Por qué YCRT debería cerrarse

6
1717

16:30 – (Por Rubén Lasagno ) – YCRT debería cerrarse por estar claramente demostrado que se trata de un agujero negro que se fagocita miles de millones de dólares que costeamos los argentinos y no solo no produce, sino, se ha transformado en un campo de batalla política del kirchnerismo al cual le quedan pocos reductos para pelear su subsistencia en el país y uno de esos lugares es, precisamente, el yacimiento de carbón en Santa Cruz.

YCRT en estas condiciones y con esta gente dentro de su estructura dirigencial/gremial, no es viable. Posiblemente se le puedan criticar muchas cosas al gobierno de Macri y a la actual Intervención del yacimiento (de hecho lo hicimos en muchas oportunidades a lo largo de estos 3 años), pero a esta altura creo concretamente que si el yacimiento sigue abierto, entre otras cosas, es porque hay un hombre de Río Turbio al frente de la empresa, que tiene proyecciones políticas dentro del Pro/ Cambiemos y es un articulador de esta rara relación de un  gobierno netamente liberal como el de Mauricio Macri y este ingobernable mamotreto costosamente improductivo que se llama YCRT.

Después de 12 años de inacción total, prebendas demenciales, la utilización de la empresa como usina de corrupción enlazada con el municipio de Río Turbio, la UTN, empresas particulares y el complejo de la mega usina; después de 12 años de usar a YCRT como un verdadero sumidero de fondos arrancados a los argentinos que aportan con sus impuestos el sostenimiento de esta estructura elefantista, sin sacar un solo kilo de carbón ni demostrar la mínima vocación productiva, tras el cambio de gobierno, los sectores internos totalmente politizados y atravesados por el kirchnerismo, durante el cual hicieron todo tipo de tropelías y cobraron las más ridículas sumas de dinero en conceptos disparatados, con beneficios que ni las mejores empresas del mundo lo tienen, no tuvieron la mínima intención de alinearse para sacar carbón; solo les ha importado generar problemas, ser obstructivos en la falsa creencia de que impidiendo, ellos se salvan y los otros (en este caso de los de Cambiemos) fracasan.

Es como la vieja fábula del sapo que ayuda a cruzar el río al escorpión advirtiéndole que tiene miedo de morir por su veneno, tras lo cual el arácnido le promete que no sucederá. Finalmente, la naturaleza del escorpión hace que pique con su cola al sapo en medio de la travesía y el sapo muera, pero también el escorpión.

En el caso que nos importa es muy aplicable esta analogía. Los gremios internos de YCRT actúan autodestructivamente con el apoyo de minorías, ciertamente, pero ésta situación extendida en el tiempo, se transforma en el cáncer que puede matar a una empresa del Estado con más méritos para ser cerrada que mantenida a un costo inimaginable para un país en crisis.

El 30 de diciembre de 2015 en OPI hicimos una nota titulada “El Interventor menos pensado” y allí adelantábamos una parte de lo que iba a ocurrir si como Interventor colocaban a un hombre de la cuenca. Y todo se cumplió como una profecía. Invitamos al lector a repasar aquella nota, hacer memoria de estos tres años y medio de gestión de Omar Zeidán y recapacitar sobre si habíamos errado el pronóstico. De alguna manera, Macri los ha salvado a todos los de YCRT; de haber colocado allí a un tecnócrata sin grado de pertenencia a la provincia o la región, como (por ejemplo) Javier Iguacel o el propio Dante Sica, YCRT no hubiera pasado el primer año antes de ser liquidada, cerrada o privatizada. Y esto no es una defensa a Zeidán ni a Cambiemos, es solo una reflexión que venimos haciendo desde hace mucho tiempo y muchos años de describir el pozo negro que significa YCRT para el país. Pero algunos no lo comprenden o pretendiendo jugar a la política barata, olvidan las consecuencias a las que arrastran al resto de quienes sí creen que el futuro. Parecen no darse cuenta que el futuro solo depende de ellos, lo que hagan o dejen de hacer.

Son el gran escorpión

Sindicatos ampliamente politizados, apoyados por el FPV y especialmente el gobierno de la provincia, son su peor enemigos. Ellos son sus más profundos adversarios y en la mayoría de los casos, discuten y prodigan medidas de fuerzas, paros, quites de colaboración y todo tipo de acciones que impidan producir, por haber sido las principales “víctimas” de las medidas de reducción de privilegios. No olvidar que en el año 2017 publicamos que cuando cambió el gobierno en YCRT había 89 licencias gremiales solo de ATE (sin contar los otros sindicatos). Todos ellos cobraban sueldos de entre 120 y 180 mil pesos, más todos los beneficios que luego les quitaron y hoy no quedan más de una veintena

Otro hecho significativo fue que cuando se terminó la red troncal de ventilación  los gremios hicieron un paro y de un día para otro se cayó la estructura que sostenía el cerro, infligiendo pérdidas millonarias al estado; durante el largo conflicto por los despidos y la baja de prebendas, grupos plenamente identificados con la política K rompieron todo a su paso, casas, camionetas, bienes, máquinas e instalaciones del yacimiento, sin hacerse cargo de nada, fondos que salieron del bolsillo de cada trabajador argentino. Tampoco podemos olvidar los retiros voluntarios que cobraron, únicos en el país con valores    que llegaron a lo 6 millones de pesos tal cual lo revelamos en nuestros informes, les pagaron las BAE y tras reincorporarlos por acuerdo con los sindicatos que presionaron para negociar la vuelta de los despedidos, no devolvieron la plata. Algo más de 60 millones sacado de las arcas de todos los argentinos, quedaron en el bolsillo de quienes ilegalmente retienen los fondos, razón por lo cual en poco tiempo más el Estado nacional tomaría medidas en contra de los mismos. Ahora, muchos de ellos abrieron demandas en contra de YCRT con el fin de sacarle más plata a la vaca lechera que es el Estado bobo, solo que esta vez la sequía juega en contra; no solo de esos juicios sino de la preservación de la misma empresa.

