Osvaldo “Bochi” Sanfelice, el hombre clave en los negocios de los Kirchner a quien el contador Manzanares apuntó en su confesión

1
1304
Osvaldo Sanfelice momentos después de bajar del T01 en el aeropuerto de Río Gallegos – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

07:50 – Ex socio de Máximo y alter ego de su padre, habría dirigido las compras y alquileres de inmuebles y hoteles. El arrepentido lo definió como “el López Rega” de Néstor Kirchner.

Por: Lucía Salinas

Fue una pieza clave en las operaciones inmobiliarias de la familia Kirchner investigadas por lavado de dinero. Socio de Máximo Kirchner, apoderado de la familia y responsable de muchos negocios que impactaron en el patrimonio de los ex presidentes, Investigado por la justicia en varios expedientes, Osvaldo “Bochi” Sanfelice quedó más complicado después de la confesión de Víctor Manzanares, el contador que conoció los números del patrimonio de los ex presidentes.

Al igual que Manzanares, Sanfelice se encuentra procesado en dos causas junto a Cristina Kirchner y sus hijos. Se trata de los dos expedientes en los que se investigaron por supuesto lavado de dinero a las dos empresas de la familia Kirchner: Hotesur -dedicada al rubro hotelero- y Los Sauces, la inmobiliaria que tuvo a Cristóbal López y a Lázaro Báez como principales inquilinos.

En sus tres declaraciones como imputado colaborador, Manzanares se refirió al rol clave que cumplió “Bochi”, socio además de Máximo Kirchner en la inmobiliaria que tuvieron en Río Gallegos. Los dichos del ex contador de la senadora de Unidad Ciudadana apuntaron a una estructura de lavado de dinero constituida con Daniel Muñoz (ex secretario privado de Néstor Kirchner) y también al crecimiento del patrimonio de los ex presidentes, en el que Sanfelice habría tenido una activa participación.

Respecto a la adquisición de hoteles, Manzanares contó que tanto para la compra de Hotesur SA (dueña del hotel Alto Calafate) como en la empresa Coma SA, también de los Kirchner, Osvaldo Sanfelice tenía un poder otorgado por Néstor Kirchner para realizar las operaciones comerciales. Para obtener fondos para la compra de la firma hotelera se realizaron unos mutuos y aportes irrevocables que tenían que reordenarse.

“Tuve una reunión que tuvo lugar en Puerto Madero, donde estaba presente Sanfelice, los vendedores y los abogados. En esa ocasión entendí que nada podía ser objetable y sugerí que se avanzara con el acto de compra”, dijo Manzanares, que había observado que no era el mejor camino.

Entonces, señaló que “Sanfelice es el que hizo la operación de Hotesur junto con su contador Hugo Alvarez”.

“La persona encargada de las compras que pudiera efectuar el doctor Néstor Kirchner siempre fue Sanfelice, desde llevarle la idea hasta gestionarle los análisis necesarios, porque él era el agente inmobiliario de su confianza”, ratificó.

Cuando la firma Los Sauces compró el hotel La Aldea, intervino el arquitecto Luis Gugino. “Años después, Gugino me comentó que Sanfelice le había mexicaneado 200.000 dólares en esta operación, y que ello habría sido orquestado en su estudio contable”. La operación de La Aldea se formalizó en 120.000 pesos, pero el “valor real de compra fue de 1.200.000 dólares, según me refirió Gugino”, detalló el contador en su confesión en el marco de la causa de los cuadernos de las coimas.

Hubo más. En 2009, Manzanares le propuso a Néstor Kirchner la compra de un hotel en Ushuaia, el Hotel 1810. Pero “no se le podía ofrecer nada a Néstor Kirchner sin el visado de Sanfelice”, expresó.

Un año después -siempre según su declaración- el ex presidente le manifestó al contador que iba a comprar el Hotel 1810 que costaba 500.000 dólares, y otro cuyo costo era de 17.000.000 dólares. Se trataba del Hotel Las Hayas de Ushuaia .

“Me dice que yo iba a manejar estos dos hoteles y que por ello iba a ganar 40.000 dólares mensuales”, relató Manzanares. “Que yo debía controlar a Sanfelice en el Hotel Waldorf y que él me debía controlar a mí en la administración de estos dos hoteles. Me manifiesta que si todo salía bien, yo me iba a quedar con el gerenciamiento de todo lo de El Calafate”.

