Inicio Análisis y Opinión Neuquén y la “chantada” de las encuestas, algo que en OPI dijimos...

Neuquén y la “chantada” de las encuestas, algo que en OPI dijimos en octubre de 2011

920
4

11:30 – (Por Rubén Lasagno) – Las elecciones en Neuquén reconfirmaron lo que venimos diciendo desde hace muchos años: las encuestas políticas no sirven para nada, son una herramienta de campaña más, no son informativas, ha sido desvirtuada como elemento de pulso social por los propios partidos políticos y los gobiernos; intentan ser una herramienta de engaño y manipulación y han sido simplificadas a un tablero de “dibujo” donde dos tres sociólogos hacen un análisis más o menos certero de la realidad y lo plasman en un “informe” a su cliente. Hacia la opinión pública el candidato lo vende como cierto y pretende que el votante se sienta atraído y llevado por la ola voluntarista de esos cantos de sirenas, que son una verdadera tomada de pelo y subestimación de los habitantes del país.

OPI nunca promovió ni repitió ni multiplicó ninguna encuesta, se trate del sector que fuere; ya sea oficialistas, de la oposición, etc, por los motivos expresados anteriormente, pero lamentablemente la fiebre encuestológica es impulsada por los medios más importantes del país, no siempre “inocentemente” sino, muchas veces, con intereses económicos plenamente reconocidos a simple vista.

En nuestra concepción del periodismo consideramos que buscar información en las encuestas es como hacer periodismo con las redes sociales. La falta de rigor en las pruebas y la manipulación de datos, es un elemento clave para desvirtuar a las encuestas como una fuente seria; al igual pasa con las redes sociales: fundar una nota, hilvanar un análisis o comentario y mucho más multiplicar una información por lo que se dice allí, es un facilismo que se paga con el error garrafal de la mentira. Y eso en nuestra profesión es descrédito y pérdida de credibilidad, el único capital que tenemos.

En Neuquén las encuestadoras, que embolsan millones de pesos de algunos incautos candidatos y otros cómplices, que pagan para engañar, “daban” a Omar Gutierrez del Movimiento Popular Neuquino que hace 40 años gobiernan la provincia y al candidato del FPV, apañado y acompañado por la jefa de la banda, Cristina Fernández de Kirchner, “prácticamente empatados” cuando no “abajo un punto” del referente provincial quien terminó ganando 39,56% sobre 26,06 de Ramón Rioseco, el kirchnerista que previo a las elecciones recibió el “abrazo del oso” de CFK y la gente se lo facturó.

Como era de esperar y tal lo reafirma el diario Clarín a instancias del propio actual gobernador de Neuquén reelegido, la encuestadora Aresco de Julio Aurelio vinculado al kirchnerismo, contratada por Rioseco, no estuvo ni cerca de los casi 14 puntos de diferencia obtenido por el candidato del MPN. En tanto Analogías, encuestador “oficial” de Unidad Ciudadana, es decir del FPV, auguraba “un triunfo ajustado de Rioseco” o un virtual “empate técnico” con Gutiérrez y un Quiroga (candidato de Cambiemos) en tercera posición.

El “empate técnico” o “el puntito arriba del MPN”, se transformó en una increíble diferencia donde se visualizó, como no podía ser de otra manera, la bronca que tiene la gente por Cambiemos, candidato al cual Macri no le dio ningún tipo de apoyo, además de cargarle el lastre de la realidad que arrastra la marca y el espanto que ocasiona saber que la otra alternativa es un candidato apañado y seguidor de Cristina Fernández, la mayor ladrona de la historia política del país que pugna por volver la poder para lograr la impunidad de ella y todos sus cómplices.

Claramente las dos encuestadoras del krichnerismo, trataron de manipular a la opinión pública neuquina, pretendiendo que al escuchar un “cabeza a cabeza” de ambos candidatos (el de ellos y el del MPN), por ósmosis en la cabeza de los votantes, iba a entrar el concepto de que “la gente está buscando el cambio en la opción que propone Cristina”, ergo: “si gana Rioseco, gana Cristina”. Esto llevaba a una tercera premisa: “si CFK gana en Neuquén, el resto se añade por analogía (y no precisamente la encuestadora), hecho que sin duda se va a repetir a nivel nacional”. Rioseco perdió por paliza, por lo tanto CFK perdó por paliza. ¿Cómo razonarán ahora las encuestadoras K? ¿Verán el mismo futuro negro para CFK en el mes de octubre?.

Ahora más tranquilos

Lo de “remar en un dulce de leche” es tal vez la metáfora más justa, aplicable a nuestra manera de opinar desde siempre en relación a las encuestas que rara vez alguna de ellas se aproximó, por defecto más que por méritos, en el resultado de algún candidato nacional o provincial. Nadie serio, puede tomar como una prueba relevante un trabajo que se hace telefónicamente, en un “universo” de solo 1.200 o  1.500 usuarios, que además no contestan verdaderamente y en muchos casos, como nos consta por confesión de un participante en esas estafas públicas, ni siquiera llaman o computan como “hechas”, llamados que nunca fueron respondidos.

Personalmente, una vez lo conté en este mismo espacio, registré sobre una encuesta en la provincia tres llamados al mismo número en una semana y sobre la misma encuesta, en mi teléfono fijo particular. Las tres veces contesté la encuesta de manera distinta. Es decir, que un encuestador llame tres veces a un mismo número ya es una “chantada (neologismo concurrente con la definición de falso, simulado, trucho, producido por un chanta) y que compute tres opiniones distintas sobre un mismo tema, es aberrante y descalificante, tanto para el que las hace, como para quien las manda hacer.

Si bien antes ya habíamos hecho referencia a la falsedad ideológica de las encuestas y el uso y abuso de éstas como herramienta política, remitimos al lector a nuestra nota del mes de octubre de 2011 donde bajo el título “Las encuestas son lo que son” ya describíamos esta realidad.

Que nadie se sorprenda

Estos mismos “cerebros” panfletarios del kirchnerismo como Julio Aurelio de Aresco y la encuestadora Analogías, son los autores del famoso “piso del 30%” de Cristina Fernández que con tanta dedicación repiten hasta el hartazgo los grandes conductores de ciclos nacionales, quienes en muchos casos demuestran una ignorancia supina sobre la realidad o al menos falta de análisis primario de los estímulos políticos que les llegan a su atolondrada percepción y se transforman en un canal multiplicador de estas barbaridades y verdaderas operaciones de prensa o bien son cómplices de las mismas, como tantas veces hemos visto.

El kirchnerismo no arrastra más que el populismo reservado al conurbano y alguna provincia donde los gobernadores se alinean con CFK en defensa propia, porque están corroídos por la misma pudredumbre de los 12 años de robo y corrupción K en el país. En realidad y lo sigo reafirmando, el kirchnerismo en su conjunto (en el país), no suma más de un 18 o 20% y eso sin contar con la diáspora que se dará de ahora en adelante con aquellos gobernadores que pretendan retener sus cargos y decidan despegarse de la mala influencia K, antes del acto electoral.

Que hoy Cristina Fernández esté a las puertas de una nueva competencia electoral es una vergüenza nacional, habla mal de nuestra sociedad en general y la mayor parte de la culpa es de Mauricio Macri, el Pro, Cambiemos, los Radicales o como se llamen que ejercen el poder. No han sabido ni podido acomodar la economía y la sociedad juzga por el bolsillo. Dicho esto, es muy claro que el voto bronca, así como se dio el Neuquén, puede llegar en varios puntos del país e inclusive a nivel nacional, pero como yo siempre digo y sostengo, cuando enfrente esté un candidato como Cristina Fernández o alguien que en su nombre represente al kirchnerismo, volverá a ganar Cambiemos o cualquiera, menos el espanto.

Los pueblos no se suicidan y votar a la banda que asoló el país, sería un suicidio en masa de la sociedad argentina que tiene otros planes para nuestra país seguramente. Tal vez haya que sacar a los que están, pero ¡Ojo!, nadie va a sacar lo establecido para volver al pasado reciente. Por eso es tan importante ver quiénes, cómo y por qué se juntan. Yo sostengo que el peronismo, de cualquier extracción que pudiera ganar a nivel nacional, va a firmarle a Cristina Fernández una carta de impunidad para ella, sus hijos y sus cómplices. En pocos meses arreciará el cierre de causas, la libertad de los chorros y con otras formas más refinadas, quizás (o no) volverán por lo que no pudieron llevarse y las venganzas pendientes. Sobre esto no hay encuestas ni plebiscito. Sería bueno que le pregunten a la sociedad qué piensa, pero es políticamente incorrecto y además, es muy grande el temor de toda la clase política, de verse en el espejo de lo que realmente son y lo que piensa el conjunto más honesto de la sociedad (que es mayoría) de todos ellos y que ninguna encuesta trucha, les demuesta con sinceridad en los resultados. (Agencia OPI Santa Cruz)

4 Comentarios

  1. Me da mucha alegría que los habitantes de neuquen no se dejaron convencer por parte de la banda K. Hay que saber que a la argentina la han saqueado desde hace mucho tiempo y principalmente los peronistas. Hay que votar otra cosa que no sea izquierda ni radicales encubridores.

  2. Los calculos de los KK eran en base a que en 2015 el actual gobernador habia ganado por 10% sobre Rioseco (40 a 30 aproxi), y que Sobisch (historico del MPN) iba por afuera del partido, hizo suponer que le iba a «robar» ese 10% al actual gobernador. Asi las cosas, muchos que nunca votaban al MPN y ante la posibilidad de que gane el candidato de Cristina, votaron al MPN y ahi el resultado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here