Dólar y tasa siguen al alza, a la espera de las ventas oficiales

0
384

09:00 – El dólar volvió a cerrar ayer al alza en la plaza local, al quedar en $42,99 promedio para la venta al público (13 centavos más respecto del viernes), aun cuando en el resto de la región y el mundo operó a la baja y pese a que el Banco Central (BCRA) convalidó otra suba en la tasa de interés de referencia, a la que acercó al 67% anual.

Por: Javier Blanco

Todo sucedió al cabo de otra jornada volátil en la que el dólar abrió a la baja, antes de equilibrarse (en línea con el cierre previo) y tomar un envión final que lo llevaría a cerrar en alza por quinta rueda consecutiva en la plaza mayorista, la que define la tendencia del precio.

Dicho sprint final lo “volvió a acomodar otra vez arriba de los $42, algo que no alcanzaba desde el 7 de marzo, e hizo cerrar en el segundo nivel más alto del mes, dada una demanda que desbordó la oferta existente en ese tramo”, reseñó el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios.

De este modo, la divisa se anotó un incremento del 0,7% en el día, que amplía al 7,5% su ganancia en el mes y a casi 12% en lo que va del año.

Por si fuera poco, el dispar comportamiento de la plaza local respecto del resto, a diferencia de lo ocurrido por la reversión global de flujos del viernes, tiende a confirmar que el peso enfrenta nuevamente presión devaluatoria, que va más allá de lo que ocurra con las demás monedas emergentes, aunque suele ampliarse cada vez que estas también resultan castigadas.

Los analistas creen que, en las actuales circunstancias, el billete solo podría estabilizarse o tender a bajar algo cuando llegue el nuevo desembolso de los créditos del FMI y comiencen las anunciadas ventas de divisas por parte del Tesoro, por hasta US$60 millones por día.

Es decir, no creen que la tendencia pueda variar, aunque el BCRA siga subiendo la tasa de interés, en especial, si no logra que este incremento (del que hasta ahora solo sacan provecho los bancos) se traslade a los depositantes.

“Lo que se observa es una oferta limitada y una demanda que, aunque contenida por faltante de pesos, se mantiene sostenida. Eso provoca baches importantes, por lo general al final de las ruedas y los cierres alcistas. La semana que viene será interesante ver si las ventas oficiales ayudan a destrabar liquidaciones de la cosecha, algo que daría por descontado si no fuera por el nivel de incertidumbre que se percibe”, explica Leonardo Svirsky, de Bull Market Brokers.

Para Marcelo Elbaum, gerente de negocios de Allaria Ledesma, el desequilibrio del mercado cambiario deriva del estímulo que recibió la demanda de dólares al no poder asegurar las autoridades que los aumentos aplicados a la tasa de interés se trasladen adecuadamente al depositante.

Elbaum explica que si se toma el piso inicial de la banda cambiaria, de $34 a comienzos de octubre, y se ajusta ese valor “por la inflación observada en los últimos meses”, se descubre que lo deja a casi $42. Y si se repite ese ejercicio “partiendo del valor máximo de $42 que había llegado a tocar el billete a fin de septiembre, la cuenta da $51” a hoy.

Y destaca que el salto inflacionario hace que la tasa real que se ofrece por depósitos en pesos sea nula (está 42% anual para grandes depositantes) o negativa (38% para ahorristas comunes). “No hay estímulo real para invertir en pesos”, concluye, por lo que no lo sorprende que la demanda haya tendido a aumentar. “Lo que resta ver es si algún mecanismo cambia la ecuación en pesos o si las ventas del Tesoro reequilibran el mercado”, concluye. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí