Departamentos, farmacias y minería: todo venía bien para lavar dinero

1
1243

07:30 – Una oficina en la Avenida Néstor Kirchner en Río Gallegos, fue una de las primera propiedades compradas por Manzanares.

Por: Lucía Salinas

Una oficina en la Avenida Néstor Kirchner, en Río Gallegos, fue una de las primeras propiedades que Víctor Manzanares compró hacia 2006 a pedido de Daniel Muñoz para el resguardo de dinero. Parte de ese dinero se volcó a la constitución de sociedades anónimas para comprar propiedades. Más de cinco empresas, compra de acciones de mineras, de firmas de insumos para hospitales, campos, terrenos, cabañas. Una gran estructura de blanqueo detallada por Manzanares donde volcaron más de U$S 130 millones.

“A la oficina se le blindó la puerta y se construyó un mueble de madera, que debajo contenía una caja fuerte artesanal. Era una caja larga, que tenía el largo de toda la oficina, y arriba un mueble para disimular. A la vez había un armario, hecho con algún material blindado, del que sí tenía yo llave. El resto de las llaves las tenía Roberto Sosa y Muñoz. En ese armario siempre había entre 3 o 4 mochilas con dinero en efectivo, dólares. A razón de un promedio de entre 2 millones de dólares por mochila”, reveló Manzanares en su primera confesión como imputado colaborador.

La primera empresa creada fue Madaco SA. Con la misma se compraron cuatro departamentos y un galpón en la calle Maca Tobiano 740 de Río Gallegos. “Era una operación simulada”, porque eran bienes de SL Group, propiedad el ex secretario de Néstor Kirchner.

En ese galpón “había un baño que había sido tapiado. Había una puertita de acceso muy chica, que daba al cuarto de máquinas. Ahí funcionaba un depósito gigantesco de dinero”.

Fueron los primeros movimientos del dinero que según determinó el juez Claudio Bonadio, Muñoz manejó de las coimas  cobradas a empresarios contratistas del Estado. En Estados Unidos se investigaron inversiones por U$S 70 millones, pero Manzanares estima que incluso en nuestro país, se blanquearon entre ” U$S 130 y 150 millones”.

En 2008 Muñoz decide meterse en el rubro farmacéutico, al adquirir el 50% del Grupo Llaneza (una importante cadena del rubro). La compra se formaliza por U$S 8,5 millones que se pagaron en efectivo. Una gran parte la pagó Manzanares en efectivo y se comenzó a “inyectar dinero en negro”.

Para 2009 Manzanares buscó desarrollar “una usina para lavar dinero” en Tierra del Fuego”, contó. Allí compraron Malemasi, una SRL que explotaba un restaurante en pleno centro de la ciudad de Ushuaia. “Se llegó a lavar, aproximadamente entre $ 5 y 7 millones”.

La estructura de lavado continuó. “Daniel quería recuperar los bienes que tenia a nombre de prestanombres”, expresó Manzanares. En  2008 firman contratos con SPOT CAR SA, ARMORING SYSTEM “era para pasar blanco, una gente que le iba a facturar”.

Se volcó más dinero en propiedades para el blanqueo de fondos, entre 2009 y 2010, se compran la sociedad LLOMAR SRL, con tres farmacias adentro. La operación se acordó en € 3.700.000. Sin embargo, se hizo en dólares. Posteriormente, hubo una compra de un terreno en El Calafate, por USD 50.000, a nombre de MM SERVICIOS, otra operación creada por orden de Muñoz.

En el rubro farmacéutico se adquirieron 17 fondos de inversión en farmacias, aproximadamente. “Una farmacia en Santa Cruz vale entre U$S 1 y 1,5 millones”, estimó el contador, es decir: más de U$S 25 millones se colocaron allí.

¿Qué siguió? La negociación para adquirir el Laboratorio Fabra. “La operación iba a costar 40 millones de dólares. El “blanco” ya se había generado con otra empresa creada, South Point, “más alguna inyección que obtuviéramos de las farmacias”, dijo Manzanares.

La operación se replegó y eligieron comprar San Up S.A, que era de Jorge Shemi,  por U$S 34 millones, pero los papeles se consignó $ 8 millones. “Esta compra se hizo con el lavado de dinero realizado con South Point”, contó el contador.

Por otro lado y por U$S 500.000 se compró a nombre de Madaco, un terreno en Comodoro Rivadavia, “ el valor de escrituración obviamente fue menor”, explicó Manzanares y después el terreno se vendió por un millón de dólares.

En ese mismo tiempo, se compró el 50% de una empresa para insumos de hospitales por 500 mil dólares, “la provisión del dinero la hice yo con dinero de Muñoz que yo tenía en custodia”.

En el rubro minero incursionaron también y compraron el 50% de Transecología. Todo se hizo por un millón de euros. A esta empresa en poco tiempo le inyectaron 15 millones de dólares, algo que no pudieron justificar.

Después vino la venta por orden de Muñoz de seis departamentos cuyo valor individual era de U$S 70.000 aproximadamente. Ese dinero lo conservó en la oficina de Manzanares en una caja fuerte, según indicó ante la Justicia.

En El Calafate también blanquearon dinero. Pusieron en alquiler seis cabañas para alojamiento del personal del hotel Los Sauces, de Cristina Kirchner. “En esa época era un alquiler caro, un muy buen alquiler, unos $ 60.000 mensuales por las cabañas. Eso le sirvió a Muñoz para capitalizarse y justificar ingreso en el juicio por enriquecimiento”, explicó el contador.

A la variedad de inversiones, se incluyó la compra del campo La Lucia (Santa Cruz) y aunque valía 150.000 dólares, Muñoz lo pagó 500.000 dólares, y se hizo a través de Madaco. (Clarín)

1 Comentario

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí