Inicio Economía y Finanzas Furor por la leche, poco volumen y apuro para evitar multas

Furor por la leche, poco volumen y apuro para evitar multas

301
0
Compartir

09:00 – La cara de María Elena lo dice todo. Está enojada porque la leche en sachet que le ofrecen ahora en el plan conocido como Precios Esenciales -Productos Esenciales según la nomenclatura oficial, dentro de Precios Cuidados- es casi $10 más cara que la que ella acostumbraba a comprar. Además, hay que ir temprano al supermercado para encontrarla. La percepción de esta clienta del supermercado Disco de Avenida Maipú, en Vicente López, coincide con la de uno de los empleados del Jumbo de Unicenter, en Martínez, que señala a esos productos como el Talón de Aquiles del programa.

Por: Carlos Manzoni  y  Sofía Terrile

En parte, son conclusiones prematuras. Si bien el programa comenzó a regir ayer, las empresas que forman parte tienen tiempo hasta el lunes próximo para cumplirlo íntegramente. Y una recorrida de LA NACION revela una gran avidez de los consumidores por los precios más bajos.

Lo que sucede, según cuenta el empleado de Jumbo mencionado, es que antes recibía 1000 litros diarios de leche en sachet marca La Armonía, después empezaron a llegar solo 46 litros y ahora, con el nuevo programa y con otra marca (La Martona), le enviaron 140 litros. «La gente se enoja porque, obviamente, al mediodía ya no hay más producto. Y agrede al personal que esté en góndola en ese momento. Otro tanto va a pasó con el dulce de leche Casanto, que estaba en la anterior lista y que ya no se fabrica más, comenta.

En una visión más general, las primeras postales de Precios Esenciales incluyen cartelería presente, pero productos ausentes; señalizaciones destacadas para mostrar la adhesión al programa y todavía algo de desconocimiento por parte de los clientes de los supermercados.

Van menos de 48 horas desde que comenzó a regir el acuerdo y los supermercadistas todavía se están adaptando. Las primeras pruebas no tienen riesgo: esta semana, los comercios todavía no recibirán multas si incumplen con lo prometido. Los castigos empezarán recién el lunes que viene.

En tanto, en el supermercado Día de Avenida Maipú 2949, Olivos, Bibiana, de 50 años, dice que encuentra la mitad de lo que busca en Productos Esenciales. «Por ejemplo, el aceite Primor no lo encontré. Ahora estoy mirando bien, porque a veces hay productos que están fuera del programa, pero que son más baratos que los que están incluidos», cuenta.

Un repositor del mismo supermercado confirma que lo que más falta son lácteos (sobre todo, leche en sachet), pero que en el resto de los productos no observa grandes problemas. «Tampoco tenemos inconvenientes con los volúmenes, porque no somos un local tan grande». En atención al cliente, en tanto, cuentan que ayer y hoy no ha tenido quejas, pero que con los anteriores programas sí atendía a mucha gente enojada por los faltantes.

En el Jumbo de Unicenter, en el sector Almacén afirman que los faltantes se dan en algunas situaciones puntuales, como en el caso de la polenta. Pero lo que más inquieta es que aún en los productos que no faltan lo que se ve es que no llegan en gran cantidad. «Eso, además de que corrés el riesgo de que la gente lo agote rápido, te impide armar una mayor exhibición de esos artículos, tal como se nos pide desde el Gobierno. Yo creo que esto se va a ir acomodando con el pasar de los días», explica.

Un distribuidor de una reconocida marca de café dice: «Mirá, acá te podés recorrer todos los supermercados de la zona y vas a ver que no solo faltan los productos de Precios Esenciales, sino que falta de todo. El tema es que las empresas no quieren entregar en grandes cantidades, por una cuestión de precio».

Consultados por LA NACION, los supermercadistas describieron un ritmo acelerado de trabajo para conseguir los productos que están en la lista y que, en muchos casos, no se comercializaban en cada cadena. Por ejemplo, desde Walmart aclaran que ya tienen disponibles entre 45 y 50 productos (de un total de 64) y que la expectativa de los clientes está «alta».

«Cada vez que se presenta una nueva lista, la repasamos y vemos cuáles bienes tenemos y cuáles no. En el caso de Productos Esenciales, a los productos que ya teníamos los seguimos ofreciendo y a los que no teníamos, los empezamos a dar de alta la semana pasada», explicaron desde Carrefour.

Con cada fabricante, detallaron, la situación es distinta. «Algunos te piden tiempo para producir y otros ya están llegando a nuestros centros de distribución. Hoy Precios Esenciales es nuestra prioridad en cuanto a abastecimiento», añadieron desde la la cadena.

Los supermercadistas consultados coinciden en que hoy la demanda está especialmente fuerte en los lácteos. Más específicamente, en la leche. «Estamos haciendo las compras necesarias para satisfacer toda la demanda de los clientes», dijeron desde Cencosud.

Los sachets en versión «entera» y «descremada» de La Martona, la marca de Mastellone que ingresó en la lista, se agotan con rapidez (de a decenas en cuestiones de minutos, a pesar de los cupos de hasta cuatro unidades por persona que pusieron algunas cadenas) y el ritmo de la reposición todavía se está adaptando.

La otra marca de leches presente en la lista, Apóstoles, de la compañía Adecoagro, recién llegará a las góndolas el próximo 7 de mayo, un retraso que tiene la aprobación del Gobierno, informaron desde la compañía.

En el Coto ubicado en Av. Maipú 1758, Vicente López, un hombre arroja su conclusión sobre el programa. Se trata de Ernesto, un vecino de 70 años, que ha visto pasar varios acuerdos de precios. «¿Sabés qué pasa? Que a los Precios Cuidados (sic) tenés que buscarlos con lupa y, además, cuando no encontrás uno de esa lista, caés en otro al que ya lo pusieron carísimo para recuperar lo que pierden adhiriéndose al programa . La culpa no es del Gobierno, te digo, es de los empresarios», sentencia.

Al lado de Ernesto, María Julia, mueve su cabeza de arriba abajo para mostrar que está totalmente de acuerdo con lo que escucha. Y lo demuestra en esa misma góndola: «Yo trabajo cocinando pizzas, así que el tema de la harina lo tengo bien estudiado. Mirá: la de Precios Esenciales está a $25, pero al lado tenés la marca alternativa que antes costaba $27 y ahora está a $35. Si yo no encuentro la de $25, tengo que caer en la remarcada, y ahí ya el negocio no me cierra», dijo. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here