Conclusión

Por supuesto que nadie quiere que una empresa cierre y menos aún cuando es motor de localidades como las de la cuenca carbonífera, pero convengamos que instalar la realidad que se puede dar ante un marco de crisis profunda e irreversible como la que está a punto de caer el país, es una clara señal de alerta para aquellos imbéciles que no ven el bosque por la rama que tienen en los ojos, es hora que reaccionen a tiempo y al menos, los verdaderos trabajadores, los llamen a la reflexión.

Para aquellos que realmente piensen en preservar sus fuentes de trabajo, deben dejar de pensar en términos políticos y de campaña. Profundizar la crisis en YCRT en alentar el sobrevuelo de un fantasma que todos quieren alejar: la privatización o el cierre del yacimiento.

Pero podemos ir aún más allá y considerar que al menos si los sectores involucrados actuaran más egoístamente pensando en ellos y los trabajadores en su conjunto, permitirían que la empresa se desarrolle y funcione para lograr el autofinanciamiento. Esto no quiere decir que le firmen un cheque en blanco a Cambiemos, para nada. Está bueno que ejerzan sus derechos y aporten el control y la crítica, pero las acciones deben ser siempre constructivas, trabajando, empujando el carro hacia delante y no deteniendo la rueda que posterga y llena de impaciencia a quienes todos los meses desde el Ministerio de Energía deben firmar los cheques para mandar a Río Turbio, un lejano pueblo que Macri jamás conoció (ni conocerá, seguramente) y como tal podría un día, harto de estar harto, ordenar su cierre definitivo o su privatización.

¿Y cuál será la acción a seguir entonces?. Ya será tarde. Hoy es el momento de sentarse a discutir y a pelearse por sacar la empresa adelante y no a usar la vieja usina de fondos truchos en la cual transformaron a YCRT en 12 años para sus egoísmos de campaña y dejar pasar la gran oportunidad de sacar adelante el complejo que es lo único productivo en Santa Cruz y al cual parecen querer sepultarlo sin entender que todos serán tapados por la tierra, cuando ya todo sea irreversible y no haya posibilidad de recuperar el tiempo perdido. (Agencia OPI Santa Cruz)

6 Comentarios

  1. Los dirigentes sindicales no paran de escupir hacia el cielo pensando que nunca va a caer.
    Por su accionar muchos trabajadores quedaran en la calle. Pero ¿cuántos son los trabajadores?
    Los que ingresaron en los últimos 15 años no pueden ser llamados “trabajadores” porque la mina estuvo inactiva desde entonces.
    De los trabajadores que estaban hace 15 años, hay que descontar los que ya se han jubilado desde entonces.
    Por lo tanto los que merecen el nombre de trabajadores son muy pocos.

  2. Podemos cerrar también la Casa Rosada, creo que eso nos ahorraría mucho mas dinero que “miles de millones de dólares”, tal vez nos ahorraría cientos de miles de millones de dólares.
    Al fin y al cabo es allí donde están los empleados públicos con los mayores sueldos del país y que extrañamente se aumentaron un 25% en enero pasado cuando la inflación del mes fue del 3%.
    Casualmente es en la Casa Rosada donde se toman todas las decisiones que han generado una deuda externa que ya está casi en el 90% del PBI.
    Donde se ha generado tanta inflación que solo en la semana que pasó empresarios de argentina han dejado cesantes a 5000 trabajadores de diferentes empresas.
    También habría que cerrar todos los juzgados porque sirven para nada, ni hablar de la gobernación de Santa Cruz y otras provincias donde corre la coima, la merca, la tranza y la mafia que da calambre.
    Pero claro, ustedes se la agarran con un par de boludos que no saben para donde van, nunca van a tener huevos de decir las cosas como son… salvo cuando les conviene.

    • juan poronga en algunas cosas hay bastante razon. pero este diario al menos hasta ahora siempre fue el mas claro en decir las cosas.y no se equivoco, es cierto desde el 83 hasta ahora ningun politico le soluciono las cosas a la gente son todas una basura inventan el congreso es un nido de ratas y estafadores y mentirosos.pero cuidado la gente esta muy cansada la que realmente trabaja

  3. Argentina es inviable , con un estado gigantesco, que un empleado e Tucumán esté pagando los desguisados de YCRT , que paguemos jubilaciones de cientos de miles de pesos ( Rodriguez Sá, 7 dias de presidente ), Jueces, empleados legislativos, diputados , senadores, caso Pino Solanas con 35 asesores , 5000 empleados de planta en el congreso, legislaturas provinciales llenas de ñoquis, municipalidades , jubilados sin aportes , todos piden, como dijo Casero , todos quieren flan y se nos quemó el rancho.

  4. siempre se habla mucho de ycrt .creo que alguien debe investigar a los representantes gremiales a todos en general me refiero a a.t.e a.p,s , luz y fuerza la fraternidad me parece que muchas sorpresas van a aparecer son los maximos responsables de la situacion que se encuentran los trabajadores

  5. Vamos Eduardo!!! Un momento de coraje y cierre todo eso de una vez!!!! La ecología y millones de trabajadores que pagan impuestos lo agradecerán Y a los que hacen como que trabajan en YCRT a jugar con tierra!!!!

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí