Inicio Nacionales Macri pidió pensar medidas para un plan de gobierno para 2020

Macri pidió pensar medidas para un plan de gobierno para 2020

215
0

Mauricio Macri conferencia de prensa – Foto: Presidencia

08:40 Sin grandes anuncios ni declaraciones rimbombantes, y mientras atiende una coyuntura nada fácil para el año que le queda de gestión, el presidente Mauricio Macri ya comenzó a pensar en un plan de gobierno para un eventual segundo mandato, en el que -a diferencia del actual- incluiría a sus socios radicales y de la CC-ARI, de Elisa Carrio.

Por: Jaime Rosemberg
Según pudo saber LA NACION, el Presidente le pidió a su asesor y exministro de Producción Francisco Cabrera que comience a trabajar en planes en las distintas áreas de gestión, sin hablar por ahora de eventuales responsables.

El extitular de la Fundación Pensar, que tiene oficina en el segundo piso de la Casa Rosada, ya comenzó a intentar amalgamar los proyectos que desde hace rato se cocinan en las fundaciones partidarias: además de Pensar, hoy conducida por Carmen Polledo, están muy activas la radical Fundación Alem, presidida por Lilia Puig de Stubrin y con participación activa de Jesús Rodríguez, y el Instituto Hannah Arendt, fundado por Elisa Carrió en 2004 y hoy dirigido por Carolina Maccione.

No se trata, por cierto, de una casualidad. Macri le confió a Cabrera el armado de los planes de gestión de 2015, algunos de los cuales se llevaron a la práctica. «La idea es poder concretar los proyectos que por distintas razones no se dieron en este primer mandato», afirmaron cerca del Presidente.

Por el viaje de Cabrera a Estados Unidos, la reunión de referentes de los tres think tanks partidarios prevista para mañana y con eje en la infraestructura se postergó para la semana próxima. La idea de los encuentros, según pudo saber LA NACION de dos de los invitados, es desandar el camino de roces y desconfianza que signó la relación entre los socios en los últimos tiempos y recorrer juntos el camino que lleva a un plan de gobierno conjunto para «ofrecer» en la próxima campaña electoral.

«Debemos producir un salto cualitativo en la coalición, y ese salto pasa por un programa compartido para ofrecerle a la sociedad, al estilo de la Concertación chilena», afirmó Jesús Rodríguez el martes pasado, en una disertación en el Club Político.

En el radicalismo apuestan al «modelo chileno», en el que durante veinte años convivieron en el poder fuerzas tan disímiles como la Democracia Cristiana y el Partido Comunista. «Siempre se pusieron de acuerdo y nadie le pidió al otro que se hiciera religioso o agnóstico», resumieron desde el centenario partido.

La confluencia, avalada por los titulares partidarios (Humberto Schiavoni, de Pro; Alfredo Cornejo , de la UCR, y Maricel Etchecoin, de la CC-ARI), y el propio jefe de Gabinete, Marcos Peña , pretende comenzar a sanar heridas. Tanto las que se abrieron con los radicales en tiempos de discusión por las candidaturas nacionales y provinciales como la que atraviesa la relación personal entre el Presidente y Carrió, hoy virtualmente congelada.

Desde la CC-ARI, de todos modos, afirmaron que la idea es «coordinar acciones de capacitación entre las fundaciones y los partidos», aunque negaron que un programa de gobierno en común esté al tope de la agenda partidaria.

La semana pasada, las tres fundaciones organizaron, en el Instituto Arendt, una jornada sobre relaciones internacionales, un tema en el que -a diferencia de la economía o la inseguridad- parece haber mayor consenso entre los socios del oficialismo.

Una economía ordenada, infraestructura, integración al mundo y desarrollo humano (educación y salud) serán los ejes a tratar en las reuniones futuras, con Cabrera y Polledo, en representación de Pro; Juan Manuel López y Fernando Sánchez, por la CC-ARI, y Rodríguez, por el radicalismo.

«Buscamos tener una visión común respecto de la Argentina del futuro», afirmaron desde la Casa Rosada. Ni Cabrera ni Peña quieren oír hablar de nombres de los eventuales miembros de un segundo gabinete conducido por el Presidente. «Hay que gobernar un año más, falta la campaña, no es tiempo para hablar de nombres», afirmaron a LA NACION cerca del Presidente. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here