martes, noviembre 24, 2020
4 C
Río Gallegos

ADOSAC para el 25 y asegura que al gobierno no le importa la Educación

11:00 – (Por Rubén Lasagno) – Con cualquier dirigente de los docentes santacruceños (ADOSAC) que uno conversa analizando el contexto de la política educativa en la provincia, concuerdan en decirte dos cosas: en Santa Cruz no hay política educativa y al gobierno no le importa la Educación como tal.

Por este motivo es que las expectativas reales sobre un cambio de paradigma en al política educativa de Alicia Kirchner para el 2019, no era posible. El único argumento que tienen los docentes en Santa Cruz para lograr un poco de flexibilidad en el comportamiento confrontativo de la gobernadora con el sector, es que el año electoral al FPV no le conviene tener enfrente a un gremio en permanente conflicto, que instale paros interminables y además con un universo de votantes superior al de cualquier sector sindical en Santa Cruz.

Ayer en el Congreso de la ADOSAC se decidió lo que ya habíamos anunciado el día 11 de febrero cuando adelantamos que el día 25 de este mes habría paro y no iniciarían normalmente las clases. Ese día habrá paro y movilización docente en toda la provincia y de acuerdo al comunicado oficial del gremio “ El Consejo Provincial de Educación podrá evitar las medidas de fuerza convenidas para el día jueves 28 de febrero si prioriza la educación por sobre la confrontación y da soluciones concretas a las siguientes demandas del sector”, detalla el documento que argumenta: “No existe otra manera de interpretar el proceder del gobierno provincial, si no es a partir de los hechos ya conocidos y denunciados por este congreso con despidos en todos los niveles y modalidades, el retorno al presentismo nefasto, la asociación con el gobierno nacional con su política de ataque al sector trabajador, el pago de salario en cuotas, el enorme retraso salarial en su gestión, los tarifazos, el vaciamiento de la escuela pública y la nula inversión en infraestructura escolar. A todo esto se suma la tardía convocatoria a una paritaria que resulta una provocación a toda la comunidad educativa al realizarse con posterioridad al inicio del ciclo lectivo”.

Los reclamos expresados en el documento son los siguientes:

•    Solicitar el cumplimiento de los acuerdos paritarios con el pago del salario en tiempo y forma (unificado y en los plazos legales). Con una recomposición salarial acorde al costo de la canasta familiar en Santa Cruz.

•     Exigir la derogación inmediata de las resoluciones 263/19 y 903/18 que implementa el fraude del plan SIGO y deja sin trabajo a cientos de compañeros.

•     Exigir la derogación de las Resoluciones 066/18 y 2521/18 que intentan disciplinar al trabajador docente a través del otorgamiento de puntaje de una manera extorsiva.

•     Rechazar las condiciones bajo las cuales se pretenden llevar adelante los ofrecimientos públicos de cargos.

•     Demandar el cese de la intervención de la CSS y el efectivo cumplimiento de las prestaciones

El detrás de la escena

Lo hemos dicho hasta el cansancio pero vamos a repetirlo: al gobierno provincial no le importa la Educación como tal y esto se manifiesta mes a mes, año a año en la actitud que tiene el Ejecutivo hacia los maestros. Al no haber podido cooptar al gremio y ponerlo bajo su voluntad política, como sí lo ha hecho con otros sindicatos provinciales, la gobernadora mantiene una guerra “sorda y declarada” que no ha permitido avanzar en negociación lógica y coherente en estos tres años y medios que lleva en el poder.

El lema del kirchnerismo en escancia es “doblégalos o castígalos” y es precisamente lo que Alicia Kirchner hace con los docentes provinciales. Si bien el paro de los 100 días que tiene en un  haber, ha sido una medida claramente incorrecta desde lo social, de ambos lados (puso mal a toda la comunidad educativa) al gobierno nunca le tembló la mano al momento de negar cualquier tipo de discusión salarial y promover el ajuste brutal en los salarios del sector docente. Es más, comenzó a pagarles por goteo, a no extenderles recibo, les descuenta lo que se les ocurre y le aplicó un presentismo disfrazado para presionar, erosionar y complicar más aún la relación empleado-empleador.

