Inicio Internacionales A la caza del anónimo: todos quieren saber quién hizo la carta...

A la caza del anónimo: todos quieren saber quién hizo la carta contra Donald Trump en “The New York Times”

193
0
Compartir

Donald Trump presidente de los Estados Unidos – Foto:

12:00 Lo exigió el presidente. Los principales funcionarios salieron a despegarse.

Enfurecido, Donald Trump criticó públicamente a la persona “cobarde” que escribió una carta anónima en el diario The New York Times este miércoles avisando que formaba parte de una “resistencia” dentro del gobierno para frustrar algunas iniciativas del presidente.

Y enfurecido, en privado, Trump exigió saber quién está detrás de la posible “traición”.

Desde entonces se desató una especie de caza a distintos niveles, mientras varios funcionarios ya salieron a despegarse.

Los últimos, este jueves, fueron el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo.

El N° 2 de Trump lo hizo mediante su director de comunicación Jarrod Agen: “El NY Times debería estar avergonzado y también debería estarlo la persona que escribió ese artículo falso, absurdo y cobarde. Nuestra oficina está por encima de estos actos de novato”.

“No es mío”, les dijo Pompeo a unos periodistas tras una reunión en Nueva Delhi (India).

Según Pompeo, “no debería sorprender a nadie” que el periódico publicara ese texto, que causó un revuelo extraordinario.

Añadió que si realmente lo hizo un alto funcionario norteamericano nadie debería creer “la palabra de un mal actor, disgustado y engañoso”.

Pompeo acusó a los medios de intentar socavar al gobierno de Trump y dijo que la situación es “increíblemente inquietante”.

El Times dijo que publicó el texto de forma anónima por ser “la única manera”.

Vía Twitter, Trump dijo en las últimas horas que si ese “alto funcionario” existe, el periódico debería entregarlo inmediatamente “por razones de seguridad nacional”.

La carta completa

Trabajo para el presidente, pero colegas de ideas afines y yo hemos prometido frustrar partes de su agenda y sus peores inclinaciones.

El presidente Trump se enfrenta a una prueba para su presidencia distinta a cualquier otra que enfrente un líder estadounidense moderno.

No es sólo que el consejo especial (N de R: de Investigación del fiscal especial de los Estados Unidos Robert Mueller) se asoma enorme. O que el país esté amargamente dividido por el liderazgo del Sr. Trump. O incluso que su partido pudiera perder la Cámara a manos de una oposición empeñada en su caída.

El dilema -que él no comprende del todo- es que muchos de los altos funcionarios de su propia administración están trabajando diligentemente desde dentro para frustrar partes de su agenda y sus peores inclinaciones.

Yo lo sé. Yo soy uno de ellos.

Para ser claros: la nuestra no es la “resistencia” popular de la izquierda. Queremos que la administración tenga éxito y pensamos que muchas de sus políticas ya han hecho a Estados Unidos más seguro y más próspero.

Pero creemos que nuestro primer deber es con este país, y el presidente sigue actuando de una manera que va en detrimento de la salud de nuestra república.

Es por eso que muchos de los nombrados por Trump hemos prometido hacer lo que podamos para preservar nuestras instituciones democráticas mientras frustramos los impulsos más equivocados del Sr. Trump hasta que esté fuera de la presidencia.

La raíz del problema es la amoralidad del presidente. Cualquiera que trabaje con él sabe que no está sujeto a principios fundamentales que guíen su toma de decisiones.

Aunque fue elegido como un republicano, el presidente muestra poca afinidad por los ideales largamente defendidos por los conservadores: mentes libres, mercados libres y personas libres. En el mejor de los casos, ha invocado estos ideales en escenarios guionados. En el peor de los casos, los ha atacado directamente.

Además de su difusión masiva de la noción de que la prensa es el “enemigo del pueblo”, los impulsos del presidente Trump son generalmente anti-comercio y antidemocráticos.

No me malinterpreten. Hay puntos brillantes que la cobertura negativa casi ininterrumpida de la administración no logra captar: desregulación efectiva, reforma tributaria histórica, un ejército más robusto y más.

