Inicio Internacionales El “efecto víctima” le da a Bolsonaro un leve impulso en las...

El “efecto víctima” le da a Bolsonaro un leve impulso en las encuestas

185
0
Compartir


10:00 El puñal que casi mata al candidato ultraderechista Jair Bolsonaro puede terminar reforzando sus posibilidades de llegar a la presidencia de Brasil. Eso demostró ayer la primera encuesta de Datafohla publicada tras el ataque del jueves pasado.

El nuevo sondeo mostró que Bolsonaro, hábil en el manejo de las redes sociales para sacarle provecho a su incidente, aumentó su aprobación del 22% al 24%.

El estudio ubicó en segundo lugar al candidato Ciro Gomes, del izquierdista Partido Democrático Trabalhista, con el 13%. En el tercer puesto están empatados con el 11% Marina Silva, de la Red de Sustentabilidad; Geraldo Alckmin, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, con 10%, y Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores, con 9%.

Pese al avance, Bolsonaro también es el aspirante con mayor rechazo: 43% de los electores afirman que nunca lo votarían, según Datafolha. Y además, según los escenarios en un eventual ballottage, perdería con todos sus rivales, excepto con Haddad, con el que empataría.

También ayer se conoció un sondeo de la agencia FSB más favorable para el ultraderechista, que salta del 26% al 30% seguido por Gomes, con el 12%. En la tercera ubicación, en tanto, se ubican con el 8% Silva, Alckmin y Haddad.
Haddad aún no es el candidato a presidente del PT, aunque se encamina a esa postulación ya que hoy vence el plazo fijado por el Tribunal Superior Electoral (TSE) para que el partido retire el nombre del exmandatario Inacio Lula da Silva de su fórmula y designe un reemplazante.

Según la ley de ficha limpia, ninguna persona condenada en segunda instancia por un órgano colegiado puede competir por un cargo electivo. Y aunque el expresidente cumple desde abril una pena a 12 años de prisión por corrupción, sus abogados no se dan por vencidos. Ayer presentaron otro recurso para mantener su candidatura en las elecciones del 7 de octubre.
La incertidumbre parece ser el denominador común de esta campaña que además de un candidato preso e impugnado ahora incluye uno en terapia intensiva.

Según el último parte médico del Hospital Albert Einstein de San Pablo, divulgado ayer, Bolsonaro sigue sin poder ingerir alimentos por vía oral y tendrá que ser sometido a una segunda cirugía para reconstruir su tracto intestinal.
El capitán retirado del ejército fue apuñalado el jueves pasado durante un concurrido acto proselitista en el centro de la ciudad de Juiz de Fora, interior del estado de Minas Gerais, en el sudeste del país.
Con el candidato convaleciente, sus hijos, también aspirantes a cargos electivos, se convirtieron en voceros de la campaña.

“No nos va a detener este tipo de acto criminal, un atentado contra la democracia y contra un candidato a presidente que lidera todas las encuestas. No voy a dejar de ir a la calle”, sostuvo Flávio, el hijo de Bolsonaro ayer. En tanto, el coordinador de la campaña, Onix Lorenzoni. dijo en el Hospital Albert Einstein que el candidato del Partido Social Liberal (PSL) fue blanco de un complot “internacional” detrás del cual hay “grupos ideológicos radicales”.

Lorenzoni dijo que no hay plazo para que el candidato vuelva a realizar actos de campaña. Bolsonaro estuvo ausente anteayer en el debate televisivo realizado en la TV Gazeta, de San Pablo, y el PSL anunció que tampoco participará en los próximos dos duelos televisivos.

La postergación del alta de Bolsonaro afecta la estrategia de campaña cuando restan solo 27 días para el primer turno de las presidenciales más imprevisibles desde que Brasil retornó a la democracia, en 1985.

En este contexto, la defensa del exmandatario presentó un nuevo recurso ante el Supremo Tribunal Federal (STF) para ampliar el plazo de sustitución del candidato del PT hasta el 17 de septiembre. Los abogados de Lula ya habían hecho ese pedido al TSE, pero su presidenta, Rosa Weber, negó extender el plazo.

Los asesores de imagen petistas consideran que cuanto más tiempo Lula sea candidato, mayor será la posibilidad de que pueda decir a sus electores que su apadrinado es Haddad. En los sondeos de los últimos meses, el líder del PT obtuvo entre el 35% y 39% de las intenciones de voto, ocupando el primer lugar, seguido por Bolsonaro.

Los reiterados rechazos de las apelaciones de Lula ante el Tribunal Electoral y la Corte abonan el argumento de que el expresidente tampoco tendrá una respuesta positiva hoy y consecuentemente el PT tendrá que designar a Haddad como candidato presidencial.

Paralelamente está previsto que la conducción del PT se reúna hoy en Curitiba para pronunciarse sobre una eventual confirmación de la impugnación de Lula, y el lanzamiento de Haddad. El exalcalde de San Pablo cuenta con entre el 6% y 8% de intenciones de voto en las últimas encuestas. El desafío del PT es intentar que supere los dos dígitos y logre ubicarse entre los dos primeros lugares el 7 de octubre, para luego disputar el ballottage del 28 de octubre. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here