Desde esta perspectiva, el gremio no tiene mucho más para hacer. Se sabe que la medida de fuerza es un factor de presión de cualquier grupo de trabajadores organizados, sobre el empleador cuando, agotadas todas las instancias de diálogo, no se llega a un acuerdo. Bien, la ADOSAC hace tres años y medio que no solo no logra consensuar un acuerdo, ni siquiera logra hablar en términos coherentes con el gobierno provincial, porque desde las autoridades abonan a la teoría de la sumisión y la obediencia debida. Por lo tanto, los paros del sector docente al gobierno “lo tienen sin cuidado”; le preocuparían si les interesara la Educación de los chicos en Santa Cruz; al no ser éste un problema para Alicia, el resto es solo “disputa de poder”. Para el kirchnerismo, cualquier negociación donde se debe ceder y pedir, es “un signo de debilidad” y ese concepto los lleva a negarse naturalmente a discutir y actúan como narthentales a la hora de imponer condiciones y exigir metas.

Si a un gobierno provincial le interesa mínimamente la Educación, le busca una salida consensuada en algún punto y al menos no menosprecia las rondas de negociaciones en torno a una mesa, como hace, por ejemplo, el gobierno de la provincia de Buenos Aires o más cerca, el gobierno de Chubut.

Pero este año 2019 la gobernadora Alicia Kirchner tiene un problema que no puede resolver “de facto” como le gusta a ella: las elecciones. Y por tal motivo, sabe que en la Educación (entre otros ítems) tiene una deficiencia social y política que se la van a hacer pagar en las urnas, no solo a ella, sino a quien venga de su lado pretendiendo ser candidato.

Por ese motivo la prensa abonada a la pauta oficial, no ha dudado en difundir “los grandes esfuerzos que hace el CPE” para resolver “el problema docente” y por tal motivo, apunta Cecilia Velázquez la titular del CPE en parte de su comunicación (como si nada pasara) “Estamos trabajando mucho para comenzar el ciclo lectivo, junto a los directivos y docentes que ya están en las escuelas de Santa Cruz, poniendo lindas las escuelas, planificando y proyectando un nuevo año escolar” y deslizó que abrieron “mesas de trabajo” con Economía para arribar a una mejor propuesta el martes 26 de febrero, luego del cuarto intermedio. “Venimos trabajando junto a Economía en el marco del compromiso que asumimos para continuar el diálogo en las paritarias” y agregó “se está trabajando en la unificación del recibo y el pago en dos tramos de los haberes de los docentes, y en el análisis de una posible recomposición salarial”.

La pregunta retórica es ¿Por qué el CPE (ergo el gobierno provincial), esperó más de 3 años para buscarle una vuelta al conflicto?, respuesta: porque pretenden minimizar los conflictos (léase paros y marchas) en un año donde Santa Cruz va a estar por obvias razones en la prensa nacional o al menos bajo los ojos de los medios de todo el país.

Esto, refuerza aún más la teoría (plenamente comprobada) de que a Alicia Kirchner no le interesa de Educación como herramienta transformadora de la provincia. El kirchnerismo no tiene su “fuerte” en la Educación, sino más bien en la dominación de las masas mediante la coeresión, el chantaje (planes, acomodo, militancia) y la presión política.

La única realidad que le puede hacer cambiar el enfoque, es la amenaza de complicarle el año eleccionario y esto va a ocurrir en Santa Cruz, si acaso la ADOSAC se muestra intransigente a las presiones y decide jugarle a fondo al gobierno para exigirle lo que en tres años y medio no ha podido lograr de una gobernadora con más autoritarismo que sensibilidad social; excepto, claro, que se trate de sus cargos políticos a los cuales les acaba de aumentar un 45% sus haberes y es la cuarta vez en su periodo de gobierno que les “acomoda” sus salarios. (Agencia OPI Santa Cruz)

Más Artículos

3 Comentarios

  1. A ese gremio de izmierda tampoco le interesa la educación, por eso hace 12 años que las clases empiezan entre abril y mayo. Reclaman aumentos desproporcionados en relación a sus servicios. Que dicho sea de paso cada vez es peor. Estos son serviles al peronismo al crear generación tras generación de chicos mal educados que no entienden cosas básicas y pueden ser fácilmente manipulados

    • a nadie de eso estoy seguro.pero de lo que si estoy seguro es que estos son peores que macri.el C.P.E deberian renunciar todos y la gente que vota tampoco sirve para mierda

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -