Inicio Economía y Finanzas Dujovne busca más apoyo externo para llevar calma a los mercados

Dujovne busca más apoyo externo para llevar calma a los mercados

127
0
Compartir

Nicolas Caputo y el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne ayer en el G20 – Foto: Prensa G20

09:30 Pese al déficit y a la falta de acceso al mercado, el Gobierno ratificó que tiene confianza en cumplir su programa financiero. Sin embargo, hay un reconocimiento oficial: el mercado no comparte esa seguridad, ni siquiera tras el apoyo del FMI . Por eso, ya se abrieron negociaciones para ampliar el apoyo financiero externo y llevar calma a los inversores. Ayer, el ministro Nicolás Dujovne reconoció que el PBI caerá 1% este año.

Por: Francisco Jueguen
En el memorándum de entendimiento firmado con el FMI, el Gobierno había previsto un crecimiento de 0,4% para este año. Pero esa proyección cambió por el impacto de la sequía , la volatilidad cambiaria y, ahora, el impacto del caso de los cuadernos , según dijo Dujovne (además de ministro, coordinador del equipo económico), en una entrevista con agencias de noticias internacionales.

Por otro lado, Dujovne, anunció que suspenderá el programa de recompra de letras intransferibles al Banco Central (BCRA), acordado también en ese memorándum.

“Estamos tranquilos, el mercado no”, resumían ayer en los pasillos del Palacio de Hacienda para describir una volatilidad cambiaria que ya se había desacoplado de los cimbronazos de los países emergentes. “Tenemos que dejar de correr atrás de la pelota y asegurar que tenemos cubiertas las necesidades financieras. Hay que dar certidumbre y despejar las dudas”, agregaron cerca de Dujovne.

¿Una línea de crédito de US$15.000 millones con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y bancos de ese país, ampliación del acuerdo con el FMI o del swap con China, acuerdos con otros organismos multilaterales?, preguntó LA NACION sobre la información que ya circuló. “No podemos hablar de negociaciones on going [en marcha]. Se barajan alternativas”, ratificaron en Hacienda. Pero tanto en el ministerio como en el propio Fondo negaron una posible ampliación del stand by vigente.

“Estamos trabajando para garantizar el programa financiero de 2019”, estimaron, en tanto, inmejorables fuentes del equipo económico que trabaja en el proyecto. “Incluso en el escenario de que no podamos renovar las LETE”, dijeron.

El mes próximo, el presidente Mauricio Macri viajará a la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York. Allí mantendrá una agenda paralela de reuniones con grandes fondos de inversión en la que buscará llevar tranquilidad sobre la situación financiera de la Argentina.

En el Gobierno tienen calma con relación a la deuda y ratificaron que hay plena confianza en cumplir con las obligaciones. En Hacienda esgrimen que si renuevan el 40% de los vencimientos de este año (bonos más préstamos de bancos), el desembolso previsto del FMI es suficiente. En tanto, si se renueva el 100% de los vencimientos, las necesidades estarían cubiertas hasta marzo. No obstante, el promedio de los últimos roll over estuvo en el 45%, admitieron las fuentes oficiales. Para el año próximo, las necesidades -en caso de una renovación total de la deuda que vence- son de US$7500 millones.

“Los spreads de los bonos argentinos exageran absolutamente nuestro nivel de riesgo”, se quejó Dujovne ayer en la entrevista con las agencias. Y recordó además, en tren de dar tranquilidad, que el mes próximo ingresarán otros US$3000 millones del crédito acordado con el FMI. El ministro dijo además que el déficit de cuenta corriente en 2019 se reducirá a un 3% del PBI. El viernes pasado, el fondo Nomura, uno de los más importantes, afirmó en un informe que el castigo sobre la deuda argentina es “exagerado”.

El ministro coordinador señaló que, además, el país pidió al FMI que se removiera del acuerdo el programa para que el Tesoro recomprara trimestralmente US$3125 millones en letras intransferibles en manos del BCRA. Este plan generaba una “fuente de incertidumbre” en el mercado, explicó Dujovne a los periodistas, y agregó: “Esa operación había sido ideada como forma de ir cancelando el stock de Lebac del BCRA. Pero toda vez que el Central avanzó con un programa con fondos propios o con un diseño propio para la cancelación de Lebac, consideramos, junto con el Fondo, que ya no era relevante mantenerlo”. En Hacienda ayer admitían que este pedido aún tenía que ser aprobado por el directorio del FMI.

No fue cualquiera el momento elegido por Dujovne para admitir que el PBI caerá 1% este año. Pese a que eso fue lo que ventiló la semana pasada en una reunión con diputados del interbloque de Cambiemos, el ministro solo admitió un escenario de caída luego de que lo dijera públicamente en una conferencia en Cartagena el director del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, parte del equipo de monitoreo del Fondo que todavía se mueve por el país.

“Por supuesto que el crecimiento ha sido menor del que esperábamos. El impacto directo de la sequía ha sido de 1,3 puntos del PBI, pero si uno mira los impactos indirectos sobre maquinaria agrícola, transporte, comercio, la sequía se ha llevado 2 puntos de nuestro crecimiento de este año”, dijo Dujovne, que afirmó que la caída será de 1% este año, pero que la economía crecerá 1,5% el próximo.

Además de la sequía y la crisis cambiaria, el ministro admitió que el caso de los cuadernos, que involucra a Cristina Kirchner, funcionarios y empresarios, tendrá impacto en la actividad pese a que el Gobierno buscó blindar ayer ese efecto. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here