Pero estos éxitos han llegado a pesar, y no a causa, del estilo de liderazgo del presidente, que es impetuoso, adversario, mezquino e ineficaz.

Desde la Casa Blanca hasta los departamentos y agencias de la rama ejecutiva, los altos funcionarios admitirán en privado su incredulidad diaria ante los comentarios y acciones del comandante en jefe. La mayoría trabaja para aislar sus operaciones de sus caprichos.

Las reuniones con él se desvían del tema y se salen de los carriles, se dedica a despotricar repetidamente, y su impulsividad resulta en decisiones a medias, mal informadas y ocasionalmente imprudentes que hay que tomar de nuevo.

“Literalmente no se sabe si cambiará de opinión de un minuto a otro”, me dijo recientemente un alto funcionario, exasperado por una reunión de la Oficina Oval en la que el presidente se desquitó por una importante decisión política que había tomado apenas una semana antes.

El comportamiento errático sería más preocupante si no fuera por los héroes no reconocidos en y alrededor de la Casa Blanca. Algunos de sus ayudantes han sido considerados villanos por los medios de comunicación. Pero en privado, han hecho todo lo posible para mantener las malas decisiones contenidas en el Ala Oeste, aunque claramente no siempre son exitosas.

Puede ser un frío consuelo en esta era caótica, pero los estadounidenses deben saber que hay adultos en la habitación. Reconocemos plenamente lo que está sucediendo. Y estamos tratando de hacer lo correcto incluso cuando Donald Trump no lo hace.

El resultado es una presidencia de dos vías.

Por ejemplo, la política exterior: En público y en privado, el Presidente Trump muestra una preferencia por los autócratas y dictadores, como el Presidente Vladimir Putin de Rusia y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y muestra poco aprecio genuino por los lazos que nos unen a naciones aliadas de ideas afines.

Observadores astutos, sin embargo, han señalado que el resto de la administración está operando por otro camino, uno en el que países como Rusia son interpelados por entrometerse y castigados en consecuencia, y en el que los aliados de todo el mundo son tomados como pares en lugar de ser ridiculizados como rivales.

Sobre Rusia, por ejemplo, el presidente era reacio a expulsar a tantos espías del Sr. Putin como castigo por el envenenamiento de un ex espía ruso en Gran Bretaña. Se quejó durante semanas de que altos funcionarios lo forzaran a un enfrentamiento con Rusia, y expresó su frustración por el hecho de que Estados Unidos continuara imponiendo sanciones al país por su comportamiento maligno. Pero su equipo de seguridad nacional sabía mejor que nadie que había que tomar esas medidas para que Moscú rindiera cuentas.

Este no es el trabajo del llamado Estado profundo. Es el trabajo del Estado estable.

Dada la inestabilidad que muchos presenciaron, hubo susurros dentro del gabinete sobre invocar la 25ª Enmienda, que iniciaría un complejo proceso para destituir al presidente. Pero nadie quiso precipitar una crisis constitucional. Así que haremos lo que podamos para dirigir a la administración en la dirección correcta hasta que -de una forma u otra- se acabe.

La mayor preocupación no es lo que el Sr. Trump le ha hecho a la presidencia, sino más bien lo que nosotros como nación le hemos permitido que nos haga. Nos hemos hundido con él y hemos permitido que nuestro discurso sea despojado de civilidad.

El senador John McCain lo expresó mejor en su carta de despedida. Todos los estadounidenses deben escuchar sus palabras y liberarse de la trampa del tribalismo, con el alto objetivo de unirnos a través de nuestros valores compartidos y el amor a esta gran nación.

Puede que ya no tengamos al Senador McCain. Pero siempre tendremos su ejemplo, una estrella para restaurar el honor de la vida pública y nuestro diálogo nacional. El Sr. Trump puede temer a hombres tan honorables, pero nosotros debemos reverenciarlos.

Hay una resistencia silenciosa dentro de la administración de la gente que elige poner al país en primer lugar. Pero la verdadera diferencia la marcarán los ciudadanos de a pie que se elevan por encima de la política, cruzan lo partidista y deciden deshacerse de las etiquetas en favor de una sola: Americanos.

El escritor es un alto funcionario de la administración de Trump. (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here