Inicio Política Elisa Carrió presentó la “Ley Góndola”: quiere evitar precios abusivos en supermercados...

Elisa Carrió presentó la “Ley Góndola”: quiere evitar precios abusivos en supermercados y que haya un manual para exhibir las ofertas

375
0

10:00 – Tras denunciar la falta de una leche económica, la líder de la Coalición Cívica terminó de delinear un proyecto que promete polémica.

“Yo ahora me estoy por ir a acostar a las góndolas, allá abajo, para mostrarle a los supermercados como los precios más baratos me los ponen ahí”, lanzó Elisa Carrió. Fue el 12 de marzo pasado, estaba dando una entrevista en TN. De repente, se agachó, hincó su cuerpo debajo de la mesa ante la atónita mirada del periodista Joaquín Morales Solá, y redobló la apuesta.

─De ahí me van a tener que levantar los dueños de los supermercados porque yo me voy a quedar ahí, acostada, en huelga─ desafió.

Esa fue la manera en la que la líder de la Coalición Cívica mostró su enojo con la inflación y los precios altos en los supermercados. El 21 de marzo, lo repitió en otro programa de TV. “Yo me estoy por ir a tirar a los supermercados”, amenazó, al denunciar cartelización en la fijación de precios.

Ahora, decidió ir un paso más allá y presentó un proyecto para instaurar una “ley de fomento de la competencia en la cadena de valor alimenticia”, que ya ha sido bautizada puertas adentro por algunos dirigentes de la CC-ARI como la “Ley Góndola”.

La iniciativa, a la que tuvo acceso Clarín, tiene como principal objetivo evitar los casos de abuso de posición dominante en los que pudieran incurrir los supermercados y otros grandes proveedores.

La misma se condice con la denuncia que días atrás presentó el legislador lilito, Hernán Reyes, ante la falta de leche “Armonía”, la más barata del mercado y parte del programa Precios Cuidados, ante la Comisión de Defensa a la Competencia.

«La presente ley será de aplicación a la totalidad de las relaciones comerciales en la que intervengan los operadores de la cadena de valor alimenticia y cuyo objeto esté vinculado en forma directa con el proceso desde la producción hasta la distribución final de alimentos y productos alimenticios», establece el segundo artículo del proyecto.

Entre los objetivos de la iniciativa, Carrió habla de “aumentar el beneficio a los consumidores”, “resguardar el equilibrio de la cadena de valor”, “contribuir a la transparencia de los precios”, “promover una mayor concurrencia de marcas” y hasta “fomentar el acceso al consumo sustentable”.

Sin embargo, su eje más concreto es que el Estado intervenga, de alguna forma, en el monitoreo y control del proceso de formación de precios en los supermercados.

Además, el proyecto de ley crea un código de buenas prácticas comerciales obligatorio para las principales cadenas de supermercados del país y también un observatorio de precios.

Para Carrió, esas empresas promueven a veces prácticas abusivas que afectan los precios y el consumo.

Desde hace años, este es un tema que desvela a Lilita. Según ella misma contó en reiteradas oportunidades, la ley de Defensa a la Competencia –que ella impulsó con Mario Negri– nació cuando le quisieron cobrar 6.000 pesos por un chivo.

«La podríamos llamar la ley del chivo, porque en el medio de la inflación fui a comprar un chivo y valía 6000 pesos, cuando en ojo de agua vale 600 pesos. ¡Lo pagué en dos cuotas!», dijo en Diputados, durante la sesión en la que se aprobó la iniciativa, en la que también llamó a boicotear a los supermercados.

Ahora, con una inflación prevista en 36%, según el índice de expectativas, la líder de Cambiemos busca institucionalizar su reclamo y promete traer controversia, sobre todo porque hasta dispone la manera en que en los supermercados deben exhibir sus productos.

No sólo en qué proporción sino también de qué manera física.

«La participación en góndolas será equitativa para los oferentes lo que garantizará la mayor concurrencia de marcas de diferentes proveedores, conforme las posibilidades económicas y las prácticas comerciales habituales”, dice y agrega que “está prohibido pautar la participación de un producto alimenticio de una marca determinada que supere al veinte por ciento (20%) del espacio disponible que el producto comparte con otros de similares características».

Señala Carrió: «Los exhibidores contiguos a las cajas y las islas de exhibición deben garantizar al menos un cincuenta por ciento (50%) de productos de origen local y/o producido por Pequeñas y Medianas Empresas o por Cooperativas y/o Asociaciones Mutuales».

El artículo 29 del proyecto especifica hasta con el centimetraje exacto cómo deben ordenarse los productos. “La forma en que los productos sean exhibidos y distribuidos en góndolas por parte de los establecimientos supermercadistas, no deben tener por efecto impedir, restringir, falsear o distorsionar la competencia dentro de cada categoría”, estipula.

“Está prohibido pautar lugares de privilegio en góndola, dificultando la exhibición equitativa de las diferentes marcas ordenándolas en forma vertical, y no horizontal, utilizando criterios objetivos”, sentencia. “Los productos de menor precio conforme la unidad mínima comparativa del artículo 30 de la presente ley, deberán encontrarse a una altura no menor a los 90 centímetros y no superior a los 160 centímetros”, detalla.

Según explicaron a Clarín en la Coalición Cívica, su proyecto se basa en legislaciones similares que se aplican en el Reino Unido y en España, dos países donde la inflación interanual de 2018 no supera el 2,1%, muy lejos del 47,6% de Argentina, la marca más alta desde 1991. (Clarín)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here