Inicio Política Presupuesto: los puntos clave por negociar y otro gobernador en duda para...

Presupuesto: los puntos clave por negociar y otro gobernador en duda para la foto

225
0
Compartir


09:30 Al mediodía será la reunión de Frigerio con los mandatarios y a las 17, el encuentro con Macri.

Por: Eduardo Paladini
Es un rompecabezas que no se termina de armar y cargado de una sensibilidad extrema. Se entiende: los políticos suelen ponerse así cuando negocian por plata. El acuerdo por el Presupuesto 2019, que según el Gobierno le prometió al FMI será con “equilibrio fiscal”, está lejos de cerrarse. El objetivo es mandarlo el viernes al Congreso. Pero este martes se hará la escala más importante de la semana: en el oficialismo esperan acordar al mediodía al menos un trazo grueso, como previa de la ansiada foto de apoyo de la mayoría de los gobernadores con el presidente Mauricio Macri.

La agenda del día marca tres citas: poco después de las 10, reunión de los gobernadores opositores; a partir de 11.30/12, encuentro de estos con Rogelio Frigerio, ministro de Interior, más los secretarios Sebastián García de Luca y Alejandro Caldarelli; y a las 17, pose de familia (incluyendo a los cinco mandatarios oficialistas) con Macri en Casa Rosada.

El recorrido del súper martes se bifurca por dos sendas que se cruzan. Por un lado, se sigue (y seguirá) negociando el ajuste para el año próximo y, por el otro, se toma lista de asistencia para la instantánea. ¿En qué punto está cada tema?

El ajuste económico

El monto del ahorro requerido a las provincias se conoce desde hace semanas: 100.000 millones de pesos. Originalmente, para llegar a un déficit de 1,3%, Nación aportaría otros 200.000 millones al ajuste. La turbulencia económica y la urgencia para prometerle al FMI el ansiado “equilibrio fiscal” (gastar lo mismo que ingresa) motivó básicamente el impuestazo con retenciones a todas las exportaciones.

Aumentar los ingresos era -y es- un reclamo de los gobernadores, incluso de aliados oficialistas. Es decir, para llegar al equilibrio, no sólo gastar menos sin recaudar más. Esa puja sigue vigente hasta estas horas y explica uno de los puntos que se conversará este martes.

Del recorte de 100.000 millones, Nación propone sostener la baja del Fondo Sojero decidida por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que representa para 2019 un “ahorro” de 28.500 millones. “La parte que va a las provincias se compensa en parte con reintegros del IVA. Y para los municipios proponemos créditos blandos para que puedan compensar esos gastos”, plantea el Gobierno. Por ahora, no convence a gobernadores y menos a intendentes. Este mismo martes, una comisión bicameral del Congreso tratará justamente de avanzar contra el DNU que estableció la baja del Fondo.

Otros 45.000 millones de recorte, siempre según la propuesta de Nación, saldrían del traspaso de subsidios al transporte de las provincias. Como el grueso corresponde a dos distritos propios (Ciudad y Provincia de Buenos Aires), en el oficialismo son optimistas. En caso de concretarse, la gran duda es que hará cada jurisdicción con el nuevo gasto: ¿lo absorberá o decidirá aumentar el boleto?

Otro punto de recorte a terminar de negociar es el traspaso a las provincias de los subsidios de la tarifa social eléctrica. El Gobierno había decidido una transferencia compulsiva y, como gesto de distensión, decidió finalmente dejar abierta la negociación para este mismo martes.

En el mismo sentido hay que entender la marcha atrás con la eliminación de los beneficios a asignaciones familiares en zonas patagónicas. Días atrás, en una reunión de la que participaron el propio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña, el ministro Frigerio y el ahora secretario de Trabajo Jorge Triaca, se decidió congelar el sablazo. “No implicaba mucho ahorro y te complicaba la negociación con los gobernadores patagónicos”, argumentan en la Rosada. Detalle: aunque la decisión ya se había tomado, recién se oficializó este martes, día de la foto con los gobernadores.

Como se explicó, más allá de los recortes, los mandatarios insisten con el aumento de ingresos para llegar al déficit cero. Y eso mantiene una puja central con Nación. A groso modo, como adelantó Clarín, los gobernadores opositores piden frenar la rebaja prevista en el Pacto Fiscal, que establece, entre otras cosas, topes para los impuestos a los Sellos e Ingresos Brutos. En 2019, ambos no deberían pasar el 0,75% y el 5% respectivamente. Por ahora, el Gobierno acepta postergar el techo al primero, pero preferiría mantener el segundo.

Ingresos Brutos es un gravamen que afecta a toda la producción y es considerado “distorsivo”, aun por los propios gobernadores. Pero esa teoría impositiva se choca con su realidad económica: gran parte de su recaudación sale de ahí y por eso piden postergar la rebaja. “Con las retenciones ya hay una carga impositiva inmensa, no nos parece que haya que seguir subiéndola”, responden en Casa Rosada. (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here