir ofertas por $44.965 millones, con lo que dio vía libre al 99,85% de los pedidos de compra que recibió. Dado ese precio, que reportó en el comunicado el Ministerio de Hacienda, la compra fue por un total de $45.830 millones.

La emisión original del BOTE 2020 se había hecho hace un mes cuando el Banco Central (BCRA) definió que una marcada y progresiva suba en los encajes iba a ser la pieza central del torniquete monetario con que buscaría restarle demanda al dólar al dejar menos pesos ociosos en el mercado.

Adivinar la clientela que tuvo el título no fue complicado: en el mismo momento en que programó el aumento de 5 puntos en el encaje (el porcentaje de fondos captados de terceros que los bancos deben mantener inmovilizados por cuestiones prudenciales), el BCRA resolvió compensarlos permitiendo que esa exigencia “extra”, que rondaba los $100.000 millones en total, puedan realizarla con un bono del Tesoro.

De esta manera, el aumento en el encaje originalmente diseñado, del 20 al 25% (3 puntos hace un mes, 2 más desde mañana), no tuvo costo para el sistema (el encaje tradicional es a tasa del 0%) ya que la integración “extra” pueden hacerla con el bono que paga un interés 26% anual, lo que explica por sí solo el interés que la oferta del título generó entre los bancos.

Aquel fin de semana

El acuerdo sellado con la banca aquel fin de semana caliente de medidos de junio deja a la vista el cambio en la política monetaria que luego sinceró el BCRA, al sumar al control de los agregados a la tasa y como un nuevo instrumento.

Después de todo, los bancos están suscribiendo el BOTE 2020 con fondos invertidos en Lebac, lo que apunta a desarmar esa gigantesca montaña de pesos que, tras la licitación de hoy, volverá a quedar por debajo del billón de pesos por primera vez en el año.

El Ministerio de Hacienda, por su parte, deberá usar buena porción de los fondos captados para seguir recomprándole al BCRA las Letras Intransferibles que le diera como parte de pago del préstamo que tomó de las reservas en la gestión kirchnerista para hacer pagos de la deuda. Eso completaría el retiro en pos de la contracción monetaria prevista en el acuerdo con el FMI.

Por lo pronto el movimiento de los fondos está calzado. El bono que compraron ayer los bancos lo tienen que pagar mañana, es decir, el día en que el BCRA liquidará las Lebac y que ya podrán usarlo para integrar la nueva suba de 2 puntos en el encaje de los depósitos en pesos, que llegará al 28% de esa manera. En ese momento, y con la quita de circulación de algo más de $160.000 millones en un mes (10% de la base monetaria), quedará completado el torniquete.

En paralelo sigue el desarme de las Lebac que se ofrecerán renovar hoy a plazos de hasta 4 meses nada más (eliminaron el 5° plazo). Por eso, según estimaciones del Ministerio de Hacienda y el BCRA, de los $525.000 millones por vencer el miércoles se espera que se renueven mañana unos $385.000 millones, pero buena parte de los $140.000 millones que en apariencia quedan liberados ya tienen destino prefijado. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí