Inicio Nacionales Angelo Calcaterra: “Baratta me llamaba y me decía ‘tenés que poner plata...

Angelo Calcaterra: “Baratta me llamaba y me decía ‘tenés que poner plata para la campaña'”

326
2
Compartir


09:40 El primo hermano de Macri reconoció el pago de sumas en dólares a ex funcionarios K. Dijo que eran aportes electorales. Admite que se equivocó. Lo habló con el Presidente.

Por: Silvia Naishtat
Cuenta Angelo Calcaterra que decidió presentarse ante la Justicia y asumir “toda la responsabilidad” cuando encarcelaron a su ex mano derecha en la constructora Iecsa, Javier Sánchez Caballero. Ese ejecutivo apareció mencionado en los cuadernos de la coima y Calcaterra aseguró ante el juez Bonadio y el fiscal Stornelli que Sánchez Caballero entregaba dinero a los hombres de Julio de Vido “por orden suya”. Calcaterra quedó imputado en la causa y el ejecutivo fue liberado. En un piso de vista envidiable en Palermo Chico con cuadros del grupo Mondongo y de Duilio Pierri que interrumpen el blanco minimalista, el primo hermano presidencial recibió ayer a Clarín.

¿Le comentó al Presidente su decisión de presentarse a la Justicia?

-Me parecía muy injusta la situación de Javier (Sánchez Caballero). Es un tipo de primera, un intachable. El sábado hablé con el Presidente y le conté. El me preguntó por qué lo hacía si yo no figuraba en los cuadernos. Le dije que era mi responsabilidad. Tambien hablé con mis hijos y pedí consejo a mi madre. Todos me apoyaron.

Usted reconoce entonces que entregaba dinero a la gente de De Vido. ¿Quiénes le pedían ese dinero?

– Roberto Baratta me llamaba directamente a mí y me decía: “tenés que poner la plata para la campaña”. Por eso estamos en los cuadernos en el año 2013 y 2015, los años de campaña.

¿Por qué accedía?

-Decidimos poner el dinero para que aflojaran con la presión. No tenía margen para negarme. En 2013 estaba en la oficina tomando rivotril, transpirando para ver cómo pagaba los sueldos con 5.000 personas a cargo y bancos que no nos prestaban. Iecsa era todo mi capital y estaba en una situación desesperante. No soy de los que cierran la empresa, la mandan a la quiebra y se van a Bahamas. Todo era ver cómo seguir para adelante. Iecsa era una empresa de 50 años, había ingenieros con 40 años en la firma, capataces italianos de la época de Franco Macri. Trabajamos en Chile, Uruguay, Brasil, Colombia, Santo Domingo y Paraguay.

Pero mucho antes, en 2007, también aportó para la campaña de Cristina…

-En ese momento aporté en blanco porque me lo pidieron. No era Cristinista.

¿Quién se lo pidió?

-No me acuerdo. Se hizo un aporte de 300.000 pesos que era el máximo que se podía aportar.

¿Cuándo arrancaron las presiones?

-La relación tirante con ellos empieza en realidad cuando a Franco (Macri) le sacan el Correo y lo empiezan a volver loco. Lo persiguen a Franco y casi lo ponen preso. El grupo tuvo que restructurar todo y vender empresas como Pago Fácil, Autopistas del Sol. Franco había invertido 300 millones de dólares y le sacaron el Correo de un plumazo.

Es curioso, pero Franco Macri elogió en numerosas oportunidades a Cristina…

-Trató de acercarse como empresario y nunca lo recibieron. Les mandaba cartas. Franco estaba siempre al límite.

¿Fue en ese momento en que decide venderle la constructora a Usted?

– Si, en 2007 Franco decide liquidar todo porque no daba más. En ese momento le dije que quería comprarle la constructora. Lo hice junto con la constructora italiana Ghella y se la pagué algo de contado y durante siete años.

Cuando Baratta le pide plata para la campaña en 2013 y 2015, ¿era plata negra? ¿Cómo lo justificaba en los balances de la empresa?

-Ponía dinero de mis retiros, dividendos, plata de un campo que había vendido. Siempre cash.

¿Cuánta plata era?

-No recuerdo con precisión. No son ni por asomo los montos que figuran en los cuadernos. Pero alrededor de US$ 200.000 como máximo en 2013 y otro tanto en 2015.

¿Usted la entregaba?

-No. Nunca tuve contacto con los que pasaban a buscarla que como figura en los cuadernos era en el estacionamiento del Hilton, debajo de nuestras oficinas. Javier (Sánchez Caballero) entregaba el dinero por orden mía. No se quiénes iban ni cuántos eran.

¿Firmaban algún recibo?

-No.

¿Cuál era su certeza de que la plata llegaba a destino?

-Ninguna.

¿Por qué aparecen tantas veces en los cuadernos?

-Porque no podía entregar la plata de una sola vez. Iba por parte, en dos o tres semanas la completaba. No tenía ni tengo cuentas afuera, ni plata afuera. Ahora que vendí la empresa tengo plata propia y la tengo acá en la Argentina, nunca tuve una off shore.

¿Por qué participó de la licitación del tren bala? ¿Ricardo Jaime lo presionó?

-Participamos en un consorcio con el grupo francés Alstom que nos convocó como constructores. No nos pidieron nada.

¿Tenía trato con De Vido? ¿La conoció a Cristina?

-Nunca estuve con ella. No teníamos una buena relación con el gobierno anterior y no había ningún vínculo directo. Nosotros trabajábamos y ellos eran nuestro comitente. La Cámara de la Construcción tenía muchas reuniones a nivel del ministro y la Casa Rosada pero yo estaba excluido. El día que Mauricio ganó en 2015 la presidencia, empecé a ser el blanco de un montón de denuncias por parte de los kirchneristas. Eran denuncias por cualquier cosa.

Esos aportes para la campaña, ¿lo ayudaron para conseguir obras como el soterramiento del Sarmiento?

-Para nada. Lo del soterramiento fue una competencia muy dura y ganamos la licitación en 2007 un consorcio en el que participamos 30% Iecsa, 30% Odebrecht, 30% Ghella que es experta en túneles y 30% la española Comsa, experta en ferrocarriles. Financiaba Credit Suisse y se adjudica. Pero al poco tiempo, Kirchner saca el decreto 2227 que cambia el financiamiento y luego José López ( el mismo de los bolsos y hoy preso) nos dice que Odebrecht va a crecer al 50% en el consorcio y todos tenemos que quedar como socios pasivos en menor proporción. El financiamiento fue del BNDS de Brasil y aparecen una serie de sociedades con transferencia de fondos que están en la causa. La obra nunca arrancó durante el gobierno anterior. En diez años nunca se hizo nada.

¿Por qué vendió la empresa en 2017?

-Porque no iba a poder trabajar con Mauricio presidente. El fue el primero que me dijo que no vendiera, que todo iba a ser transparente pero le dije que no iba a poder trabajar.Estuve a punto de venderla a unos chinos que no cerraban la operación y apareció Marcelo Mindlin. No puedo decir lo que pagó pero Mindlin sabe comprar bien y pagó muchísimo menos de lo que valía. (Clarín)

2 Comentarios

  1. CALCATERRA, veamos: Esta acusado de pagar coimas por U$S 8 millones. Debe pagar el 35% de esa suma en concepto de impuesto “a salidas no documentadas”. Ademas, si esos U$S 8 millones no estuvieran contabilizados “evadió” IVA y ganancias”.
    Evasión agravada en concurso real. Esta LIBRE…!
    PONIENDO..!

  2. Están apareciendo los rostros de los que ayudados por políticos inescrupulosos, destruyeron y están destruyendo el resto de lo poco que nos queda de Nación soberana. Parece que Calcaterra es uno de ellos, pero con seguridad hay muchos otros. Es necesario descubrirlos ante la sociedad y que los delitos por ellos cometidos si los hay, lo paguen con su patrimonio. Con algunos empresarios y algunos políticos que estuvieron antes, y otros que están ahora, si la justicia no los depura, no será posible avanzar y crecer. Ese es mi criterio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here