Maduro llamó a los grupos paramilitares a “garantizar la paz”

1
1085

12:00 – Maduro, durante una reunión en el Palacio de Miraflores, con miembros de su gobierno

El mandatario sostuvo que las organizaciones armadas irregulares del chavismo practican “el cristianismo puro”

Por: Daniel Lozano

Nicolás Maduro mantiene su apoyo irrestricto a los grupos armados del chavismo, conocedor de que son una de sus herramientas principales para mantenerse en el poder. Pese a la violencia desplegada contra manifestantes de sectores populares, el “hijo de Chávez” se declaró el “primer defensor de los colectivos (paramilitares)” y también llamó a los milicianos a que se “juramenten en armas” a mitad de mes.

“¡Adelante colectivos, levantar la cara, levantar la moral! En un solo esfuerzo unitario, garantizar la paz de todo el país”, subrayó Maduro, quien desde hace dos semanas ha reiterado una y otra vez su apoyo absoluto a estos paramilitares, el brazo armado de la revolución. El jefe bolivariano fue incluso más allá, sumando cualidades desconocidas para sus brigadas de choque: “Los colectivos están formados por gente buena, gente patriota, gente sacrificada. Defienden la paz en sus barrios. Son colectivos que practican el cristianismo puro. En el siglo XXI, ¡el cristianismo puro se llama chavismo!”

Maduro, que enfrenta el colapso eléctrico provocado por la desinversión, corrupción y pésima gestión del sistema eléctrico nacional, aprovechó para incluir a los milicianos en su plan represivo y contra la Operación Libertad puesta en marcha por Juan Guaidó, presidente encargado. “He puesto en situación de alerta a las unidades militares del país. Tenemos que estar preparados porque esta guerra la decidió Donald Trump “, remarcó.

Las imágenes del fin de semana pasado durante las protestas en las inmediaciones del Palacio de Miraflores han recordado a Venezuela que los paramilitares chavistas están dispuestos a todo para mantener en el poder a su líder. Exhibiendo impunidad con armas cortas y largas, y sumando connivencia con las fuerzas policiales, dispararon y golpearon a los manifestantes, provocando heridos no solo en Caracas, también en el interior del país.

La oposición denunció la muerte de una mujer de 70 años en Zulia, estado fronterizo con Colombia, en otro episodio de represión protagonizado por estas brigadas de choque.

“La violencia de grupos armados ha sido legitimizada retóricamente y legalmente”, concluyó el politólogo Ángel Álvarez.

Se trata de activistas radicales, antiguos miembros de fuerzas de seguridad o vinculados con organismos gubernamentales, armados por el Estado. Estas brigadas de choque del chavismo plantaron cara en su día al general Miguel Rodríguez Torres, ministro de Interior de Maduro durante las protestas de 2014, forzando incluso su dimisión. Rodríguez Torres, exdirector de la policía política con Chávez, permanece hoy encarcelado, acusado de traición a la patria.

“No se los puede llamar colectivos, son grupos paramilitares financiados por el régimen”, acusó Guaidó, quien el lunes pasado también fue hostigado por ellos. Los ultras lanzaron gases lacrimógenos a sus seguidores y dispararon al aire en las cercanías de la tarima del líder opositor. El Parlamento los declaró oficialmente grupos terroristas, “amparados por los usurpadores para reprimir al pueblo venezolano”.

Los obispos también repudiaron “la irresponsable llamada a los colectivos a reprimir la gente cuando reclama sus derechos fundamentales”.

Naciones Unidas, OEA, Amnistía Internacional, Human Rights Watch y ONG locales, como Provea y Foro Penal, coinciden en sus denuncias contra los paramilitares. (La Nación)

1 Comentario

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí