El dólar pasó los $40 y volvió el castigo al riesgo argentino

0
943

09:30 – La cotización del dólar al público superó ayer los $40 para la venta, con lo que alcanzó su mayor valor en más de cuatro meses. Los inversores están más propensos a retomar coberturas cambiarias (dado el recorte en el premio de tasa para mantenerse en pesos, en especial, frente a una inflación que no afloja) y particularmente atentos a las señales de recelo que vuelven a notarse en el mercado internacional hacia el riesgo argentino.

Por: Javier Blanco 

El billete cerró a un promedio de $40,32, según el relevamiento del Banco Central (BCRA), con lo que trepó 52 centavos en la jornada y marcó su segundo máximo en la era Sandleris, si se toma como tal el comienzo de la aplicación del plan de virtual congelamiento de la base monetaria (BM) acordado con el FMI, es decir el 1º de octubre pasado, cuando cerró a $40,74.

Ayer, además, los precios de las acciones argentinas en Wall Street cayeron entre 3 y 7% y la tasa de riesgo país subió 1,2%, con lo que volvió a orillar los 700 puntos, retornando a valores de los primeros días de enero.

Esta corrección generalizada de precios hizo a muchos analistas y operadores pensar si no acabó el denominado “veranito financiero”, tomando en cuenta la fuerte tendencia a la recuperación que habían tenido el peso y los activos argentinos en lo que va de 2019 hasta la semana pasada. De ser así, habrá durado apenas lo que una temporada veraniega.

Pero no hay acuerdo sobre qué pudo haber disparado el regreso de la aversión, aunque la mayoría de las opiniones parecen estar volcadas a los evidentes problemas que el Gobierno encuentra para dominar la inflación y las consecuencias que la persistencia de este fenómeno (al comenzar a revertir la baja de tasas) puede tener sobre las chances electorales del oficialismo, al tender a extender un estado de estanflación por algunos meses más.

“La suba del billete parece ser multicausal y no solo una reacción a la baja de tasas, en especial cuando se observa la tendencia alcista que vuelve a mostrar el riesgo país desde hace unos días o la caída de hoy [por ayer] de las acciones argentinas en Nueva York. Algunos fondos que estaban muy optimistas hasta hace unos días están empezando a reconocer el elevado riesgo que implica el mal momento político de Macri”, explicó Leonardo Chialva, de Delphos Investment.

“De la lectura de los precios en pantalla surge claro que hay un castigo diferencial al riesgo argentino. Eso impacta sobre el peso, los bonos argentinos y hasta las acciones. No está claro qué lo accionó, pero ese diferencial se nota”, admite el economista Hernán Hirsch.

Para Emiliano Cabrera, analista jefe de bonos de Invertir en Bolsa (IEB), lo que más está incidiendo sobre la conducta del dólar es la baja de tasas. “Fue muy veloz en las últimas semanas y eso provocó que muchos de los que estaban otra vez jugados al carry trade pasaran a tomar cobertura cambiaria para proteger las fuertes ganancias que lograron en los últimos meses”, sostiene.

La tendencia alcista del dólar se acentuó en una jornada en la que el BCRA convalidó una nueva suba de 17 puntos básicos en la tasa de referencia de la economía (quedó en 44,486% anual, con lo que rebotó 54 puntos en 3 días, tras tocar un mínimo de 43,937% anual el jueves) al renovar $180.000 millones de la deuda por $190.000 millones que le vencía y había sido asumida hace una semana mediante la colocación de letras de liquidez (Leliq) entre los bancos locales.

Sin embargo, el dato del día fue que de la licitación surgió una expansión monetaria neta superior a los $ 11.500 millones, el mayor monto “liberado” desde el 29 de enero, lo que estaría indicando que el BCRA no está nada incómodo con el rebote que afirma al dólar en la zona de no intervención oficial (ZNI).

El ajuste del dólar supone una devaluación promedio del 1,4% del peso tomando en cuenta que el billete quedó en $39,27 para la venta mayorista, es decir, 2,6% por encima del piso de $38,37 que regía para la banda de flotación (techo en $49,66). Y puede considerarse un ajuste devaluatorio genuino, ya que el volumen operado en la plaza cambiaria se expandió hasta los US$922 millones (venía siendo de US$700 millones en las jornadas previas), lo que muestra que el mercado lo convalidó. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí