Inicio Destacadas 1 Por no tener $ 7.000 para mover un camión, ayer la Policía...

Por no tener $ 7.000 para mover un camión, ayer la Policía Federal no retiró millonarias pruebas del domicilio de CFK en El Calafate

1408
2
Compartir
Por no tener $ 7.000 para mover un camión, ayer la Policía Federal no retiró millonarias pruebas del domicilio de CFK en El Calafate – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

12:30 – (Por Rubén Lasagno) – Cuando aludimos metafóricamente a la “Argentina atada con alambre” lo hacemos en el marco de esta realidad que nos toca transitar a los argentinos a diario, donde sobre cada cosa se improvisa, nada se planifica, nada se prevé y a la hora de resolver, aún sobre grandes problemas, dejamos todo librado al azar, a las contingencias del momento o esperamos que un tercero lo solucione y si es posible con pases mágicos que nos ayuden a lograr nuestros objetivos con el menor esfuerzo de nuestra parte.

Los que cubrimos los allanamiento a las propiedades de la ex presidenta este fin de semana, reconocimos en los actos de la gente que oficialmente participó de las actuaciones, a esa argentina atada con alambre. Y da bronca, enciende pasiones, nos enerva y no deja de hacernos reflexionar lo lejos que estamos de constituir una sociedad seria, con instituciones fuertes y un objetivo claro, de a dónde, cómo y de qué manera llegar, primero como sociedad, a partir de una idea de conjunto y luego con sus instituciones particularmente mejoradas y sobre elevadas de la chatura, ordinariez y bajísima calidad a la que las han sumido quienes pasaron por ellas o quienes aún en funciones hoy, no los desvelan los cambios serios, profundos y definitivos que se necesitan hacer.

De acuerdo a fuentes reservadas de OPI, pudimos establecer que los efectivos de la Policía Federal participantes en los allanamientos en Santa Cruz, en las propiedades de Río Gallegos y El Calafate y especialmente en ésta última donde el procedimiento demandó tres días y 37 horas de frenético trabajo con escasísimos medios, puesto que no contaban con tasadores, peritos, ni fondos para manejarse en la coyuntura, no cobraron viáticos. Es decir, estaban allí sin percibir ningún suplemento especial por el delicado trabajo que estaban llevando adelante.

Pero lo aún más insólito es que, debido a la falta de $ 7.000,00 para colocarle combustible a un camión de Gendarmería, la Policía Federal no pudo cargar más elementos, bienes, valores y cuadros de altísimo valor económico y trasladarlos de El Calafate a Río Gallegos para su posterior tasación y/o establecimiento de su o rigen (lícito o no) y autenticidad.

La Policía Federal había convenido previamente con Gendarmería la utilización de un vehículo con mayor capacidad de carga, a los fines de transportar todo aquel material pasible de ser secuestrado en el allanamiento, para luego ponerlo bajo investigación, tanto en valor como en procedencia. Cuando se solicitó la unidad, desde Gendarmería le aclararon que no tenían plata para mover el camión y la Policía Federal, tampoco contaba con los $ 7.000,00 necesario para el combustible, por lo tanto el camión nunca llegó y terminaron cargando los valores (que cabían) en dos camionetas de la fuerza federal.

Otro aspecto que no tuvo explicación es la ausencia de personal especializado en el mismo lugar del allanamiento (tasadores, técnicos en arte, joyas, antigüedades y piezas históricas) para que allí mismo pudieran establecer per se, un valor aproximado de lo que se estaba inspeccionado.

Por fuentes confiable de esta Agencia, pudimos saber que durante el allanamiento en la casa de El Calafate, con los cuadros encontrados por ejemplo, donde cada uno tenía su certificado de autenticidad, uno de los efectivos googleaba las características, buscaba en la web antecedentes de la obra o del objeto valioso y por comparación (o aproximación) obtenían un valor estimativo, solo a los fines de cerrar el operativo y dejando para una acción posterior de peritos y tasadores, el trabajo de certificar la procedencia y valor más exacto de cada uno de los valiosos elementos secuestrados.

De esta manera trabajaron y trabajan los encargados de buscar pruebas para la mega causa más importante que tiene el país en materia de delito de corrupción, acopio de dinero, lavado, tráfico y desfalco al Estado, considerándose a grandes rasgos que superaría los 100 mil millones de dólares el robo sistematizado al cual fue sometido el país en los 12 años del gobierno K.

La falta de viático a la policía, la asistencia en el lugar de tasadores y peritos y la falta de disponibilidad de solo 7 mil pesos para mover un camión, impidieron darle agilidad, mayor seriedad, vigor y racionalidad a un procedimiento inédito, histórico, donde se ventila una causa bisagra en la historia de la justicia y la política argentina.

Solo la voluntad, el apasionamiento, la dedicación y el sacrificio del personal de la Policía Federal y actores judiciales, dispuestos a llevar a cabo sus labores aún contra las condiciones mínimas de comodidad y colaboración, hacen posible que no se frustren totalmente medidas claves como éstas, que son fundamentales para desarmar el enorme aparato de corrupción que obró (y aún obra hoy) sobre este bendito país, donde muchos pugnan todavía para que sigan resolviéndo los problemas fundamentales, atando con alambre muchas de las soluciones que demanda la altura de las circunstancias históricas por las que transitamos. (Agencia OPI Santa Cruz)

2 Comentarios

  1. La «justicia» es una vergüenza. De eso no hay ninguna duda y los ciudadanos lo tienen muy claro.
    La responsabilidad, en el caso de la «justicia» federal es de la Corte Suprema y del Consejo de la Magistratura que han demostrado una total inoperancia. Todavía no han reemplazado al juez Oyarbide a pesar de haber transcurrido DOS AÑOS Y OCHO MESES.
    Pero tambien la justicia penal adolece de un mal diseño en el funcionamiento. La investigacion está a cargo del juez o del fiscal (que no se mueven de sus despachos). Falta el rol de alguien que haga de «pesquisa» o «sabueso» recorriendo lugares, domicilios, preguntando a vecinos para obtener datos parciales que le permitan averiguar lo ocurrido. Eso no se puede suplir convocando a alguien para que testimonie en el Juzgado porque, en muchos casos, no se conoce el nombre o la direccion de la persona que puede conocerlos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here