Inicio Nacionales Sin arrepentidos ni detenciones, el caso Odebrecht quedó cerca del juicio oral

Sin arrepentidos ni detenciones, el caso Odebrecht quedó cerca del juicio oral

120
0
Compartir

11:00 – La Cámara Federal confirmó los procesamientos de los empresarios Roggio y Wagner, entre otros, y también de los ex directivos de AySA por irregularidades en la construcción de dos plantas

Por: Iván Ruiz

Sin arrepentidos ni detenciones, el caso Odebrecht dio ayer un paso clave: la Cámara Federal ratificó el procesamiento de los empresarios que se desempeñaron como socios locales de Odebrecht para la construcción de dos plantas potabilizadoras de AySA en el conurbano bonaerense.

Aldo Roggio, Carlos Wagner , Tito Biagini y una decena de empresarios de la construcción quedaron a un paso del juicio oral después de que la Cámara ratificó, ayer, el procesamiento por las irregularidades cometidas en las licitaciones para construir obras multimillonarias que estas compañías locales realizaron junto al gigante brasileño Odebrecht.

La Sala I, integrada por Mariano Llorens, Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, confirmó el fallo de primera instancia que señaló a los empresarios como partícipes necesarios de la defraudación al Estado.

La lista completa de empresarios con el procesamiento confirmado se completa con Eduardo Blomberg, Conrado Martin, Pedro Casiraghi, Lucas Cesa, Diego Pugliesso, Roberto Rodríguez, Gustavo Dalla Tea, Miguel Cabanne, Raúl Batallán, Sergio Chividini y Jaime Juraszek Junior.

La Cámara Federal entendió que los exdirectivos de AySA Carlos Ben y Oscar Biancuzzo, entre otros, fueron los autores de la defraudación, que no podría haberse concretado sin la complicidad de ellos.

El juez Sebastián Casanello había dado por probado que las licitaciones que terminaron por adjudicar los contratos mellizos para construir la Planta del Bicentenario y la planta Paraná de las Palmas fueron direccionadas de antemano para que ganaran los consorcios liderados por Odebrecht y Camargo Correa junto con sus socios locales.

Una vez asignadas las obras, los investigadores acusan a AySA de haber aumentado el presupuesto injustificadamente y de haber demorado los plazos para aumentar los presupuestos de las obras y así beneficiar a las compañías con desembolsos millonarios.

La Justicia también objetó la asignación de dos obras nuevas dentro de las plantas potabilizadora que fueron adjudicadas de manera directa, sin licitación de por medio, a las mismas empresas en perjuicio del Estado.

Los procedimientos, que evitaron el concurso, se hicieron a través de dos adendas que sobrepasaron el límite máximo para reasignar partidas.

“El aporte de Aldo Roggio (Roggio SA), Tito Biagini (Cartellone SA) y Carlos Wagner (Esuco SA) en tanto presidentes de las empresas estuvo determinado por haber representado la voluntad de asociarse con otras empresas y participar en el concurso convocado por AySA fingiendo una real competencia”, ratificaron hoy los camaristas en su fallo.

Por ejemplo: Odebrecht, Benito Roggio e Hijos, Supercemento SA y José Cartellone se adjudicaron la planta Paraná de las Palmas por $1838 millones. Cuatro meses después, sin mediar modificaciones en las condiciones, la reasignación de precios se extendió otros $445 millones. En total, AySA asignó para la obra un presupuesto de $2293 millones.

La Cámara ratificó hoy además el embargo preventivo sobre todos los bienes de estas sociedades involucradas en las obras.

Sin confesiones

A pesar de que Wagner y Roggio se presentaron como arrepentidos en la causa conocida como los cuadernos de las coimas, ninguno aceptó ser imputado colaborador en esta investigación.

El juez Casanello, incluso, requirió oficialmente las confesiones a su colega Claudio Bonadio para cruzar esa información con las declaraciones de los empresarios que siempre rechazaron cualquier delito en las obras de AySA. Sin embargo, el juez Bonadio se negó a compartir la información.

Wagner había asegurado ante el fiscal Carlos Stornelli que cumplía un rol clave en la recaudación de pagos ilegales entre las empresas de la construcción para la asignación de contratos de obra pública durante el kirchnerismo. Fue procesado por los cuadernos de las coimas y quedó en libertad después de aceptar colaborar con la investigación.

Pero más allá de las irregularidades en la asignación de las obras de AySA, el fiscal Federico Delgado investiga también el pago de sobornos a los funcionarios de AySA por la asignación de los contratos. Por esta investigación ya fueron indagados Ben, Biancuzzo, los mismos empresarios de la construcción que fueron procesados y Jorge “Corcho” Rodríguez, señalado como intermediario con Odebrecht.

El juez Casanello definirá en las próximas semanas la situación de estos acusados para determinar si amplía el procesamiento también por el delito de cohecho, informaron fuentes judiciales. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here