Malestar entre los industriales por la falta de respuesta oficial

0
961

09:00 – Presentaron 35 iniciativas para reactivar la industria, en especial, las pequeñas y medianas empresas

Por: Mariano Obarrio

Si bien nunca fue buena, la relación entre el gobierno de Mauricio Macri y la Unión Industrial Argentina (UIA), que preside Miguel Acevedo, comenzó a enrarecerse en las últimas semanas por la falta de respuesta de la Casa Rosada a un plan de 35 medidas que pidieron los industriales para reactivar a la industria y especialmente a las pymes. Eso profundizó el fuerte malestar del sector manufacturero.

Según altas fuentes de la UIA, el ministro de Producción, Dante Sica, tiene intenciones de tomar medidas paliativas para frenar el retroceso del sector, pero no puede vencer las resistencias del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

En la Casa Rosada confiaron a LA NACION que el paquete de 35 medidas propuestas por la UIA fue girado a distintas áreas para ser estudiado, con las restricciones que impone el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Los industriales esperan un llamado y Sica no respondió a este diario sobre ese plan.

“Seguimos muy pesimistas. El Gobierno, después de 3 años, sigue pensando que la inflación es solo un tema monetario”, dijo un directivo de la central fabril. El sector enfrenta una alta presión tributaria, tasas de interés del 60% y riesgo país por encima de 800 puntos.

Además de esas pésimas condiciones macroeconómicas para invertir, la polarización fogoneada por el Gobierno para que crezcan Mauricio Macri y la expresidenta Cristina Kirchner con miras a las elecciones presidenciales de 2019 también desalienta nuevos negocios.

“La polarización le puede servir a Jaime Duran Barba, pero no nos sirve a nosotros”, dijo un directivo de diálogo fluido con Miguel Acevedo. El titular de la UIA les recrimina a los funcionarios de Macri, en diálogos tensos, que son “voluntaristas”, que están “sentados en los escritorios y no conocen la calle ni tienen un panorama de la realidad”.

La recesión fue de 4% en octubre interanual, con siete meses consecutivos de caída, según el Indec. Y en lo que va del año, acumuló una retracción del 1,7% por la corrida cambiaria, la devaluación y la inflación, con caída del consumo y de las inversiones.

Según un informe de la UIA, la producción industrial en 2018 se contraerá 2,3% en el país, pese a que a nivel mundial crecerá 3,9%. Para buscar la reactivación, la UIA trabajó en seis ejes de propuestas con modificaciones en la reglamentación actual de la ley pyme, aspectos financieros, tributarios, potenciación del mercado interno, exportaciones y el costo de la energía.

Según fuentes industriales, Acevedo tuvo diálogos infructuosos con el jefe de Gabinete, que le aseguró que los bancos le garantizaron el financiamiento a las pymes, y con el ministro Dujovne, que desestimó la importancia de las economías regionales cuando el titular de la UIA le pidió revocar la suspensión del decreto 814/01 que beneficia a las pymes del interior en el pago de las cargas laborales.

“Hay voluntarismo, pero falta instrumentar medidas para conseguir los objetivos que se plantean”, aseguró un miembro de la UIA, quien consideró que “Macri no entiende a la industria”, y ponderó el “excelente diálogo” con el ministro Dante Sica, aunque lamentó que “no lo escuchan”.

“Ellos creen que todo se resume en contraer la base monetaria y lo atacan por el lado de la tasa de interés. Qué diferencia hay entre Guido Sandleris y Federico Sturzenegger en el Banco Central… No vemos ninguna diferencia”, señalaron otros directivos industriales.

Empleos

En la UIA, sostienen que la caída de 70.000 empleos en octubre frente al mismo mes de 2017 revela que las inversiones y la actividad económica se resienten con la actual tasa de interés y presión tributaria. El gobierno de Macri decidió combatir la inflación con una contracción monetaria, pero aun así no la contiene. “En algún momento vas a tener tanto impuesto que ya no vas a tener recaudación. La industria formal compite con el otro tercio en negro”, se quejó un directivo de una gran empresa exportadora.

“Esa presión la tenés en los que están en blanco. El acuerdo con el FMI significó más presión tributaria sobre el mismo sector que tributa, ajuste sobre ingresos y no sobre gastos”, agregó en su catarsis.

“Todos los funcionarios están sentados en su escritorio sin ver la realidad del día a día. Cómo un país deudor que necesita fondos pudo hacer el disparate de haber puesto impuesto a la renta financiera. Necesitás plata y le pones impuestos”, se indignó otro ejecutivo.

Sica les adelantó a los industriales que en el segundo trimestre de 2019 la economía comenzará a revertir su caída. Pero en la UIA consideran que el pronóstico es “voluntarismo puro”, porque no visualizan los motores de ese crecimiento, más allá de una buena cosecha o el turismo.

“No están siguiendo la calle, sino más en el escritorio y toman medidas que agravan la recesión”, se sinceró un dirigente industrial. “Quién te va a poner un peso si en la política la tenés a Cristina”, agregó en referencia a las encuestas. “Hay que bajar algunos impuestos para nuevos emprendimientos. Dar algún incentivo a lo que hoy no existe, hacia adelante”, señalan, sin demasiada esperanza en la recepción del mensaje. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí