Los apagones no dan tregua: Maduro adelanta que habrá racionamiento

0
1054

10:00 – Tras el segundo corte prolongado, que ayer todavía afectaba parte del país, el presidente dijo que se administrará la energía hasta que se normalice el sistema eléctrico

Por: Daniel Lozano

Tal y como se temía en Venezuela , los dos colapsos eléctricos de marzo preceden al racionamiento de energía. “Estamos en una batalla dura, el daño es grave. Vamos a pasar días en que vamos a tener que ir a administración de carga organizada para estabilizar, hasta que reconstruyamos lo quemado en el Guri”, adelantó Nicolás Maduro anteanoche.

En el diccionario de eufemismos de la revolución, “administración de carga” significa racionamiento. Ya se están aplicando sin orden ni concierto en Zulia, estado fronterizo con Colombia y el más poblado del país, que durante todo 2018 sufrió una aguda crisis eléctrica, con cortes eléctricos de hasta siete horas los fines de semana.

Desinversión, corrupción, mala administración y la huida de los mejores especialistas se conjuraron durante los 20 años de chavismo para destruir el sistema eléctrico nacional, lo que obligó al gobierno bolivariano a ejecutar distintos programas de racionamiento. El primero, que comenzó en enero de 2010, obligó a que Hugo Chávez rectificara y anulara los apagones nocturnos en la capital más violenta del planeta. Ya desde entonces comenzó a temerse que un colapso apagara todo el país. En 2016, regresaron los apagones programados en centros comerciales, incluso los funcionarios públicos redujeron drásticamente su jornada laboral.

Para justificar una medida tan impopular en el país con mayores reservas de petróleo del planeta y que durante el siglo pasado disfrutó de uno de los mejores sistemas eléctricos del continente, Maduro dio un paso más en las teorías conspiratorias que maneja su gobierno desde el 7 de marzo. “Se preguntarán cómo, con tanta vigilancia, quemaron [el autotransformador]. Usaron un francotirador, un mercenario y dispararon con un fusil desde una larga distancia. Atacaron el corazón del sistema, es como un bombardeo”, intentó explicar el “hijo de Chávez” a su audiencia.

La central hidráulica del Guri, en el estado de Bolívar (fronterizo con Brasil), está militarizada desde 2008 y “remilitarizada” desde el 7 de marzo, con despliegues de efectivos por todos lados. Nadie se puede acercar allí sin los permisos militares. Además, parte del gobierno se ha instalado dentro de la central para dirigir las operaciones.

La de Maduro, además, es la tercera explicación que da el gobierno para justificar el supuesto sabotaje, en el que solo cree el 10% de los encuestados por Hercón. Sus dos vicepresidentes dijeron antes que se trató de un ataque cibernético y también de unos disparos electromagnéticos. Andrés Izarra, antiguo ministro de Turismo y compañero de todos ellos, lo resumió a su modo, siempre burlesco: “No fue un ciberataque, sino unos rayos potónicos ultrasónicos. Olvídense de que Corpoelec [empresa estatal de electricidad] tuiteó sobre avería en la línea San Gerónimo o que Jesse Chacón [exministro de Electricidad] explicó cómo las capacidades de generación se vinieron abajo. Mejor decir que fue Darth Vader”.

Una de las explicaciones técnicas más detalladas la ha proporcionado el ingeniero José Aguilar, que asegura que el segundo colapso se debe a la “falla catastrófica” provocada por el incendio de uno de los tres autotransformadores trifásicos de la subestación Guri B. “Eso estalló porque tenía una acumulación excesiva de gases combustibles que entraron en contacto con el aire”, detalló el ingeniero.

Al menos siete estados continuaban con apagones intermitentes ayer, algunos desde el primer momento, como Zulia. Según la Red de Médicos por la Salud y la ONG Codevida, son al menos cinco los fallecidos durante estos días, un dato provisional que se suma a los 22 de la primera etapa de marzo. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí