Inicio Destacadas 1 Macri contra el INTA y una nueva promesa incumplida de profundizar, sostener...

Macri contra el INTA y una nueva promesa incumplida de profundizar, sostener y financiar la investigación

689
0

13:00 – “Yo voté a Macri”, creo que se debe partir de este punto para poder desarrollar en libertad lo que debemos decir del actual presidente y su “dream teem”. Nadie con más autoridad y derecho de reclamarle a Mauricio Macri y su gabinete las promesas falsas de campaña, enrostrarle las mentiras que derramó engañando al electorado y recordarle la mala praxis política en tres años durante los cuales no ha podido domar la inflación, tema fundamental si un gobierno pretende ganar la confianza y el respeto de su pueblo, que quien lo ha votado apostando un cambio.

Si no aclaramos que como muchos ciudadanos le pusimos el voto sin ser “macristas” ni del PRO, ni Radicales, etc, corremos el riesgo que nos ubiquen del otro lado de la grieta y ¿Saben qué?, no es cierto. Personalmente no me importa quien gobierne el país si es honesto, capaz, sincero y hace justicia. Elementos simples de enunciar y difíciles de encontrar en un hombre que llegue al poder. Pensar esto, no significa, de ninguna manera, creer que lo anterior a Macri fue mejor. Al contrario, Macri está en el gobierno porque el pueblo decidió extirpar el cáncer de la corrupción, el autoritarismo, la economía cerrada, el cepo, etc.

Sin embargo el gobierno nacional viene en contrapelo de sus promesas de campaña y discursos altisonantes del primer trimestre de 2016, vendiendo predios históricos del Estado, cerrando organismos, achicando presupuestos y metiendo dentro de la misma bolsa a todos; a los que producen, investigan y apuestan al conocimiento, que a los planeros o a las empresas improductivas que aspiran fondos del erario público sin devolver nada a la sociedad. Y lejos de cumplir con la baja de impuestos y el control de la inflación, ajustó con más carga a los trabajadores y las empresas, disparando por las nubes el costo de vida y la pobreza.

Ahora le tocó al INTA. Desde 1957 aproximadamente que se creó el Instituto Nacional de Tecnologías Aplicadas, el país vivió un exponencial crecimiento en el campo de la investigación y experimentación agropecuaria. Y vaya paradoja, el INTA se creó en una época de profunda crisis donde lo único que podía sacar a la Argentina de ese pozo era la generación y difusión de tecnología. Teniendo en cuenta nuestro perfil agroexportador, se hacía sumamente necesario que un organismo como el INTA aumentara el rendimiento del campo, especialmente a través de la investigación que años después pondría a la Argentina entre los países pioneros de este tipo de avance tecnológicos en la formulación de nuevos granos híbridos, tratamiento de suelos, rotación de la tierra, fertilizantes y una tecnificación que ha buscado desde entonces, la excelencia de nuestras cepas y ha puesto a grandes investigadores del área agropecuaria, en los primeros lugares del mundo.

Como en Argentina no hay políticas de Estado, ningún gobierno llega con una base programática y proyecto político de lo que va  a hacer, lo que va a cambiar, lo que sostendrá y lo que mejorará en los organismos incluyendo los tecnológicos o científicos, que han sido usados en parte para filtrar la corrupción de los que menos saben pero periodo a periodo ostentan el poder en el país y generalmente deshacen todo lo anterior para modificarlo y aquellos que los suceden harán lo mismo, por cuanto la historia es cíclica y estas organizaciones se estacan en vez de avanzar hacia un futuro cada vez mejor y promisorio.

Entre los recortes del gobierno nacional, ahora le toca al INTA y se están cerrando Agencias de Extensión Rural en todo el país y como no podía ser de otra manera, también en Santa Cruz. A veces esas agencias son el nexo entre localidades distantes, en un territorio tan vasto como el nuestro. El gobierno nacional, aduce para su achique que la apertura de estas agencias de extensión han sido una mera respuesta a cuestiones políticas, instrumentadas por el kirchnerismo en 12 años y que hoy pesan fuertemente sobre el presupuesto del Instituto.

Internamente se ha formado un movimiento muy fuerte en contra de esta resolución de gobierno y en nuestra provincia, tanto los directivos como los gremios actuantes en el INTA Santa Cruz, ya sea los gremios de ATE o Apinta, han tomado para si la lucha de oponerse decididamente al cierre de Agencias y despido de personal.

El último domingo hubo una presencia de personal del INTA Río Gallegos en el izamiento del mediodía, tal como refleja la foto de La Opinión Austral que ilustra esta nota y ayer se realizó una conferencia de prensa donde estuvieron presentes los directivos como los gremios actuantes. En todos los casos la preocupación es básicamente por el achique de la estructura con la supresión de las agencias, la falta de presupuesto y esta reestructuración ordenada desde Nación, la cual, al parecer no implica por el momento despido de personal, pero en opinión de los sectores gremiales del INTA sería solo cuestión de tiempo para que después de estas acciones iniciales, consideren excesivo el personal y comiencen a buscar mecanismos para achicar la planta de trabajadores.

Insistimos en las expresiones con que iniciamos la nota: cuando un gobierno no apoya o apuesta a la ciencia, denota su esencia. Cuando los gobiernos corruptos usan a la ciencia para las malas artes de robar en nombre del progreso y la tecnología es condenable, pero cuando un gobierno llega prometiendo darle prioridad a la investigación y apostar a la tecnología y luego recorta drásticamente el presupuesto de funcionamiento, condenando proyectos y abortando iniciativas, elimina agencias de apoyo y extensión como en el caso del INTA, destruye no solo su propia credibilidad, sino también el futuro de la ciencia en el país, esa misma que Macri en el 2015 se comprometió en mejorar. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here