“Solamente por indicación de Néstor Kirchner fui a un estudio contable a analizar los papeles del Hotel Waldorf. Había un accionista minoritario que no quería venderlo, por lo que yo le sugería a Néstor Kirchner que no lo compre”, dijo el contador en su declaración. Ese hotel es investigado por lavado de activos y se sospecha que el dueño original no es Sanfelice.

A partir de 2003 y 2004, Kirchner -según Manzanares-, incorporó locaciones a sociedades familiares. Se le aportaban al contador los contratos de alquiler de todas las propiedades de Los Sauces SA. “Esos contratos fueron celebrados hasta el año 2011 a nombre de Sanfelice. En el 2011 me piden que les haga una renovación. Entiendo que el cambio de inquilinos de personas físicas a sociedades se debió a que se podía atomizar el riesgo del cobro de alquileres y permitía cuidar mejor el estado de los inmuebles”, dijo Manzanares.

En 2011, Manzanares fue a la Quinta de Olivos por un problema con el distracto de una propiedad. Así lo relató a la justicia: “El doctor Kirchner con Sanfelice compran una propiedad en la calle 25 de mayo del 0 al 100, en Santa Cruz, a Lázaro Báez. A mí me hacen preparar el acta de directorio de Los Sauces. El tema es que habían hecho la escritura pero no habían comprado los dólares. No había dólares en blanco. O era una operación simulada o no había dólares en caja. No lo puedo precisar. No habían hecho la compra de los dólares”.

Cuando Manzanares observó ese error, “Kirchner me pide que lo arregle. (…) En esa reunión en Olivos, en la que estaban Sanfelice y Cristina Fernández, le manifiesto a la doctora que el distracto aparece en el libro de actas de Los Sauces, pero que no estaba firmado. Báez quedó o se comprometió a traer una nota donde ellos aceptaban el distracto, y que iban a arreglar en su contabilidad la adquisición de esa propiedad”.

Cuando Manzanares se refirió a la fortuna de los Kirchner, el contador dijo que uno de los saltos importantes en su crecimiento ocurrió a través del alquiler del complejo hotelero Los Sauces a las empresas del Ingeniero Juan Carlos Relats. Según Manzanares, los Sauces tuvo los mayores niveles de valores de locación, “Mi contacto profesional con este complejo se dio a partir de un llamado del señor Sanfelice, para que vaya a su inmobiliaria a fin de recibir instrucciones sobre la forma en que debía facturar a Rutas del Litoral SA, sociedad propiedad de Relats.

Se hizo un solo contrato por un valor de 90.000 dólares, más una cláusula mediante la cual se aumentaba ese valor, un plus, siempre que la ocupación hotelera superase el 50%. “Toda la gestión y negociaciones relacionadas con la locación de esos hoteles fue hecha por Sanfelice, mi actividad fue meramente contable, es decir, me encargaba de emitir las facturas en forma manual y las enviaba por correspondencia”, siguió Manzanares.

“El hotel estuvo alquilado a Relats durante 11 años a 90 mil dólares mensuales, y no fue problema el cepo cambiario porque los pagos era en pesos aunque las facturas fueron en dólares. Este contrato significó una suma de entre 10 y 11 millones de dólares de ingreso en blanco a la economía de los Kirchner”, explicó el contador.

Sobre los contratos hoteleros, el contador indicó que Lázaro Báez le pidió que hable con Néstor Kirchner y le manifestara sobre “la peligrosidad de mantener estos valores. Su intención era pesificar los contratos de locación que mantenía en dólares con la familia Kirchner”. El ex presidente dijo que no, y sostuvo que “esas eran ideas de Báez porque el hotel le dejaba buenas ganancias”. Esto ocurrió en una visita que realizó a Buenos Aires en una reunión donde estaba Sanfelice “él le decía a Kirchner que estaba todo bien, lo inflaba. Sanfelice era para Kirchner lo que López Rega era para Isabelita”. (Clarín)

1 Comentario

  1. Todos los dichos sobre movimientos de fondos se sustentan en Daniel Muñoz, unico testigo de lo que Manzanares dice. Este señor fallecio y Manzanares dice que el dinero puede estar en los sitios de almacenamiento de Miami, New Jersey, Florida y Colorado. No hay ninguna prueba en su declaracion que involucre a la familia Kirchner.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí