Inicio Política «Abusan del poder»: Grabois apunta contra La Cámpora

«Abusan del poder»: Grabois apunta contra La Cámpora

568
0

07:40 – El dirigente de Patria Grande se enfrentó a la juventud kirchnerista por el armado de listas y por su intención de abrir el espacio a otras fuerzas

Por: Gabriel Sued

Juan Grabois , líder del Frente Patria Grande, volvió muy enojado de un viaje por las provincias del norte, donde negoció con el resto del kirchnerismo el armado de las listas para las elecciones locales. «Algunos dirigentes de La Cámpora y del kirchnerismo tradicional hacen abuso de poder sistemático para imponer a personas que no tienen más virtudes que ser amigos del referente de la agrupación», dice a LA NACION, en una oficina que usa como base, en Vicente López.

Destinado a ser una de las caras visibles de una eventual campaña presidencial de Cristina Kirchner, a quien visita en promedio cada dos semanas, se propuso dar señales de moderación, tender puentes con sectores enemistados con la expresidenta, para interpelar al electorado que todavía no decidió a quién votaría en un conjetural ballottage.

«Tenemos que pescar fuera de la pecera, mostrarle a la sociedad que nosotros queremos a Cristina, pero también una vida democrática con discusión parlamentaria. Los hegemonismos absolutos se terminaron en todo el mundo. Ya nadie representa al 70 por ciento. El tercer gobierno de Cristina va a ser un gobierno que trabaje mejor los consensos», afirma, a modo de promesa, y admite que la protesta que encabezó en diciembre en el predio que ocupa Canal 13, en Constitución, fue un «error político».

Según dice Grabois, el objetivo político de evitar la concentración en el mercado de las telecomunicaciones se mantiene, pero promete que no estará enfocado en los medios del Grupo Clarín y mucho menos en sus trabajadores. «Si algún imbécil organiza un escupitajo a periodistas en la Plaza de Mayo, yo lo voy a ir a sacar de los pelos», advierte.

La tarea que se propuso el Frente Patria Grande fue concebida como la tercera fase de un plan que empezó con la defensa de Cristina Kirchner en los tribunales de Comodoro Py, ante lo que califican como un «intento de proscripción», y que siguió con la campaña «Ella le gana», apuntada a desacreditar la idea de que la expresidenta tiene un techo electoral que le impediría imponerse en un ballottage.

Pero, paradójicamente, esa misión convive en las últimas semanas con una tensión cada vez más notoria con la agrupación más cercana a Cristina Kirchner.

«Máximo [Kirchner, jefe de La Cámpora] es muy buen tipo. Pero hay cosas que escapan de su control, dirigentes que actúan como yuppies de la política, con prácticas antiguas. El sectarismo no se corrige», rezonga Grabois, sin dar nombres, y advierte que Cristina Kirchner debe volver, pero «sin los corruptos ni los hipócritas».

El dirigente confirma además que no será candidato: «Para servir no podés estar pensando en vos y en tu grupo de amigos».

Las dos batallas que el jefe del Frente Patria Grande libra en simultáneo cruzaron sus caminos en los últimos días en el Congreso. El viernes 19 de abril, Grabois se reunió en la Cámara de Diputados con Nicolás Massot, jefe de bloque de Pro, y con Juan Manuel López, uno de los legisladores más cercanos a Elisa Carrió, para promover la llamada ley de góndolas. «No me compro el relato de que tenemos que ser enemigos. Ideológicamente no compartimos nada, pero tenemos que poder dialogar con ellos», dice, y cuenta que él pidió que la foto del encuentro se hiciera pública. «Un nuevo gobierno de Cristina no va a ser un gobierno de confrontación y maltrato», insiste.

Como Grabois no es diputado, no pudo presentar su proyecto formalmente.

Lo extraño es que en vez de tomarlo el kirchnerismo lo terminó haciendo propio el mendocino José Luis Ramón (Bloque Protectora), un exaliado de Martín Lousteau.

«No pude lograr un acuerdo parlamentario con La Cámpora. El Frente para la Victoria no lo quiso presentar porque decidieron acompañar un proyecto de Cabandié [Juan]», se queja, y fustiga: «Me resulta más fácil hablar con sectores del peronismo, del Frente Renovador y del sindicalismo que con una camarilla de dirigentes sin base social ni representación por fuera de un uso abusivo de copyright de ser la fuerza de Cristina Kirchner».

De nuevo con la mente en la campaña, el jefe del Frente Patria Grande cuenta que en su agrupación tiene diseñada también la cuarta fase del plan, con políticas para combatir la inseguridad y la corrupción.

Esa parte del programa se aplicaría solo si Cristina Kirchner ganara las elecciones, el objetivo para el que Grabois trabajará en los próximos meses. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here