Inicio Economía y Finanzas Claves para entender cuánto se pagará por Ganancias en 2019

Claves para entender cuánto se pagará por Ganancias en 2019

155
0
Compartir

Impuesto a las ganancias – Foto:

12:00 En 2019, pagarán impuesto a las ganancias los asalariados con un ingreso mensual promedio neto de $38.301 ($46.146 en términos brutos), si no tienen deducción por familia o de otro tipo. En cambio, si se trata de quienes pueden deducir cónyuge y dos hijos, el monto mínimo neto a partir del cual tributarán será de $50.668 ($61.046 brutos). Las cifras incluyen el proporcional por el aguinaldo. Este año, los salarios más bajos alcanzados son de $29.855 y $39.495 netos, en cada caso.

Por: Silvia Stang
Las cifras para 2019 surgen de actualizar las variables del impuesto según lo establecido por la ley, es decir, en función de lo que varió, entre octubre de 2017 e igual mes de este año, la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte). Ayer, se conoció que ese índice fue del 28,29%. Así, la presión tributaria se elevará el año próximo para quienes hayan logrado un aumento nominal superior a ese porcentaje, aun cuando se haya perdido poder adquisitivo.

La Secretaría de Seguridad Social actualizó ayer su informe de evolución del índice salarial mencionado, con el dato correspondiente al mes de octubre, que arrojó una mejora de 5,2% respecto de septiembre y de 28,29% en comparación con el décimo mes de 2017.

Es esta última variación, la interanual, la que se tiene en cuenta para modificar los valores que definen quiénes y cuánto tributarán el año próximo. Debe tenerse en cuenta que en las cifras mencionadas está incluido el proporcional del aguinaldo, pero no se consideran otros conceptos de cobro no regular (como un bonus) que también están impactados por el impuesto a las ganancias.

Esta vez, y a diferencia de lo ocurrido para este año, la actualización queda muy por debajo de la inflación del año, que según se prevé, y medida de enero a diciembre, sería cercana al 47%. El efecto de ese desfase es que la presión tributaria crecerá a igual o incluso a menor poder adquisitivo del salario, y que más personas podrían quedar alcanzadas por el impuesto durante 2019.

“Los gremios que, con salarios relativamente altos, logren recuperar parte del poder adquisitivo perdido en 2018 con subas salariales superiores al 28,29 por ciento tendrán a sus trabajadores pagando mayores alícuotas efectivas [porcentaje del salario] del impuesto”, comentó a LA NACION el economista Nadin Argañaraz, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). Agregó que, según los incrementos nominales que haya en 2019, más trabajadores podrán ir quedando alcanzados por el impuesto o bien podría subir la presión tributaria en el caso de quienes ya tienen la carga. “En la medida en que las negociaciones se acerquen a la inflación, más gente pagará”, explicó el tributarista César Litvin.

Lo que se descuenta en todo el año y en forma generalizada de los ingresos netos, antes de calcular si corresponde pagar el impuesto y, en todo caso cuánto, pasa de $388.123,88 (2018) a $497.924 (2019). Y lo que es posible deducir (restar del monto sujeto a impuesto) por cada hijo menor de 18 años aumenta de $31.461 anuales a $40.361 (cifra aproximada).

En tanto, la deducción por cónyuge, que es posible solo si la persona no tiene ingresos o percibe menos de $85.848 en todo el año, se eleva para llegar a $80.034, también por todo el año.

Así, por ejemplo, si un asalariado deduce dos hijos pero no a su cónyuge, tributará el año próximo a partir de un ingreso neto promedio mensual de $44.511. Y si, por ejemplo, deduce solo un hijo (o 50% de dos hijos, tal como la ley prevé que puede hacerse desde este año, si es que los dos padres tributan, dado el nivel de sus ingresos), entonces el menor salario alcanzado por Ganancias será de $41.406 mensuales.

Por las modificaciones aprobadas en la ley 27.346, no solamente se actualizan cada año (siempre a partir de enero) las cifras para definir si se paga el impuesto, sino también los valores de ingresos topes que determinan qué alícuota se aplica en cada caso. Y, además, los montos fijos que son parte del tributo a ingresar al fijo.

Según un ejemplo aportado por el estudio tributario Lisicki, Litvin & Asociados, con un salario neto de $83.000 y con deducción de cónyuge y dos hijos, este año se tributa $145.668 por todo el ejercicio, el equivalente a 13,5% del ingreso neto. Si para 2019 se considera un incremento nominal de 40% promedio mensual (un neto de $116.200), entonces la carga será de $231.100, el 15,3% del ingreso. Para el caso de un trabajador con un sueldo neto de $41.500 este año, el impuesto de todo el ejercicio actual es de $1316 (0,24% del ingreso neto); si para el año próximo se considera un ingreso superior también en un 40%, entonces, con un ingreso de $58.100 mensuales el impuesto anual será de $8290, equivalente a 1,1% del sueldo neto.

Como la ley no lo previó, no se ajustan año tras año los montos de lo que es posible deducir por conceptos como los intereses de créditos hipotecarios. En cambio, sí subirá a $85.848 la deducción máxima anual por pagos al personal de servicio doméstico.

En el caso de los autónomos, la base es más reducida, si bien la última reforma legal del esquema del impuesto previó una mejora. Mientras que este año se tributa a partir de los ingresos que superan los $200.753, en 2019 esa cifra anual será de $257.546 (un promedio mensual de $21.462). (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here