Europa presiona a Londres y presenta su propio plan de contingencia ante un Brexit caótico

0
336

12:50 – Las medidas solo contemplan intereses europeos. Malos vientos en el Canal de la Mancha.

Por: Idafe Martín

A 100 días de la salida británica de la Unión Europea (Brexit) y mientras en Londres sigue el caos político por la incapacidad del gobierno de la primera ministra Theresa May para hacer que su Parlamento vote el acuerdo de salida de la UE, la Comisión Europea lanzó este miércoles un poco disimulado mensaje a los británicos: no hay más trato que el que está ahora mismo sobre la mesa, si no lo ratifican la ruptura será brutal, pero nosotros estamos preparados.

- Publicidad -

El brazo ejecutivo de la UE publicó una larga lista de medidas y propuestas legislativas para hacer lo menos traumática para los otros 27 países la huida británica, una especie de prórroga de entre 9 y 12 meses en la que se seguirá aplicando la normativa vigente que interese a la UE.

Bruselas básicamente tomará medidas de forma unilateral para que la vida diaria de millones de personas y cientos de miles de empresas se vea lo menos perjudicada posible mientras en Londres la salida va derivando en una crisis política. Theresa May es por ahora incapaz de lograr una mayoría parlamentaria que le ratifique el acuerdo negociado y crecen las voces para un segundo referéndum que revoque el proceso.

Bruselas no cierra la puerta a ninguna opción. Si los británicos quieren quedarse en el club serán bien recibidos. Si quieren otro tipo de acuerdo, con relaciones más estrechas, al estilo del que tiene Noruega, será negociado. Si sólo quieren un tratado comercial, tipo el canadiense, también tendrán las puertas abiertas para negociarlo. Pero Bruselas también advierte que el tiempo se acaba y la ruptura brutal, impensable hace apenas un año, es cada día más probable.

Ignacio Molina, investigador del Instituto El cano de Madridy uno de los analistas europeos que sigue más de cerca el Brexit, explicó aClarín que “la UE está dispuesta desde 2016 a acompañar el tipo de relación futura que el Reino Unido decida. Tanto si opta por el Brexit blando a la noruega como por el duro a la canadiense. O incluso si rectifica el proceso y decide quedarse en el club. Lo que no va a hacer la UE es permitir que Londres juegue a quedarse con los derechos sin las obligaciones”, que es precisamente lo que querría buena parte de la clase política británica.

Este analista considera que “hay muy poco que renegociar.Los pocos dirigentes políticos británicos partidarios de la salida que de verdad entienden el proceso se limitan a pedir que Londres pueda retirarse unilateralmente del llamado ‘backstop’ (la solución para evitar una frontera enIrlanda en caso de que no haya una solución mejor a medio plazo). Pero eso no se renegociará”.

“La UE tampoco extenderá (explica Molina) el momento de salida para tener más margen para ratificar los acuerdos, salvo quizás un par de meses por causas excepcionales como podría ser la celebración de unas elecciones anticipadas en el Reino Unido”.

Los documentos presentados por Bruselas este miércoles incluyen 14 propuestas de planes de contingencia que intentan evitar los peores efectos de una ruptura sin acuerdos, como la paralización de las conexiones aéreas entre el Reino Unido y el continente europeo o de los flujos financieros entre la City londinense y la Eurozona.

La Comisión Europea explicó que esos planes no incluyen que se mantenga el “pasaporte financiero”, el acuerdo que hace que las entidades financieras de la City puedan trabajar en los mercados de la Eurozona. Londres tendría que negociar acuerdos bilaterales con cada una de los 19 capitales que comparten el euro, algunas de los cuales ven una oportunidad en el Brexit para alimentar sus propias sedes financieras, especialmente Dublín, Fráncfort yParís.

Los informes son también otro duro golpe para los partidarios del Brexit, que esperaban que fueran a la vez propuestas para acuerdos por sectores y que tuvieran en cuenta los intereses británicos y no sólo los europeos.

Los textos cubren desde esas conexiones aéreas, hasta contratos de derivados financieros pasando por una limitación de las declaraciones de aduanas (que ahora no se hacen). Bruselas abre la puerta a mantener el estatus quo en algunos sectores, pero sólo si beneficia a los intereses europeos, no por temor a daños en el Reino Unido. Y sólo por tiempo limitado. Por ejemplo, en servicios financieros los planes están diseñados para que las empresas europeas sigan teniendo acceso a la City londinense, no para que bancos y empresas de seguros británicos puedan seguir trabajando en el mercado europeo.

El comunicado de la Comisión Europea asegura que considera“esencial y urgente adoptar estos planes para tener garantizado que las medidas de contingencia puedan entrar en vigor el 30 de marzo próximo –Reino Unido será miembro del bloque hasta el 29 de marzo- y limitar así los daños más significativos causados por un escenario de no acuerdo en áreas como servicios financieros, transporte aéreo y aduanas o política climática entre otras”.

El mismo día que Bruselas publicaba sus planes de contingencia para un Brexit abrupto, el gobierno británico prometía que la emigración europea al Reino Unido será recortada un 80%. Malos vientos en el Canal de laMancha. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí