Inicio Nacionales Presupuesto: el oficialismo teme que la oposición intente ampliar el gasto

Presupuesto: el oficialismo teme que la oposición intente ampliar el gasto

224
0
Compartir


07:20 Con la presencia del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, la Cámara de Diputados dará hoy inicio formal al debate sobre el proyecto de presupuesto 2019, una ley clave para el Gobierno por dos razones: una, porque en su afán de alcanzar el déficit cero impone un fuerte ajuste en el gasto. Dos, y relacionado con lo primero, porque constituye la carta fundamental en la renegociación del acuerdo entre nuestro país y el FMI.

Por: Laura Serra
La oposición olfatea las urgencias -y debilidades políticas- del Gobierno y se prepara para actuar. Como primer paso, recibirá con una avalancha de críticas al ministro Dujovne esta tarde en la Comisión de Presupuesto y le enrostrará el empeoramiento que tuvieron todas las variables macroeconómicas (tipo de cambio, inflación, deuda) en los últimos meses.

“Frente a nuestra situación de debilidad, van a venir con la cara más pintada que nunca”, admitió, resignado, uno de los miembros oficialistas de la comisión.

Como segundo paso, la oposición condicionará su apoyo al proyecto de presupuesto a cambio de que se introduzcan cambios que favorezcan a sus respectivos distritos y jefes políticos. Esta instancia demandará una ardua negociación con el oficialismo, que se sabe no solo en minoría numérica, sino también en una situación de fragilidad política ante la falta de resultados positivos en la economía.

Frente a este difícil contexto, en la Casa Rosada confían en traducir en votos el apoyo que un sector de los gobernadores peronistas anticipó durante las negociaciones previas al envío del proyecto al Congreso. En sus proyecciones, creen poder reunir al menos 140 votos positivos en la Cámara de Diputados. Sin embargo, las espadas del oficialismo no se muestran tan confiadas y temen que, a la postre, este sector les clave un puñal por la espalda.

“Nada garantiza que estos mismos gobernadores, con sus respectivos legisladores, no incorporen una ristra de modificaciones al presupuesto que terminen desnaturalizando su espíritu, esto es, alcanzar el equilibrio en las cuentas públicas el año próximo”, advirtió a LA NACION un miembro de la cúpula oficialista de la Cámara baja .

“Tal vez este sector termine apoyando la iniciativa, pero solo en la votación en general. Así, buscarían mostrarse ante los medios como conciliadores y garantes de la gobernabilidad -agregó-. Pero a nosotros eso no nos basta porque no tenemos garantía alguna de que esos mismos diputados se mantengan sentados en sus bancas y voten el proyecto tal como fue acordado y sin cambios a último momento”.

Este es el principal desvelo del oficialismo: que la oposición pueda aprovechar su superioridad numérica en el recinto para imponer cambios imprevistos que pongan en riesgo el principal objetivo del presupuesto, que es el déficit cero. En los cuarteles oficialistas imaginan alternativas para neutralizar esta amenaza; una de ellas es condicionar la sanción de la adenda al pacto fiscal, que es de interés de los gobernadores porque les garantizaría una mayor recaudación impositiva por coparticipación el año próximo, a cambio de que sus legisladores del peronismo garanticen su apoyo sin cambios de último momento al presupuesto 2019.

Si bien por ahora todo es incertidumbre, lo cierto es que la oposición ya anticipó sus críticas a algunos puntos polémicos del presupuesto. Uno de ellos es la deuda externa: se autoriza a utilizar recursos para gastos corrientes y, además, el Poder Ejecutivo pretende modificar la ley de administración financiera para hacer más flexibles las condiciones de una eventual reestructuración del pasivo, que el año próximo alcanzará el 85% del PBI. En la oposición interpretan que el Gobierno, para evitar el default, buscaría renegociar la deuda en términos desventajosos para el país.

Otro punto clave tiene que ver con la eliminación de la exención del impuesto a las ganancias a todos los conceptos del salario (viáticos, gastos de representación, movilidad) que cobran tanto los empleados públicos como privados. El oficialismo entiende que se trata de una medida equitativa que pondrá en igualdad de condiciones a todos los trabajadores. No piensan lo mismo los sindicalistas y gobernadores patagónicos, puntualmente de Santa Cruz y de La Pampa, que por decreto habían eximido a sus empleados públicos del pago del tributo.

También será tema de discusión el artículo que dispone una reducción de las nuevas jubilaciones y pensiones contributivas y no contributivas que el sistema previsional nacional, bajo la gestión de la Anses, otorga a personas que viven en las provincias patagónicas.

“Esto no lo vamos a votar”, anticipó un diputado oficialista.

Además, los legisladores buscarán incorporar en la adenda nuevos cambios tributarios, como la suba del impuesto a los bienes personales en el exterior (del 0,25 al 1%) y la suspensión de la rebaja en el impuesto a los ingresos brutos.

Fracasó el intento por limitar deudas

El intento de una parte de la oposición por impulsar un proyecto de ley que podía trabar las negociaciones con el FMI, al limitar a un 60% la relación entre deuda en moneda extranjera y el PBI, fracasó ayer de manera estruendosa en la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado. La iniciativa no obtuvo ni una firma luego de ser sometida a un breve debate. Los representantes de Cambiemos y del PJ se negaron a estampar su rúbrica.

El fiasco cobró mayor relevancia por la ausencia de Adolfo Rodríguez Saá (PJ-San Luis), autor del proyecto y quien había reclamado por nota que el texto fuera tratado en comisión. Según informaron en su despacho, el legislador voló ayer por la mañana a San Luis, viaje que tenía programado desde la semana pasada. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here