Inicio Economía y Finanzas Tras la amenaza de Trump a China, la soja cayó al peor...

Tras la amenaza de Trump a China, la soja cayó al peor nivel en 8 meses

213
0

09:00 – El valor de la oleaginosa bajó en Chicago US$4,41 y cerró en US$300,38 por tonelada

Por: Dante Rofi

Con dos tuits, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, renovó el domingo las hostilidades en la guerra comercial con China. Y como daño colateral agrícola del conflicto, que ya suma catorce meses, el valor de la soja completó ayer la séptima rueda bajista consecutiva en la Bolsa de Chicago, donde perdió US$4,41, tras cerrar con un precio de US$300,38 por tonelada, el más bajo desde la rueda del 18 de septiembre pasado, de US$299,09.

En su comunicación oficial a través de Twitter, Trump anunció que el viernes próximo elevará del 10 al 25% los aranceles para una amplia lista de productos chinos, dado que las negociaciones avanzan de manera «lenta», según el presidente.

Con esa decisión de Trump, la guerra comercial volvió al punto anterior a la tregua firmada por el mandatario estadounidense y el presidente de China, Xi Jinping, en Buenos Aires, en diciembre último. En aquel momento, la suba de aranceles fue suspendida por 90 días para dar lugar a las negociaciones entre ambos países. El tiempo pasó, las reuniones se sucedieron, pero los acuerdos parciales ensancharon las diferencias reales.

«La palabra del día entre los comerciales de Chicago fue ‘desilusión’. Se esperaba que Trump anunciara una fecha para su reunión con Xi en algún momento de esta semana, pero, en cambio, anunció un aumento en los aranceles de importación de productos chinos por hasta 200.000 millones de dólares», contó Charlie Sernatinger, jefe global de Futuros de Granos de ED&F Man Capital Markets Inc, en el reporte que diariamente les envía a sus clientes.

Incluso antes de los nuevos tuits de Trump, el daño de la guerra comercial ya había sido hecho sobre el mercado estadounidense de soja. La restricción en el comercio tras la imposición china de un arancel del 25% a la mercadería estadounidense hizo que las existencias de la oleaginosa en Estados Unidos subieran hasta un nivel récord. Ese es el principal fundamento bajista hoy para los precios en Chicago.

De los 11,92 millones de toneladas de stock con que cerró la campaña 2017/2018, el actual ciclo se encamina a dejar un remanente de 24,37 millones de toneladas de soja, según el último cálculo del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Impulso regional

«De cumplirse la amenaza de Trump, es posible que veamos una suba en las primas sudamericanas (mejora del valor FOB regional, en detrimento del precio en el Golfo de México), pero no de la magnitud vista en el inicio de la guerra comercial», advirtió a LA NACION Adrián Seltzer, de la corredora Granar SA. Fundamentó su análisis en que, luego de la tregua de Buenos Aires China compró soja estadounidense y en el hecho de que la demanda china registró una caída importante por la crisis sanitaria generada por la fiebre porcina africana, que redujo la cantidad de porcinos en engorde. Ayer, el FOB de la soja en puertos argentinos se mantuvo estable, en US$299, mientras que el FOB Golfo cayó de 325 a 320,59 dólares.

En el mismo sentido, Ana Luiza Lodi, especialista del mercado de soja de la filial brasileña de la firma estadounidense INTL FCStone, dijo a LA NACION que «la perspectiva es ver premios más altos para la soja de Brasil respecto de los valores del grano de Estados Unidos». Agregó que hasta la semana pasada esos premios eran de US$14,7 por tonelada para los embarques en junio y de US$18,4 para julio. «Lo que ocurra en las próximas semanas entre Estados Unidos y China determinará si estos premios se elevan o se mantienen», indicó.

Más allá de una eventual mejora del valor de exportación si el conflicto se agrava, ayer el impacto de la noticia fue negativo para la soja argentina. En la Bolsa de Comercio de Rosario la demanda pagó $8890 por tonelada, por debajo de los $9070 del viernes y lejos de los $10.000 vigentes el 25 del mes pasado.

Seltzer explicó que como limitante local para los precios aparece la calidad. «Si bien la cosecha llegó con excelentes rindes, no obtiene la misma calificación en calidad, ya que el contenido proteico, al menos en la soja de primera, es bajo. Por ende, el grano argentino no es la primera opción que evalúa el mercado internacional. Sí puede servir como complemento para ser mezclada con soja de alto contenido proteico, pero claramente con un valor más bajo». Agregó que esa situación pone otra vez a Brasil como el mayor beneficiario del conflicto. En ese sentido, Lodi señaló que en lo que va del ciclo 2018/2019, Brasil embarcó 27,7 millones de toneladas de soja, por encima de los 23,5 millones a igual momento de 2018. (La Nación)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here