Empresarios alertan sobre los peligros de una vuelta al populismo

1
289


08:10 Para un empresario de bajo perfil, sus palabras sorprendieron. Fueron muy directas, sin matices. Sin embargo, lo más llamativo fue la forma de la frase, claramente inclusiva. «Tenemos muy buenas chances de ganarle la batalla al populismo», se entusiasmó la semana pasada Enrique Cristofani, presidente del Banco Santander Río en la Argentina. El escenario fue otro indicio: sus dichos cerraron un discurso de fin de año frente a gran parte de la prensa económica.

Por: Francisco Jueguen
El banquero expresó lo que ya puede pronosticar un trader al ver cotizaciones de bonos argentinos a corto y mediano plazo, pero también la sensación del círculo rojo, ese espacio tan cercano, pero esquivo, al presidente Mauricio Macri. En ese grupo de poder, y a pesar de los problemas coyunturales de una economía que acaba de atravesar una crisis cambiaria y que hoy está claramente en recesión, comienzan a preguntarse sobre los riesgos reales que asoman ante un proceso electoral en el que la posible vuelta del populismo es una opción verosímil.

Para los empresarios, la falta de una oposición racional seguirá siendo un escollo para la llegada de nuevas inversiones, pero también podría moderar el rebote de la actividad en 2019. Esto se potencia con un gobierno decidido a jugar la ficha que más resultados le trajo: alentar la grieta.

«La posibilidad de que vuelva a asumir un gobierno populista que interrumpa este proceso de normalización y dé marcha atrás con muchas de las decisiones tomadas es una gran preocupación del sector empresario y de los inversores, tanto nacionales como internacionales, y una de las causas por las cuales la inversión no se ha incrementado, salvo en actividades muy competitivas, como la energía y el agro», sentenció ante LA NACION Miguel Blanco, presidente del Foro de Convergencia Empresarial y director general de Swiss Medical. Blanco señaló además la importancia de impulsar una reforma laboral y la baja de la presión impositiva para volver a la Argentina un país competitivo. «Una baja significativa del gasto público en la Nación, provincias y municipios estaría en duda ante la vuelta del populismo al gobierno», alertó el empresario.

Pese al reimpulso de las retenciones para alcanzar rápidamente el equilibrio fiscal, cierto resquemor parece resurgir en el campo frente a las elecciones. «Los populistas van y vienen», explicó Daniel Pelegrina , presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA). «El riesgo es que el populismo siempre está latente. Por eso, los empresarios debemos estar muy atentos para contribuir con los antídotos que lo eviten, que son el respeto de las instituciones, en primer término, y luego la generación de trabajo, riqueza y verdadero desarrollo», agregó el directivo.

Con una visión diferente, la industria -uno de los sectores más golpeados en los últimos años- no hace nombres de candidatos ni de partidos, pero allí sí ponen el foco en las soluciones pendulares que son norma en la Argentina y que logran esquivar cualquier opción virtuosa de largo plazo. «La preocupación de los empresarios está en poder mantener una política a largo plazo, tanto en economía como en lo institucional», dijo a LA NACION Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA). «Lo que no queremos es ir como péndulo, de un lado al otro. Cuando eso pasa, el país pega saltos y se frena», estimó el directivo de Aceitera General Deheza (AGD).

«Falta para las elecciones. Es difícil hacer una predicción. Claramente, me gustaría que la Argentina tenga políticas de Estado de largo plazo. En otros países cambian los gobiernos, cambian los signos políticos, pero no cambian las políticas, más allá de si uno es más o menos liberal», afirmó.

Ese mismo camino planteó el presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Claudio Cesario, en su discurso de fin de año. «El Gobierno y eventualmente quien lo pudiera suceder deben tener claro que el camino a seguir debe ser consistente con los cambios implementados, si queremos crecer y desarrollarnos de manera sostenida», afirmó el abogado, que pidió -como gran paso a dar- «mantener la confianza en la moneda argentina y bajar la inflación».

«Frente a un año electoral, la responsabilidad de los partidos políticos es generar previsibilidad y hacer crecer la economía, con más empleo, menos pobreza y mayor inserción inteligente en el mundo. Para ello, será clave que el sector privado en su conjunto exija cada vez más mayor institucionalidad», destacó Cesario.

«El dilema para el futuro es generar un empresariado comprometido con el largo plazo. Las firmas que miran más allá de la coyuntura son las que generan valor social y económico. En estos casos, el contexto político impacta mucho menos», dijo el presidente de Accenture, Sergio Kaufman.

«El populismo les hizo mucho daño al país y a la sociedad. Sería un gran retroceso para nuestro país, y lo más preocupante es que si se da a través de las urnas es porque la sociedad no lo ha comprendido aún. Significaría que la Argentina no será un país viable por muchos años», afirmó a LA NACION Javier Goñi, presidente de IDEA y CEO de Ledesma.

«Estamos convencidos de que la sociedad está percibiendo la necesidad de las reformas estructurales para hacer posible un desarrollo sustentable, tanto en lo que hace al gasto del Estado, la inflación, la eficiencia y la calidad en la prestación de los servicios públicos, el rol de la iniciativa privada en el crecimiento y el empleo, así como la indispensable productividad laboral, que deben darse en un marco de plena vigencia del Estado de Derecho, respeto a la ley y al orden e independencia del Poder Judicial», afirmó Daniel Funes de Rioja, presidente de Copal.

«Los partidos políticos, y muy especialmente los candidatos, han de adecuarse a ello, y no a la inversa, lo que confirmaría el fin del populismo, que tantas distorsiones y atraso ha generado», concluyó el vicepresidente de la UIA y presidente del B-20.

«Las encuestas marcan paridad en la intención de voto entre Cambiemos y el FPV. Eso es motivo de preocupación entre los empresarios, porque el país necesita urgentemente incrementar las inversiones, y para eso son necesarias previsibilidad y reglas de juego claras, que el populismo es incapaz de sostener», estimó Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco).

«Mientras no haya una definición clara, los empresarios en su mayoría están en modo wait and see», agregó el empresario, sin ofrecer muchas esperanzas para 2019. (La Nación)

1 Comentario

  1. Los empresarios grandes se llenaron de guita antes y ahora mucho más, son unos demagogos que lo único que persiguen son sus intereses económicos, les importa un carajo el país y mucho menos la gente.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí